La transformación digital afecta también al mundo de los negocios y aquellas empresas que no se adapten ni adopten nuevas medidas, estarán prácticamente destinadas a desaparecer.

Muchas compañías, sea por miedo o por desconocimiento, siguen empleando procesos tradicionales, mismos que comienzan a quedarse rezagados y se vuelven poco rentables.

La digitalización brinda grandes oportunidades para poder ganar competitividad en muchos aspectos, pues se puede ofrecer una mejor atención a los clientes adaptándose a sus nuevas necesidades.

Por ello, hoy te contaré qué es la transformación digital, por qué es importante y cuál es su aplicación.

Para entender un poco mejor la importancia que tiene, empecemos por definirla.

¿Qué es la transformación digital?

La transformación digital, en palabras simples, hace referencia a la integración de las nuevas tecnologías dentro de todas las áreas de una compañía para cambiar el modo en que funciona e implementar nuevas herramientas para tener mejores resultados.

Uno de los objetivos principales de hacer esta integración es la optimización de procesos, lo que deriva en una mejor competitividad y un valor añadido para los clientes.

Para lograr lo anterior, no basta con comprar la maquinaria o el equipo más novedoso. Va más allá: se trata de cambiar el chip, de modificar y expandir el modo en que son percibidos por los empleados los procesos, las estrategias y las tareas dentro de una organización.

Básicamente, la transformación digital se trata de reinventar el modelo de negocio existente teniendo en cuenta que lo digital es lo de hoy, lo cotidiano.

Este proceso no es nuevo, pero ha tomado mayor relevancia en los últimos años, debido a la velocidad con la que se dan cambios en cuanto a la tecnología.

Las organizaciones tienen que ser capaces de adaptarse a estas modificaciones porque de ello depende que puedan sobrevivir y mantenerse en una época en la que el centro de todo negocio es el cliente y este modifica sus necesidades en función de los cambios que se presentan también en el ámbito tecnológico.

La importancia de la transformación digital

Todas las empresas, en la actualidad, se construyen por medio de procesos y, por lo tanto, se enfocan en que esos procesos sean del más alto nivel para mejorar la eficiencia y la calidad.

La transformación digital apuesta por reducir los procesos que una organización lleva a cabo, automatizando el trabajo que las personas realizan y convirtiendo todo este mecanismo de trabajo en un software, con el fin de obtener datos.

Esto permite que las organizaciones ya no vean su negocio como todos los procesos, sino por medio de los datos. A través de estos, se puede pensar en qué prefiere la gente o qué le importa y así brindarle una mejor experiencia de acuerdo con la información obtenida.

Conforme se recolectan dichos datos, se debe ir teniendo también la capacidad de asociar estos con indicadores para que la empresa pueda comenzar a cambiar el modo en que trabaja y se adapte a lo que apunta esa información en concreto.

La transformación digital ayuda a cualquier empresa a ser capaz de responder a las demandas emergentes de los consumidores, además de que le da una mejor posición en cuanto a la competencia, pues no evolucionar o adaptarse implica irse quedando atrás y perder la oportunidad de sobrevivir en un futuro.

Los clientes tienen grandes expectativas y, si tu compañía no es capaz de responder a ellas y satisfacerlas, sin duda, buscarán otra empresa que sí pueda hacerlo.

Otro punto a tener en cuenta aquí es la personalización. Un cliente se inclinará más por una organización que lo reconoce como persona, conoce su historial de compras y sabe qué le gusta, haciéndole sugerencias con base en esos datos.

¿Para qué sirve analizar los datos?

Las compañías empiezan a entender que se debe hacer mucho más con los datos que se obtienen. Tenerlos así nada más no sirve de gran cosa ni genera información valiosa que ayude a impulsar el crecimiento de la empresa. Los análisis que se realicen de esos datos son los que brindarán información con valor.

Para sacarle el mayor provecho a esos datos, se debe empezar por fomentar un cambio cultural en cuanto al modo en que las empresas abordan el análisis. Esto se logra con las tres I del Big Data:

  • Invertir en recopilar, analizar y utilizar datos para que las organizaciones no desaparezcan en todo este proceso de la transformación digital
  • Innovar a través de la exploración de datos nunca antes analizados y crear nuevos productos o servicios, al tiempo que se mejora la experiencia del cliente
  • Improvisar analizando los datos y hallando un nuevo significado para los mismos, lo que se convertirá, más adelante, en información accionable en un ciclo continuo de datos

Estas tres acciones requieren de nuevas inversiones, tanto en personal como en tecnología, que ayudarán a conformar una empresa mucho más ágil, adaptable y fuerte para hacer frente a la transición hacia lo digital por medio de la aplicación del análisis de datos.

Si bien es necesario realizar cambios que pueden representar un reto, esta transformación digital debe verse como una oportunidad y no como una amenaza.

Áreas clave para la transformación digital

Quieras o no, y sin importar el nivel de madurez en que se encuentren las organizaciones, los cambios se están gestando y la transformación digital está ganando terreno, especialmente, en algunas áreas.

Estas son las siguientes:

1. Experiencia del cliente

Este es uno de los aspectos más visibles e importantes de la transformación digital.

A partir de las nuevas tecnologías, es posible evaluar la forma en que el cliente está recibiendo el servicio o producto; analizar los canales de distribución y crear nuevas experiencias a través de lo digital, mismas que tienen que ajustarse a las expectativas de los clientes para lograr la fidelización.

Entre más se adapte tu empresa y responda a las nuevas necesidades de los clientes, habrá más y mejores resultados.

2. Procesos de negocio

Una parte muy importante de cualquier empresa es cumplir con la promesa de valor al cliente; esto es posible gracias a la optimización y la digitalización de su cadena de procesos.

Este punto está relacionado con el front-end, es decir, el principio y el final de un proceso. Hace referencia a todo aquello que puedes implementar a partir de la transformación digital para volver más dinámico el embudo de ventas y atraer la atención de más prospectos.

3. Modelos de negocio

La transformación digital brinda la oportunidad de introducir nuevos productos y servicios digitales, incrementando el portafolio tradicional.

Aquí es importante analizar y evaluar cómo esta transformación modifica los ecosistemas de los negocios; por ejemplo, proveedores, reguladores, clientes, competidores, entre otros, así como todo el ecosistema tecnológico.

Estos tres puntos son los que más se ven afectados por la transformación digital, pero no son los únicos. Por ello, es muy importante que las compañías comiencen a darse cuenta de que deben irse adaptando para no quedarse en el camino, como muchas organizaciones lo han hecho por ser reacias a los cambios.

Si todavía tienes dudas acerca de por qué es importante adoptar la transformación digital, a continuación, te mencionaré algunas de las ventajas más relevantes que brinda esta transición.

Ventajas de la transformación digital

Integrar la digitalización dentro de todos los procesos que se llevan a cabo dentro de una empresa trae consigo una serie de ventajas competitivas tanto a largo como a mediano plazo. Algunas de las más importantes son:

Mejora la productividad

La transformación digital permite mejorar los procesos productivos y volverlos más eficaces. Se trata de que la compañía mantenga los métodos tradicionales, pero que poco a poco vaya ganando terreno también en el mundo digital, con el fin de que resulte atractiva para un nuevo público.

Adoptar métodos novedosos puede facilitar los procesos y permitir que los empleados tengan más tiempo para seguir preparándose para hacer frente a nuevos retos.

Reduce costos

Mejorar los procesos de producción permite que se ahorre tiempo y también recursos. Al reducirse los plazos de producción, también se reduce la posibilidad de cometer errores durante las diferentes tareas que deben desarrollarse.

Lo anterior ayuda a que haya una disminución en los costos, al tiempo que aumenta la competitividad de la empresa al comenzar a responder de manera más rápida a la demanda de los clientes.

Brinda más satisfacción a los clientes

Adoptar nuevos métodos que brindan una mayor accesibilidad a los clientes y procesos de compra mucho más sencillos y rápidos ayuda a mejorar la atención brindada y hace que los clientes se sientan más contentos y satisfechos.

Esto, al mismo tiempo, incrementa el engagement y permite lograr un mayor porcentaje de retención de clientes, lo que, sin duda, resulta muy benéfico para cualquier compañía.

La empresa gana posición

La transformación digital brinda herramientas importantes para lograr una mayor visibilidad y posición.

Permitir que los clientes se relacionen de nuevas formas con la empresa ayuda a que podamos personalizar los mensajes, así como a que haya un proceso de feedback entre cliente-organización, brindando mayor valor a los consumidores.

Además de todo lo anterior, se genera una mejor imagen de la empresa y, por ende, la reputación aumenta de manera positiva.

Reducción de los riesgos debido a la automatización de procesos

En un mundo cada vez más tecnológico, las posibilidades de cometer un error o de fallar se reducen en buena medida.

La transformación digital agiliza muchos procesos y ayuda a la empresa a estar preparada para, en un futuro, automatizar las actualizaciones diarias, los flujos de trabajo, la comunicación, los procesos internos y externos y la retroalimentación colaborativa.

Todo esto permite que se tenga un mayor control en todos los elementos que son relevantes para una organización y que se pueda responder a los problemas de manera más sencilla y eficiente, logrando disminuir los riesgos que existen.

Nuevas oportunidades de venta

Adoptar la transformación digital nos permite incrementar las oportunidades de captar nuevos clientes, así como generar nuevas alianzas con otras compañías y hacer crecer nuestro negocio y nuestras ventas.

Los consumidores se sienten más atraídos y seguros al ver que una empresa se actualiza de forma constante y se adapta a las nuevas exigencias de los consumidores.

Asimismo, se pueden emplear herramientas basadas en inteligencia artificial para brindar promociones personalizadas a los clientes, analizar la opinión de los consumidores respecto de un producto para mejorarlo, así como ayudarlo a resolver sus dudas o atender sus quejas, mejorando la relación que existe entre la empresa y sus clientes.

La transformación digital abre la puerta a nuevos canales de venta y nuevos mercados, ayudando a que las empresas puedan llegar a más lugares y más personas.

Promueve el trabajo en equipo

Las nuevas tecnologías facilitan la comunicación entre los diferentes departamentos de una organización y esto permite que sea mucho más sencillo que se logre el trabajo en conjunto, pues entre más comunicación y confianza exista entre los empleados, más fácil será colaborar en algunas de las tareas o actividades.

Los nuevos entornos de trabajo permiten que los equipos tengan acceso a la información acerca del estado actual de los proyectos sin necesidad de estar en las oficinas de la empresa.

Mejora la toma de decisiones

Los equipos pueden verse limitados a la hora de tomar decisiones debido a los vacíos de información, datos erróneos o desactualizaciones. Esto provoca que se tomen decisiones inseguras y que haya retrasos importantes que, incluso, pueden causar pérdidas para el negocio.

Obtener mayor información a través de los nuevos métodos que permite la transformación digital ayuda a que podamos tomar mejores decisiones con base en el análisis de esos datos.

Esto es fundamental porque la toma de decisiones es la base del crecimiento de las compañías; el éxito o fracaso depende de cada una de las determinaciones que realice una organización, por lo que tomar el camino correcto en cada oportunidad es muy importante.

Descentralización del trabajo

La transformación digital permite que haya mayor libertad en cuanto a movilidad. No es necesario ya estar en la oficina o en la empresa para recibir mensajes o para poder trabajar.

Ahora es mucho más fácil trabajar de forma remota sin que esto afecte o merme la comunicación con los demás integrantes e incluso con los clientes, pues existen medios que posibilitan una buena interacción, aunque claro que a veces es necesario el contacto directo o personal con ellos.

Este es un punto crítico, pues ahora con todo lo que se está dando por la emergencia sanitaria por la COVID-19, se ha visto que muchas empresas han tenido que cerrar, precisamente, porque no adoptaron la transformación digital en su momento y ahora, ante la presión, es difícil realizar los cambios de manera repentina y rápida.

Ventaja competitiva

Para hacer crecer un negocio no solo es necesario captar nuevos clientes, sino también crear nuevos productos y servicios, pues esto brindará mayor competitividad a la empresa en un tiempo en el que la competencia es tan dura.

Innovar es clave para generar una mayor ventaja competitiva, por lo que la transformación digital es un elemento indispensable.

Las empresas, actualmente, tienen la necesidad de adaptarse y renovarse.

Democratización

La transformación digital ha logrado democratizar el acceso a la información, los conocimientos y la data, permitiendo que los emprendedores cuenten con un abanico de posibilidades para llegar directamente a mercados sin las barreras que suponen el tiempo y el espacio. Este es uno de los más grandes beneficios de la era digital.

Aunque el contexto actual también exige un mayor esfuerzo y una mayor conexión con el mundo para obtener mejores resultados, también ha traído cosas buenas, como la desestigmatización de los errores o fallas, que han dejado de ser algo trágico para convertirse, incluso, en oportunidades de mejora.

La tecnología ha permitido que se pueda validar la relevancia de los productos que oferta una empresa de una manera mucho más rápida y menos costosa que antes.

Tener acceso a sitios web, canales sociales, herramientas tecnológicas y demás ha venido a facilitar el hacer pruebas de mercado para conocer si un producto o servicio tiene demanda o no para saber si continuar por ese camino o redireccionarlo.

Pero un punto muy importante que debes tener en cuenta es que…

La transformación digital no depende de la tecnología, sino de las personas

La transformación digital no es un simple proceso tecnológico, a pesar de que la tecnología sí juega un papel importante, ya que funge como facilitadora.

En realidad, este proceso depende de las personas y estará condicionado por su capacidad de adaptación o resistencia al cambio.

Un punto importante en toda esta transición es cambiar la mentalidad de los trabajadores y orientarlos hacia un sitio en el que se sientan cómodos al experimentar con nuevos métodos o formas que permitan hacer frente a retos diferentes de manera eficiente.

Otro factor clave es la ambidestreza, es decir, se debe decidir qué cantidad de esfuerzo y recursos se destinará a la digitalización de la cadena de valor actual versus el grado de esfuerzo y dinero destinado a la generación de nuevos productos y servicios digitalizados.

Es importante centrar los esfuerzos o la atención en ambos aspectos, ya que enfocarlos en uno solo, por ejemplo, en el primero, le abriría el camino a la competencia para captar a aquellos clientes de nuestra empresa que estén en búsqueda de nuevos productos o servicios diferenciadores.

Y, en caso contrario, es decir, centrarnos en el segundo aspecto, estaríamos comprometiendo a la empresa en cuanto a términos operacionales, ya que no contaríamos con procesos optimizados que faciliten y permitan la creación y distribución de los nuevos productos o servicios.

Después de leer todo lo anterior, seguramente querrás comenzar con la transformación digital en tu empresa, por ello, me gustaría decirte cómo puede comenzar a andar este camino a través de los siguientes pasos.

5 pasos para adoptar la transformación digital

Si tienes la intención de adaptarte a la transformación digital y no sabes cómo hacerlo, déjame darte cinco pasos para que puedas empezar a emprender un cambio importante dentro de tu organización.

1. Ve de qué forma puedes aprovechar la tecnología

La tecnología está a nuestra merced y lo mejor que podemos hacer es aprovecharla.

Actualmente, los negocios ya no sobreviven solo creando un gran producto, sino que deben ofrecer soluciones que sean capaces de cambiar y facilitar la vida de quienes los consumen. Esto mismo es lo que hace la tecnología por nosotros, pero para eso tenemos que saber cuándo, cómo y dónde utilizarla.

2. Conoce las habilidades de tu personal

Para poder asignar a las personas correctas las tareas adecuadas, debes tener claras las habilidades de cada miembro.

Esto es solo el comienzo, pero para realmente adoptar la transformación digital es necesario tener enfoques multidimensionales para el talento. Ya no basta con ser experto en un área, es necesario que las personas se capaciten en otros dominios que sean relevantes dentro de su sector.

Asimismo, es fundamental que los empleados cuenten con habilidades y rasgos de comunicación y colaboración, pues solo así se podrán resolver desafíos complejos en poco tiempo.

3. Invierte en una formación continua

Los cambios y la evolución tecnológica exigen que las personas sean mucho más ágiles y que adopten una visión más amplia en cuanto a las posibilidades que existen dentro del mundo de los negocios.

Para adoptar la transformación digital, el personal necesita estar capacitado en cuanto al uso de las tecnologías y entender muy bien por qué se debe actualizar o formar para brindar soluciones que satisfagan de mejor manera las necesidades de los clientes y obtener mayores resultados.

4. Funge como guía

Una persona siempre trabaja mejor cuando se siente respaldada por alguien más, alguien que crea en su capacidad y que la ayude en el proceso de la adopción de nuevos métodos.

Dejar a los trabajadores solos durante el proceso podría significar que se sientan perdidos y que no logren el cometido, por ello es importante que tú o alguien más funja como guía en esta transición hacia lo digital que puede dejar buenos resultados en tu compañía.

5. Ten un propósito y valores claros y compártelos

Si las compañías desean atraer a talento fresco, es necesario que tengan un propósito bien claro. De acuerdo con una investigación realizada por expertos de London Business School, el nuevo talento se siente atraído por empresas que comparten sus valores.

Este aspecto es muy importante porque, a partir de los propósitos y los valores, se podrá comenzar a encontrar nuevos métodos y estrategias para agregar valor a la tecnología de los clientes, así como a tu negocio y tu lugar de trabajo.

Tomando en cuenta estos cinco pasos, estoy segura de que empezarás a trazar y andar por el camino que llevará a tu compañía a la transformación digital. Así que, si no has comenzado, es momento de hacerlo.

Teniendo esto claro, quiero pasar a un punto que está íntimamente relacionado con la transición hacia lo digital y el punto previo.

¿Cómo lograr una verdadera transformación digital?

En el apartado anterior, te mencioné cinco pasos para adoptar la transformación digital, pero ahora quiero centrarme en otros aspectos importantes que tendrás que trabajar para realmente lograrlo.

1. Abandona tu zona de confort

Todo cambio significativo requiere que haya cierta apertura a la renovación y la transformación digital no es la excepción, pero esto no quiere decir que sea difícil o que se vuelva caótico.

Solo debes tener bien claro que los cambios bien implementados siempre dejan buenos resultados.

La comodidad que brinda la digitalización es uno de los aspectos clave de su éxito. Hay que ser sinceros: preferimos realizar todos los trámites desde nuestra casa o desde un ordenador, sin necesidad de tener que lidiar con muchas personas congregadas en espacios reducidos.

¿Quién en su sano juicio prefiere ir a una entidad bancaria a hacer un trámite o a realizar un reclamo cuando puede hacerlo en un par de clics desde una página web o desde una aplicación móvil? Realmente nadie, a menos que no sepas de los nuevos métodos.

Así que deja de pensar que lo novedoso no gustará a tus clientes. Si sabes implementar la digitalización de la forma correcta, tendrás grandes resultados y brindarás una mejor atención y satisfacción a tus clientes, haciendo que se queden contigo.

2. Fomenta las competencias digitales en tu empresa

Las nuevas tecnologías demandan que las personas sean creativas y que estén dispuestas y abiertas a recibir una formación al respecto.

Para lograr un buen resultado, es necesario que tanto empleados como directivos se sumen a este proceso de adaptación y que adquieran competencias digitales, además de otras habilidades, tales como el trabajo colaborativo, orientación al cliente, capacidad de autoaprendizaje, entre otras.

3. Crea estrategias digitales

Adoptar la transformación digital también requiere que se comiencen a crear estrategias digitales que involucren a todos los departamentos de la empresa.

Algunas de las acciones primordiales son diseñar un mapa de ciclo de vida del cliente, medir los resultados, corregir errores en tiempo real y planificar acciones futuras dependiendo de los datos y resultados obtenidos.

4. Establece objetivos

Antes de comenzar con la transición hacia lo digital, es necesario que tengas claro el objetivo de la misma, de acuerdo con las necesidades de tu compañía, tu presupuesto y las demandas de tus clientes.

De nada te servirá comenzar con la transformación digital si no sabes bien para qué lo harás ni tampoco cómo. Poner objetivos te ayudará a que el proceso sea mucho más fácil y a no perder de vista las razones por las que lo estás haciendo.

La transición hacia la transformación digital no es un objetivo en sí mismo, sino un proceso que requiere inteligencia emocional y capacidad para adaptarse a un entorno que se modifica de manera constante.

Por eso mismo, es necesario que las empresas sean capaces de adelantarse en cuanto a la innovación en las distintas áreas para que cuenten con una ventaja comparativa.

Este proceso no es nada sencillo: no se trata de simplemente utilizar la tecnología y listo. Te encontrarás con muchos obstáculos en el camino, pero si los sabes sortear, tendrás resultados que compensarán todo aquello que has tenido que pasar para lograr la digitalización.

5. Prepárate para hacer frente a los cambios

El mundo nunca antes se había transformado de una manera tan acelerada. Los cambios suceden tan rápido que es todo un desafío mantenerse al día y avanzar de la mano con todos los demás.

La innovación ya no es un valor agregado para las empresas, sino un elemento imprescindible. Antes el crecimiento de una organización se veía como un proceso lineal, pero ahora se debe buscar siempre ir delante de la curva de crecimiento.

Quienes fungen como cabecilla de una organización deben pensar siempre en función de esa curva, en cómo podrían cambiar los escenarios a los que se enfrentan, qué está haciendo la competencia y aprovechar toda esa información para innovar y adelantarse a los demás.

Esto trae consigo mucha presión por educarse, innovar y transformarse a un ritmo acelerado para no quedar rezagado.

Solo tienes que tener bien claro lo siguiente…

Estar presente no es suficiente

Uno de los errores más comunes de quienes comienzan a emprender es pensar que estar presentes lo es todo, pero no es así. Se tiene que saber en dónde y cómo invertir para la digitalización.

Para ello, tienes que tener claros, por lo menos, tres puntos:

Tener una estrategia

La transformación digital requiere de una inversión y, por tanto, debe ser vista y evaluada como tal.

Hay que definir primero qué queremos lograr y cómo mediremos si los resultados obtenidos responden a nuestros objetivos. Debemos plantearnos esto antes de empezar con un proceso tecnológico.

Elegir las herramientas adecuadas

En el mercado hay múltiples herramientas, por lo que tendrás que ser capaz de conocerlas y elegir aquellas que resulten más útiles en cada proceso. Esto puede ser un reto, pero es muy importante tomarse en serio esta tarea.

Aunque hay herramientas fáciles de reemplazar, el asunto se puede tornar más complicado cuando se deben evaluar aquellas que se emplean de manera interna; por ejemplo, las herramientas de gestión de clientes, mismas que pueden requerir de una gran inversión.

Por ello, debe existir un análisis previo para poder diferenciar entre las herramientas de moda y aquellas que mantendrán a tu organización realmente a la vanguardia.

Lograr una ejecución óptima

No se trata solo de comenzar a hacer algo para lograr tener presencia en lo digital, sino de ser capaces de medir resultados y que estos mismos ayuden a crecer a la compañía.

Un claro ejemplo de punto es la implementación perfiles en las distintas redes sociales. Crear las páginas puede ser muy fácil, pero saber en qué plataformas funcionará mejor, mantenerlas actualizadas, medir los resultados obtenidos y demás elementos, puede resultar complicado.

No hacer lo anterior haría que todos los esfuerzos por crear esos perfiles sean en vano, pues no sabrás ni siquiera si están funcionando o no. Antes de empezar a accionar, se debe crear un compromiso real y sostenido para tener resultados verdaderos.

Puede que varios integrantes de una compañía sean un as en cuanto a la tecnología o al desarrollo de productos, pero sin un buen aparato de ventas, estrategias de mercadotecnia, administración y servicio al cliente, no se podrá alcanzar el éxito.

No es suficiente con ser bueno tecnológicamente; para crecer y lograr la escalabilidad, es necesario contar con un equipo fuerte y diverso, sin importar si se trata de una empresa tradicional o digital, pequeña o grande.

Conclusión

La transformación digital es una realidad y, por tanto, las organizaciones tienen que actuar de inmediato; de no hacerlo, corren el riesgo de sufrir el mismo destino que aquellas que no quisieron adaptarse a los cambios: perder fuerza y desaparecer.

Actualmente, la alta velocidad con que se dan los cambios tecnológicos y el surgimiento de nuevos competidores que son nativos digitales hacen que el panorama de los negocios se vuelva desesperanzador.

Claro que este proceso no es sencillo y mucho menos con las condiciones económicas actuales, pero es necesario que desde ya las compañías se tomen en serio esta transición para que sean capaces de optimizar los procesos internos y brindar productos y servicios diferenciadores, que ayuden a mejorar la posición de la empresa y a crear herramientas que permitan diversificar los ingresos.

Un punto fundamental en este proceso es implicar a todas las personas que forman parte de la compañía; no solo a aquellas que están motivadas y que tienen un mayor conocimiento al respecto, sino también a quienes se niegan a salir de su zona de confort.

Este cambio solo se puede dar en equipo, así que no dejes a nadie afuera.

Me gustaría cerrar con una frase de Scherecklingy Steiger: “La mejor fórmula para sobrevivir en el actual canibalismo digital es reformular constantemente sus propios modelos de negocio antes que otros lo hagan”.

Ahora ya sabes todo acerca de la transformación digital y todos los beneficios que puede traer para tu empresa.

¿Tú has comenzado ya la transición hacia lo digital en tu compañía? ¿Qué elementos te parecen los más importantes en este proceso? Cuéntame cómo aprovechan las nuevas tecnologías dentro de tu organización para llevarla hacia el siguiente nivel.