El modelo de negocios es lo que te ayudará a darle forma a lo que tu compañía va a hacer cuando tomas la decisión de emprender.

La mayoría, si no es que todos, tiene muchas dudas respecto a cuáles son los primeros pasos que tiene que dar cuando desea poner en marcha un negocio. En este punto, las personas tienden a dejarse llevar por lo que consideran más importante, pero esto puede traer consecuencias a futuro.

Para evitar esto, es fundamental contar con un modelo de negocios, por eso este día te contaré qué es, para qué sirve y cómo puedes crear un modelo de negocios.

¿Qué es un modelo de negocios?

En años anteriores, este concepto se reducía al modo en que una organización generaba ingresos, pero ahora va mucho más allá, pues se centra en las necesidades de los clientes.

Un modelo de negocios es el modo en que tu compañía genera y brinda valor a sus clientes. Contar con uno te permitirá entender los aspectos más importantes de tu empresa y te ayudará a alinearlos de acuerdo con tus objetivos, a corto y a largo plazo.

Esta herramienta te permitirá saber quién eres, cómo lo haces, a qué costo, a través de qué medios y qué fuentes de ingresos vas a tener.

Por medio de un modelo de negocio es posible darle forma y estructura a todos los elementos que conforman a tu empresa para hacerla funcionar de manera adecuada. A través de este, se pueden detectar tus puntos fuertes y tus puntos débiles para optimizarlos y fortalecerlos.

Básicamente, definir tu modelo de negocios te ayudará a saber cuál es el ADN de tu empresa, cómo está hecho y de qué manera se puede modificar, mejorar o moldear.

¿Para qué sirve un modelo de negocios?

Un modelo de negocios es útil para muchas cosas, pero su objetivo principal es lograr ingresos de forma sustentable.

Si bien es necesario que cuando inicias un proyecto cuentes con un modelo de negocios, no tienes que preocuparte si ya tienes una empresa y no lo hiciste de manera correcta. Siempre es un buen momento para construirlo e implementarlo.

No se trata de que crees un documento muy complejo ni de que te compliques. Cuanto más sencillo sea tu modelo de negocios, mejor funcionará. Entre más complejo sea, más complicado será de implementar. Así que enfócate y toma en cuenta que, muchas veces, menos es más.

El modelo de negocios funciona como cimiento. Si quieres construir una casa, que en este caso sería tu negocio, es fundamental definir, a través de un análisis, dónde se colocarán las columnas para sostener toda la estructura.

Ese es el papel que tiene el modelo de negocios y por lo que es tan importante pensar en este antes de poner en marcha una idea; incluso, debe ir antes del plan de negocio.

Iniciar con el business plan sin tener el modelo equivaldría a comprar muebles y empezar a meterlos dentro de un terreno sin antes haber construido una casa y haber definido los espacios con los que contará.

Aterrizado a la materia que nos compete, no contar con un modelo de negocios puede resultar mucho más costoso, pues muchas veces te hará volver atrás para hacer cambios, lo cual se podría evitar teniendo una estructura y procesos claros desde el principio.

Un modelo de negocios es mucho más que hablar de ingresos

Es común que, de manera casi automática, cuando alguien menciona “modelo de negocios”, se piense en la forma en que una compañía genera ingresos, y sí, también se debe tratar ese tema, pero este concepto va mucho más allá.

Hablar de un modelo de negocios también hace referencia a quiénes son tus clientes, cómo le harás para llegar hasta ellos, qué tienes que hacer para entregarles tu propuesta de valor, qué te vuelve único, qué estructura de costes tienes, entre otras cosas. En pocas palabras, es una visión total de tu negocio o empresa.

Tener en cuenta todos los puntos anteriores traerá como consecuencia, entonces, la generación de ingresos. Para lograrlo, tendrás que trabajar para que todos los elementos engranen de una manera correcta.

Algunas de las preguntas que debes responder a lo largo del proceso de creación de un modelo de negocios son las siguientes:

  • ¿Quién es mi cliente?
  • ¿Qué ofreceré al mercado y cómo lo voy a ofrecer?
  • ¿Qué beneficios brindan mis servicios o productos?
  • ¿Cómo lograré la sustentabilidad?

Una vez teniendo claras las respuestas a estas preguntas podrás comenzar a darle forma y sustento a tu modelo de negocios, mismo que te permitirá:

  • Conocer mejor tu empresa y tener claros tus propósitos y objetivos
  • Reflejar lo que tu negocio es en este momento
  • Identificar aquello que funciona y aquello que no para saber qué retirar y qué mantener
  • Generar propuestas de valor que potencialicen los objetivos de tu empresa
  • Tener mayores oportunidades de negocio al innovar en las estrategias
  • Trazar un camino en común con todos los integrantes de tu empresa para caminar hacia el mismo lugar

Modelo de negocios y plan de negocios NO son lo mismo, ¡ojo!

Muchos creen que estos dos conceptos son sinónimos, ya que ambos contienen la palabra “negocios”, pero es importante tener claro que son procesos diferentes, aunque íntimamente relacionados.

Un plan de negocios te sirve para entintar todo aquello que tiene que ver con la viabilidad de un negocio, por medio de análisis de mercados y de la economía. Este hace referencia a las estrategias que se deben implementar para poner en marcha el modelo de negocios.

Por lo anterior, antes de estructurar un business plan, se tiene que validar el modelo de negocios, es decir, comprobar que la idea y el proyecto sean viables y escalables. Asimismo, te permitirá tener en cuenta todas las etapas que deben conformar tu plan de negocios de manera más general y práctica.

En otras palabras, el plan de negocios se debe enfocar en el qué haces, de forma detallada, contemplando ingresos, costos, procesos, entre otros factores importantes. Mientras que el modelo de negocios se centra en cómo lo haces: cómo generas ingresos, cómo valoras al cliente y cómo es tu método de trabajo en cuanto a las entregas.

Teniendo estos dos elementos ya creados será mucho más sencillo poner a funcionar una empresa o negocio.

¿Qué características debe tener un modelo de negocios?

Si estás planeando emprender y quieres construir un modelo de negocios, tienes que tener en cuenta tres características principales. Sin estas, será difícil que tu empresa crezca, así que presta atención

1. Debe ser rentable

Ninguna empresa o negocio se pone en marcha para perder dinero, ¿cierto? Por ello, tienes que tener bien claro cómo generarás utilidad para que se vuelva rentable.

Para lograrlo, debes comprobar que los clientes estén dispuestos a pagar por el producto o servicio que tienes en mente, así como que los costos de producción no superen los ingresos.

Lo primero que tienes que hacer es estudiar tus fuentes de ingresos y la estructura de costes de manera independiente para comprobar la cohesión del conjunto.

2. Tiene que ser escalable

Piensa en si tu modelo de negocios será capaz de modificarse o adaptarse para soportar mayores volúmenes de usuarios sin que este proceso implique costos adicionales.

No se trata de crear un modelo de negocios perfecto, sino de que este pueda irse reinventando de acuerdo con las necesidades de tu segmento de mercado sin que haya consecuencias para sus operaciones.

3. Debe ser repetible

La repetibilidad de un modelo de negocios reside en qué tanto conocimiento hayamos obtenido acerca de cómo aportar valor a nuestros clientes, para poder estandarizarlo y replicarlo en cualquier lugar.

Si cada venta te cuesta sangre, sudor y lágrimas, tu modelo no cuenta con esta característica. Es normal que la primera transacción sea complicada, que sea una tarea titánica, pero después, al comprender mejor quién es tu cliente, dónde puedes encontrar y qué necesita, tiene que ser más fácil.

Transcurrida esta primera etapa que es complicada, tu modelo de negocios debe ser capaz de generar ventas de manera recurrente sin mucho esfuerzo.

Principales elementos de un modelo de negocios

Ahora bien, para que un modelo de negocios esté completo y sea funcional, es necesario que cuente con algunos elementos esenciales. A continuación, te mencionaré cuáles son y de qué se tratan, para que puedas construir uno para tu empresa de manera exitosa.

Propuesta de valor

Es la parte más importante de un modelo de negocios. Se enfoca en identificar los beneficios que se brindará a los clientes, es decir, la razón por la que te comprarán a ti y no a otros; su finalidad debe ser solucionar un problema o cubrir una necesidad.

La propuesta de valor, entonces, gira en torno a todas las ventajas que tu empresa ofrece a los consumidores o clientes y el cómo satisfarás los requisitos de un segmento de mercado determinado.

Es muy importante que cubras una necesidad por la que las personas sí estarían dispuestas a pagar; de lo contrario, es probable que tu negocio no funcione de la manera en que esperas.

Segmento de mercado

Los clientes son lo más importante para cualquier empresa, por lo que es fundamental que tengas bien claro quiénes son tus clientes ideales, es decir, hacia quién está dirigido tu producto o servicio.

Sin esto en mente, será muy complicado emprender un nuevo negocio.

Aquí debes tener cuidado, pues puede resultar atractivo querer llegar a todos los mercados, pero podría ser contraproducente porque no crearías ni valor para un sector ni para otro.

Canal de distribución

El canal de distribución es muy importante en un modelo de negocios porque a través de este los productores ponen a disposición de los consumidores los artículos o servicios para que los puedan adquirir.

La distancia geográfica entre consumidores y vendedores ya no es un impedimento para lograr ventas, pero es necesario que se definan los medios que se emplearán para borrar esa línea divisoria, y lograr una mayor competitividad al ser flexibles y tener presencia en diferentes lugares.

El canal de distribución puede ser:

  • Directo: fabricante-consumidor (bancos, seguros)
  • Corto: fabricante-detallista-consumidor (e-commerce, muebles)
  • Largo: fabricante-mayorista-detallista-consumidor (hostelería, tienditas)
  • Doble: fabricante-agente exclusivo-mayorista-detallista-consumidor (importadores exclusivos, franquicias)

Para decidir qué canales son los más adecuados para comercializar tus productos o servicios, debes hacerte un par de preguntas relacionadas con la operatividad y la rentabilidad. Algunas de ellas son:

  • ¿Qué control quiero tener sobre mis productos o servicios?
  • ¿A dónde deseo llegar?
  • ¿Quiero intervenir en todas las actividades promocionales?
  • ¿Cuento con capacidad financiera?

Una vez teniendo la respuesta a estas preguntas, podrás saber de forma más precisa qué canales o medios son aquellos que puedes utilizar de acuerdo con lo que deseas conseguir y con tus posibilidades financieras.

Alianzas estratégicas

Las alianzas son uniones formales entre dos o más empresas o personas, cuya finalidad es fortalecer ambas organizaciones y beneficiarse mutuamente para alcanzar cada una sus objetivos.

Para obtener buenos resultados hay que saber identificar al socio que pueda servirte de apoyo para lograr lo que te propusiste. Uno de los puntos principales es determinar sus fortalezas y debilidades para poder trazar un plan en el que los dos se vean beneficiados.

Relación con el consumidor

Los mercados son conversaciones: el cliente ya no es un ente pasivo, sino que opina, comenta, exige y critica. Por ello, dentro de un modelo de negocios se debe plantear la manera en que se establecerá el diálogo con las personas.

Es decir, se tiene que definir a través de qué medios habrá canales abiertos para escuchar sus deseos o demandas para poder satisfacerlos y conocer qué dicen acerca de una empresa o negocio para actuar en consecuencia.

Proceso comercial

En este apartado del modelo de negocios, se debe explicar detalladamente todas las entradas y cada paso que se da hasta que estas entradas se cambian para lograr el producto final y su venta al cliente.

Generalmente, incluye los cargos empresariales específicos y las responsabilidades que tiene cada uno de los miembros de la compañía durante el proceso.

Ventaja competitiva

La ventaja competitiva está íntimamente relacionada con la compañía y los competidores. Las pequeñas empresas no tienen la capacidad de hacer frente a los precios de las grandes organizaciones, pero tienen la posibilidad de ofrecer una ventaja competitiva en función de un gran servicio, la producción local o descuentos o promociones especiales.

En esta sección se debe establecer cómo una empresa hará frente al mercado competitivo y logrará atraer a los clientes a pesar de que existan muchas alternativas mucho mejor posicionadas.

Estructura de costo

La estructura de costo dentro de un modelo de negocios sirve para saber cuánto gastará la empresa en adquisición de bienes y en las operaciones del día a día. En este apartado se deben incluir servicios públicos, salarios, gastos de envío y de suministro, así como honorarios.

Este componente es fundamental porque permitirá que la compañía pueda saber cuánto necesita lograr en ventas para ser rentable y tener beneficios reales.

Fuentes de ingresos

Por último, pero no menos importante, se deben considerar todas las fuentes de ingresos, es decir, las formas en que la organización logrará ingresos económicos.

Los ingresos pueden ser puntuales (una transacción única) o recurrentes (prestación de un servicio por un tiempo indeterminado).

Otro punto a tener en cuenta en este apartado del modelo de negocios son las formas de pago, ya que esto puede influir en el proceso de compra. Se deben considerar los hábitos de los clientes para poder responder a sus necesidades también en este aspecto.

Las fuentes de ingresos se pueden generar de diferentes maneras, por ejemplo:

  • Venta de productos
  • Pago por uso
  • Suscripción
  • Alquiler
  • Licencias
  • Comisiones
  • Publicidad

Estos son algunos de los elementos que debe contener cualquier modelo de negocios, pero pueden variar dependiendo del tipo que elijas para tu empresa.

Tipos de modelo de negocio

Existen varios modelos de negocio ya establecidos que suelen funcionar bien de acuerdo con la actividad de las empresas y sus objetivos.

Algunos de los más conocidos son los siguientes.

Franquicias

El modelo de franquicias hace referencia a todo el sistema por medio del cual una empresa se expande comercializando el uso de determinada marca.

Este método es muy útil porque permite que una persona empiece el camino ya con una estructura consolidada y reconocida, reduciendo las posibilidades de fracasar en el emprendimiento.

Algunas de las franquicias más conocidas son las de comida (McDonald’s, Starbucks, KFC) y las tiendas de conveniencia (Oxxo, 7 Eleven).

En contraparte, algunas de las desventajas de adoptar este modelo de negocio es que quien esté al frente no tendrá total libertad en cuanto a las operaciones o acciones, limitando las posibilidades de realizar cambios en cuanto a cómo funciona y los servicios que se brindan.

Suscripción

Se trata de un modelo de negocio que brinda acceso a un servicio o producto determinado a partir de un cargo fijo. Aquí se apuesta por la retención del consumidor.

Este modelo de suscripción ha ido en crecimiento durante la última década y hay cada vez más categorías; por ejemplo, accesorios, productos alimenticios, gimnasios, clubes, entre otros.

Algunas de sus ventajas son que genera ingresos recurrentes, aumenta el CLTV (Customer lifetime value) y que te permite calcular la cantidad de stock que debes tener cada mes, lo que ayuda a lograr una mejor organización dentro tu negocio o empresa.

SaaS

El Software as a Service es un modelo de negocios que permite que los clientes tengan acceso a una plataforma realizando un pago recurrente, generalmente de forma mensual.

Guarda mucha relación con el modelo de suscripción, pero el SaaS se enfoca en productos cuya entrega se realiza en línea. Asimismo, todo el mantenimiento del mismo corre por cuenta de la empresa.

Algunos de los ejemplos más destacados de este tipo de modelo de negocio son Netflix y Spotify, que actualmente cuenta con más de 100 millones de clientes cada uno.

Entre algunas de sus desventajas, se encuentra que para garantizar que el servicio o producto funcione de manera correcta, es necesario que los clientes tengan internet de calidad.

Modelo de negocio de cola larga

Este modelo de negocio, llamado también long tail, se caracteriza porque se oferta un amplio repertorio de artículos que no tienen mucha demanda, pero que pueden volverse negocios rentables y generar buenos ingresos si se logra un gran volumen de ventas pequeñas.

Una de las ventajas de este modelo es que permite crear un mayor vínculo y fidelidad de los clientes con la marca porque está enfocado en pequeños nichos que no están siendo tan bien atendidos.

De cebo y anzuelo

El modelo de negocios de cebo y anzuelo consiste en ofertar un producto o servicio básico a un precio tan accesible que, incluso, puede traer pérdidas para la empresa (cebo), con el fin de obtener mayores ganancias a largo plazo por la compra de repuestos, consumibles o servicios (anzuelo).

Un ejemplo de este tipo de modelo de negocios son las compañías telefónicas: te ofrecen un teléfono móvil “gratis” (cebo) siempre y cuando contrates un plan forzoso (anzuelo). Esto hace pensar al cliente que está obteniendo algo de manera gratuita, pero la compañía recupera la inversión y más cuando termina dicho contrato.

Estos son solo algunos, pero hay más modelos de negocios ya establecidos. Asimismo, cualquier empresa tiene la posibilidad de crear el suyo de acuerdo con lo que necesita en específico para lograr mejores resultados.

A continuación, enlistaré una serie de consideraciones que debes tener en cuenta si deseas crear un modelo de negocios para tu empresa.

¿Qué tener en cuenta a la hora de crear un modelo de negocios?

Crear un modelo de negocios no es fácil; requiere enfrentar todo tipo de retos, pero si tienes en cuenta los siguientes puntos, será menos complicado el camino y lograrás construir un modelo de negocios ideal para tu compañía.

Dimensiona el valor que tiene tu solución dentro de tu segmento de mercado

En muchas ocasiones, pensamos que nuestra idea responde perfectamente a lo que las personas buscan o quieren, pero a veces nos equivocamos. Por ello, tienes que tener bien claro y estar seguro de que sabes lo que esperan tus prospectos.

Realiza investigaciones para comprobar que tu solución sea la que buscan y, en caso de que no sea así, cámbiala.

Otro factor importante es saber comunicar tu oferta, pues muchas veces es acertada, pero no la das a conocer de la manera adecuada y, por tanto, no genera los resultados que estás buscando.

La clave está en no dar nada por sentado. Por mucho que en tu mente suene increíble una idea, ponla en duda hasta que tengas pruebas irrefutables de que lo es.

Asegúrate de dar solución a un problema por medio de tu producto o servicio

Si tu idea es única en el mercado y no existen muchos competidores en tu zona, sería muy importante que te cuestiones por qué nadie más ha intentado un negocio como el que planteas: ¿porque es difícil o porque a nadie le hace falta?

Para dar respuesta a estas dos preguntas, tienes que entablar un diálogo con tu segmento de mercado para descubrir qué les preocupa, qué los motiva y qué les da miedo. Así tendrás un panorama mucho más claro sobre sus problemas y cómo puedes ayudarlos.

Entabla un diálogo con expertos de tu industria

Así como es importante conocer qué opinan tus clientes, es fundamental entablar diálogo con los expertos en tu industria.

No basta con crear un modelo de negocios que les encante a tus clientes, tienes que tener en cuenta que cada nicho tiene sus particularidades y sus retos.

Si eres nuevo en el mundo de los negocios, tendrás que encontrar a alguien con más experiencia que te ayude a conocer más sobre tu industria. Asegúrate de digerir y absorber todo el conocimiento que te brinde para que puedas utilizarlo para desarrollar tu modelo de negocios.

Halla los epicentros adecuados para tu negocio o empresa

Dependiendo de tu estrategia, tendrás que decidir qué punto de vista será del que partirás para diseñar tu modelo de negocios.

Si quieres emplear alguna asociación, consorcio o tu actual establecimiento, tendrás que concentrarte en el epicentro basado en los recursos.

Si lo que buscas es mejorar tu productividad, tienes que enfocarte en la oferta; es decir, deberás crear tu propuesta de valor y mejorar la manera en la que se están abordando los puntos débiles del cliente, pues así tendrás la capacidad de disminuir los riesgos y los costos.

El epicentro enfocado en el cliente es la mejor opción para comenzar, principalmente, cuando deseas penetrar un segmento del cliente en particular y brindarle algo que no ha podido obtener o encontrar.

Por último, si te quieres centrar en innovar y añadir nuevos flujos de ganancias, interrumpiendo el proceso de tu competencia para generar dinero, tienes que enfocarte en el epicentro de las finanzas.

Innova, no copies

Un espíritu empresarial que desee emprender debe ser capaz de crear u ofrecer algo único y genuino; algo que le dé un valor extra a la vida de tus potenciales clientes.

Puedes basarte en un modelo de negocios para darte una idea de cómo comenzar, pero tienes que añadirle un toque personal, algo diferente, y ser capaz de generar ideas innovadoras que sean disruptivas y que causen impacto.

Anticípate al cambio

El mundo de los negocios cambia de manera constante y si no estás preparado y no te anticipas a estos cambios, el tiempo podría jugar en tu contra, así que no pierdas tiempo en perfeccionar tu primer modelo de negocio.

Tu compañía cambiará cuando comiences con la fase de adquisición de clientes, por lo que tienes que estar abierto a realizar modificaciones en cuanto sea necesario.

Es importante que no te enamores de tu primer modelo de negocios para que seas capaz de reconocer cuándo ya no es funcional y te atrevas a modificarlo con el fin de tener mejores resultados.

Por desgracia o fortuna, la creación de empresas es cada vez más común y se da a pasos agigantados, por lo que la competencia podría duplicarse o triplicarse en un año, y eso podría afectar a tu compañía y obligarla a modificar su modelo de negocios para seguir teniendo buenos resultados.

Por más posicionada que esté tu empresa, no pierdas de vista esto y nunca te cierres a los cambios que puedan resultar benéficos tanto para ti como para tus colaboradores.

No dejes de lado la opinión de tus clientes

Muchas empresas gastan miles de pesos para realizar una investigación de mercado, pero cometen el error de olvidar el factor más importante: qué opinan sus clientes.

No pierdas la oportunidad de tener contacto con tus consumidores. Entre más conozcas a tus clientes, mejor será tu posición porque responderás de manera más oportuna a lo que desean o demandan.

Conquista a tus consumidores

Lo más importante no es qué tan genial sea un negocio o qué tan increíble luzcan los productos o servicios que se ofertan, sino saber conquistar a tus clientes, saber llegar al corazón del consumidor.

Para lograrlo, a la hora de diseñar tu modelo de negocios y tu producto o servicio, debes dirigirte a los puntos débiles del cliente, es decir, tienes que conocer qué le gusta hacer, qué significa éxito para él, qué le preocupa, entre otras cosas.

Finalmente…

Pon a prueba tu modelo de negocios

Cuando tengas claros los retos a los que se enfrentan tus prospectos, será hora de que compruebes que tu solución es atractiva y factible poniéndola en práctica.

En papel todo puede parecer perfecto, pero el verdadero reto es cuando lo echas a andar; ahí sabrás realmente si tu modelo de negocios es acertado o si tendrás que realizar modificaciones o ajustes.

En caso de que sea necesario implementar cambios, emplea toda la información que pudiste recabar con anterioridad para encontrar un ambiente que favorezca a tu modelo de negocios y lo vuelva más atractivo.

Ahora que sabes todo acerca de lo que lo que tienes que tener en cuenta a la hora de crear un modelo de negocios, quiero hablarte de algunas herramientas que pueden resultar muy útiles durante este proceso.

Herramientas para crear un modelo de negocios

Crear un modelo de negocios puede ser un proceso tedioso y complicado, por ello, quiero mencionar cinco herramientas que pueden facilitarte el camino y que te ayudarán a aterrizar tus ideas de una manera más clara y precisa.

Lienzo de modelo de negocios

Esta es la herramienta más utilizada dentro de la innovación estratégica, ya que toma a la compañía como un todo. Este lienzo está conformado por nueve bloques que hacen referencia a cada una de las áreas clave de la empresa para la que se quiere crear un modelo de negocios.

Si te interesa conocer más sobre el modelo Canvas y quieres saber cómo crear uno, da clic aquí.

Plan cruncher

Te permite generar un resumen ejecutivo, conformado por una página, de la idea de tu negocio. Por medio de su sitio web, te irán guiando en el camino de la creación de tu plan de negocios.

Por ejemplo, te mostrarán las preguntas más usuales que todo modelo debe tener en cuenta y te sugerirán las respuestas a las mismas.

Esta herramienta emplea íconos que muestran de manera gráfica los detalles del negocio, representando rápidamente las características principales del tema.

Board of innovation

Te brinda dieciséis bloques que te ayudarán a construir tu modelo de negocios. Esta herramienta, derivada del modelo Canvas, es un poco más intuitiva que las anteriores, por lo que podría funcionarte mejor, dependiendo de lo que busques.

Board of innovation considera los siguientes aspectos: la organización, la empresa, el consumidor, los sindicatos y organizaciones sin fines de lucro, el gobierno, el producto, el servicio, la experiencia, el dinero, la reputación, la atención, el crédito, los datos y el derecho a la propiedad física e intelectual.

En su sitio web puedes descargar la plantilla de PowerPoint para poder crear tu propio modelo de negocios basándote en esta herramienta.

Lean Canvas

Esta herramienta surgió de la fusión entre los modelos de negocio y la metodología Learn Startup, debido a que el modo de llevar al mercado una startup (empresa principiante o nueva con un enfoque innovador y que está totalmente adaptada a lo digital) es muy distinto a cuando se busca una estrategia de ejecución de una organización ya consolidada.

Es un lienzo muy parecido al modelo Canvas, pero con algunas variaciones en cuanto al enfoque:

  • Las alianzas son sustituidas por problemas
  • Las actividades clave dan paso a la solución
  • Los recursos clave son cambiados por las métricas clave o KPI, que son un elemento fundamental a la hora de pivotar
  • El bloque de las relaciones con los clientes es sustituido por la ventaja diferencial

Análisis FODA

FODA es el acrónimo de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas. Este análisis, ejecutado de una manera adecuada, puede funcionar perfectamente como una radiografía de la empresa, lo que es indispensable para crear o diseñar un modelo de negocios.

A partir de los datos que obtengas con este análisis, podrás tener una visión más apegada a la realidad y sabrás por dónde puedes empezar y qué camino puedes tomar para comenzar a armar tu modelo de negocios y tener éxito.

Si quieres saber cómo hacer un análisis FODA paso a paso, échale un vistazo a este artículo.

Conclusión

Diseñar un modelo de negocios es uno de los primeros pasos que debes dar si quieres poner en marcha una empresa, pues te permitirá conocer de manera mucho más precisa y simple el contexto general de la misma y todo lo que tienes que tener en cuenta para que funcione de manera óptima.

Ya viste que existen varios modelos de negocio, ahora solo tienes que saber cuál de ellos se adapta a lo que necesitas y, si ninguno lo logra, aventúrate a crear un modelo único, tomando como base los otros, que responda a lo que deseas lograr por medio de tu compañía.

No olvides tomar en cuenta todas las consideraciones y los puntos clave que te mencioné para que tu modelo de negocios tenga éxito.

Si posees una empresa desde hace tiempo, pero nunca creíste que fuera necesario crear un modelo de negocio, no te preocupes, ahora que sabes por qué es fundamental tener uno y qué debes contemplar en él, puedes comenzar a crearlo. ¡Nunca es tarde para empezar!

Recuerda que, además del modelo de negocios, tendrás que tener un plan de negocios, pues son dos partes fundamentales dentro de cualquier empresa que quiera lograr un crecimiento.

En caso de que desees realizar cambios en alguno de los dos, tendrás que revisar el otro para que tengas certeza de que los objetivos de tu compañía y de los colaboradores continúan encaminados hacia un mismo rumbo y que se está dando un valor diferencial a tus clientes.

Una empresa está conformada por pequeñas partes en movimiento que necesitas saber encaminar y manejar; de lo contrario, podría haber sucesos inesperados frente a los que no sabrías cómo actuar.

Diseñar un modelo de negocios bien estructurado lleva tiempo y requiere esfuerzo, pero estoy segura de que valdrá la pena y, poco a poco, estarás más cerca de lograr que tu idea se convierta en el negocio que siempre quisiste.

No olvides que el eje de cualquier modelo de negocios es la propuesta de valor, que consiste en saber identificar qué tiene tu empresa que no tienen las demás, lo cual hará que las personas estén dispuestas a pagar por tus productos o servicios.

Una de las mejores formas de identificar estos aspectos es a través de la propia experiencia: cuando un emprendedor padece por sí mismo la necesidad o problema que busca solucionar, tiene una mayor probabilidad de ofrecer una respuesta acertada para la misma.

¿Qué esperas para comenzar a diseñar tu modelo de negocios? Si ya lo hiciste, cuéntame qué fue lo que más se te complicó y por qué. Asimismo, puedes dejar algunos tips en la sección de comentarios para ayudar a los demás. Será un placer leerte.