Uno de los grandes monstruos con los que debes luchar al hacer publicidad digital son los AdBlock o bloqueadores de anuncios, los cuales podemos definir como softwares que ocultan los anuncios publicitarios de tu navegador.

Es decir, las personas ahora mismo tienen el poder de anular todos nuestros anuncios con un solo clic, pero la verdadera pregunta es… ¿Por qué estas personas odian tanto la publicidad digital?

El informe de HubSpot Research sobre la relación entre los consumidores y la publicidad digital nos muestra que las principales razones por las que los usuarios desean instalar un AdBlock en su navegador es porque los anuncios les parecen molestos, invasivo e interrumpen su experiencia de navegación.

Igualmente, piensan que los sitios a los que te dirigen los anuncios no son del todo seguros, menos si solicitan tus datos al primer vistazo pero, ¿qué tan real es esto?people-use-ad-blockers-because-ads-are-anoying-and-disruptive-hubspotEsto nos deja mucho qué pensar, ¿cierto? platiquemos un poco acerca de las razones más comunes por las cuales los usuarios optan por descargar y utilizar un AdBlock

1) Son molestos e invasivos.

Esta es la razón principal por la que las personas rechazan la publicidad digital.

¿Te has encontrado con algún anuncio emergente que salte y ocupe toda tu pantalla con algo que realmente no te interesa e interrumpe tu lectura de una noticia relevante?

Es sumamente molesto, por ejemplo, tener que esperar unos segundos de video para continuar utilizando algún juego o aplicación que descargaste de forma gratuita de alguna tienda digital

¿Te viene a la mente alguna marca que se haya pasado de lista con este tipo de estrategias? ¿Qué percepción tienes de ella después de ver tantas veces el mismo anuncio?

Exactamente, con este tipo de prácticas solo lograrás cansar a los usuarios y que tengan una imagen negativa de ti.

Google ha notado esto y anunció que tomará medidas en contra de los sitios que tengan este tipo de prácticas, así que ya sabes, si eres editor de sitio, encuentra otra manera de incluir los anuncios en tu sitio web (mobile y escritorio) para mejorar la experiencia de usuario, y si haces publicidad, revisa las ubicaciones de tu anuncio para obtener mejores resultados.

2) Interrumpen la experiencia de navegación.

Ya sean videos de reproducción automática o banners intermitentes, normalmente aparecen y distraen a las personas del contenido que realmente desean ver.

Si bien, algunos videos de reproducción automática suelen lograr su cometido, en muchas ocasiones logran acaparar la atención del usuario solo porque intentan desactivar el anuncio.

En cuanto a los banners intermitentes, después de explotar esta práctica publicitaria por ser una de las más sencillas de crear y de los únicos puntos de referencia para muchas empresas cuando comienza a hacer anuncios en línea, los usuarios han desarrollado algo llamado “ceguera al banner”.

Los banners suelen tener ubicaciones idénticas al sitio web al que vayas, esto ha hecho posible que los usuarios sepan cuándo y dónde van a aparecer los anuncios y puedan ignorarlos automáticamente.

Por lo general, los banners no tienen una buena orientación o su diseño no es completamente atractivo, es por ello que los usuarios han desarrollado una capacidad consciente para ignorar su existencia y así poder concentrarse en el contenido que realmente desean consumir.

Todo esto nos dice que los anuncios que interrumpen la experiencia del usuario son fácilmente ignorados debido a su constante ubicación en la pantalla o, en su caso, llegan a los usuarios por la razón incorrecta: desean cerrarlos o desactivarlos lo más pronto posible, bajo estas situaciones, suena mucho más razonable utilizar un AdBlock, ¿verdad?

3) Generan preocupación por la seguridad.

Una de las desventajas de generar un espacio publicitario en tu sitio es el difícil control de la calidad de los anuncios que aparecerán en él.

Si bien Google tiene políticas muy estrictas en cuanto a la creación de anuncios gráficos y las páginas de destino que se ligan a ellos, esta es información que los usuarios no conocen del todo.

Puede que en tu navegación encuentres un anuncio interesante mientras navegas en un blog y decidas darle clic, si lo primero con lo que te encuentras es un formulario de pago donde te piden información personal, es posible que abandones la página de inmediato y continúes con tus actividades digitales.

Este tipo de situaciones generan un gasto publicitario y algunos errores en cuanto a la medición de resultados, es por ello que es necesario prestar especial atención en cómo realizamos la comunicación dentro de nuestras campañas y seleccionar ubicaciones adecuadas, además de diseñar una página de aterrizaje que empodere al usuario si se desea que genere una compra antes de solicitarle información personal que lo haga desconfiar del sitio.

Esta pequeña brecha de desconfianza provoca que los usuarios teman por su seguridad y protejan sus datos utilizando un AdBlock.

Y entonces…

¿Cómo logramos combatir los AdBlock?

Lamentablemente no hay una forma de anular los AdBlock, ya que es decisión del usuario elegir qué desea ver dentro de su navegación, sin embargo, como publicistas digitales aún hay opciones para cambiar esta situación.

Al pensar en nuestros anuncios debemos tener muy clara la percepción que tienen los usuarios de toda la publicidad que les parece molesta o los hace sentir inseguros y con ello, comenzar a tomar buenas prácticas para lograr nuestros objetivos.

Comienza con crear anuncios que no sean molestos o que interrumpan la experiencia del usuario, aún si están disponibles dichas ubicaciones, recuerda que esto puede generar un sentimiento de rechazo por parte de los usuarios y representará un desperdicio de inversión publicitaria.

Presta especial atención a la página de destino que estará ligada a tus anuncios, piensa si los usuarios se sentirán cómodos y seguros al llegar desde una ubicación que desconoces o de qué forma podrás empoderarlos para que tomen una decisión de compra o compartir sus datos contigo.

Estos solo son algunos consejos que nos ayudarán a crear una “cultura publicitaria” atractiva para los usuarios y que ellos, poco a poco, se sientan tan cómodos en su navegación que no necesiten utilizar ningún AdBlock