El marketing político está más presente de lo que en ocasiones podemos percibir. Piensa en las últimas elecciones nacionales o estatales que hubo, ¿aún las recuerdas?

Si tu respuesta es sí, es porque la campaña electoral fue buena o relevante. Si no, probablemente no estés muy interesado en temas referentes a la política o simplemente los grupos o representantes no hicieron un buen trabajo para comunicar sus ideas y propuestas.

¿Quieres ver qué es el marketing político, cómo funciona, para qué sirve y cuáles son sus características? ¡Aquí vas a aprender eso y más para que lo pongas en práctica si corresponde!

¿Qué es el marketing político?

El marketing político es un conjunto de técnicas y métodos enfocados en acercar a un candidato, partido político o gobierno y un electorado

El objetivo principal es tratar de generar una comunicación más cercana entre ambas figuras para que el candidato gane confianza y pueda construir una imagen creíble y con buena reputación, para conquistar al electorado.

Para ello, es fundamental que todas las campañas de marketing político se basen en la honestidad y se implementen de forma responsable.

¿Cómo se logra esto? Centrándose en las necesidades de las personas, educándolas sobre la situación política y social, informándolas sobre lo que se hace o se hará y promoviendo su participación durante el mandato.

¿Para qué sirve el marketing político?

El principal objetivo del marketing político es atrapar a un público y conseguir que se conviertan en votantes para el proyecto de poder que se tiene desde el principio. 

Otro de los objetivos que tiene esta herramienta es el desarrollo de un canal de comunicación política a fin de promover la ideología que se está mencionando en el discurso. De esta manera, se llega a todo el público potencial para el apoyo a las campañas electorales. 

Básicamente, lo que se busca por medio del marketing político es seducir a la mayor cantidad de personas hacia el proyecto del candidato, a través de diferentes técnicas, que más adelante te explicaré.

Elementos del marketing político

Antes de pasar al tema de campañas políticas, es importante tener claros los cuatro elementos clave del marketing político.

1. Mercado electoral

El primer elemento que compone el espectro del marketing político es lo que involucra a todas las personas que tienen el potencial de elegir a un candidato o postularse como uno de ellos.

Aunque la situación política puede variar entre países, en México es requisito tener al menos 18 años y estar inscrito en el Instituto Nacional Electoral para formar parte de este mercado.

2. Candidato

El segundo elemento que contempla el marketing político es la persona elegida para un cargo de poder, misma que debe cumplir con las características necesarias para el cargo a aspirar frente a los votantes, para presentarse como la mejor opción y captar la atención de todo el electorado.

3. Ideología política

Como tercer elemento tenemos todas las ideas que pueden ser de interés para el público objetivo de la campaña, a manera de que se pueda construir un mejor discurso para captar la atención del electorado. 

4. Otros candidatos

El último elemento del marketing político tiene que ver con los otros representantes, ya que se debe estudiar y observar las fortalezas y debilidades de los otros candidatos para trabajar en un contraataque más preciso y contundente. 

¿Cómo debe ser una campaña de marketing político?

Toda campaña o método de marketing político tiene que basarse en el conocimiento del electorado.

A través de encuestas, análisis y estudios de opinión pública, se debe llegar a cuatro conocimientos clave:

  • Cómo es el candidato
  • Cómo son los adversarios
  • Cómo son los electores
  • Cómo es la elección

Tener estos cuatro elementos claros permite la construcción de una campaña de marketing político conformada por un mensaje, los grupos objetivo a quienes se dirige y los medios de difusión que se usarán.

Una característica fundamental del marketing político es que el mensaje siempre debe ser el mismo aunque se diga de diferentes maneras. Asimismo, tanto el slogan como la imagen de la figura protagonista deben coincidir siempre. De esta manera, el mensaje puede ser firme, convincente y efectivo. 

Otro punto importante es saber cómo y cuándo comunicar el mensaje a los electores. No todos tienen los mismos hábitos, ni conocimientos ni interés.

Las personas con interés en la política saben perfectamente cuándo habrá votaciones y por quién votarán, mientras que los que no tengan interés seguro que se enterarán semanas antes y es más fácil que puedan cambiar de opinión o decisión. 

Por eso, es importante manejar un buen marketing político. Así hay oportunidades de convertir electores de manera mucho más exitosa, pues se sabe exactamente en qué proceso se encuentran y es más probable convencerlos. 

Mejores técnicas para hacer marketing político

El marketing político puede echar mano de varias técnicas comunicativas para construir una imagen positiva de los candidatos frente al público meta.

Algunas de las principales y más efectivas son las siguientes.

1. Analizar el mercado electoral

El marketing político tiene que analizar el mercado laboral para saber exactamente qué mueve o motiva a las personas hacia un candidato o una organización, para así poder obtener resultados satisfactorios.

Para tener acceso a esa información, es importante llevar a cabo encuestas y cuestionarios, que se centren en conocer las necesidades y los deseos de los electores.

Asimismo, ahora es posible conocer un poco más de las personas a través de internet y, sobre todo, las redes sociales. Así que es importante prestar atención a ello. 

2. Construir una marca política

Una segunda técnica que se debe implementar al momento de hacer marketing político es la creación de una marca, recurso utilizado en el ámbito comercial y mercantil para adquirir una identidad que pueda ser fácilmente reconocida por todo el público meta.

La idea de la marca política es alcanzar un reconocimiento más inmediato por parte de las personas que tengan o no interés por los temas de este ámbito, por lo que lograr una identificación entre el candidato y lo que pretende alcanzar es pieza fundamental en este camino.

Asimismo, en este paso estratégico es importante que, a través del marketing político, se realice un estudio detallado sobre el perfil del candidato para poder elaborar una marca que identifique al aspirante con los valores que desea transmitir.

3. Difusión de contenidos 

Otra de las mejores formas de elaborar de forma eficiente una estrategia de marketing político es la difusión del mensaje que el candidato desea expresar a todo el público, ya que si bien se pueden tener todos los elementos para conformar una imagen dentro de este ámbito, la manera de compartir el mensaje es determinante. 

El planteamiento es sencillo: si se difunde de forma precisa y clara el mensaje que se desea dar, se crea una relación de confianza entre las personas que reciben los ideales y valores del candidato y este, consiguiendo la simpatía de todo el público.

4. Construcción de una comunidad

Aunque la atracción y la confianza se presentan como piezas fundamentales en el engranaje político, no basta con este primer momento de fortaleza para mantener al electorado; por ello, una de las herramientas más importantes dentro del marketing político es la generación de una comunidad.

El candidato debe mantener toda la fuerza de las personas que simpatizan con él, y una de las mejores formas es construir una comunidad mediante el acercamiento entre el político y el electorado.

Debido a los adelantos en tecnología y comunicación, el crear una comunidad no es algo complicado, ya que además de la manera estándar en que antes se llevaba a cabo este fenómeno, a través de la militancia y el activismo, ahora las redes sociales juegan un papel fundamental dentro del marketing político.

Por ello, una buena forma de impulsar el crecimiento de una comunidad es el uso de herramientas como Facebook, Twitter, WhatsApp o Telegram, y gracias a la creación de grupos se pueden tener canales de comunicación y discusión entre los simpatizantes y los representantes políticos.

5. Interacción a través de las redes sociales

Siguiendo el hilo de la estrategia anterior, no solo es la creación de comunidad lo que fomenta un desarrollo eficiente de marketing político, sino la interacción que se genera a través de los canales de comunicación previamente citados.

Este paso dentro de las estrategias de marketing político es de suma importancia, ya que no solo se centra en el diálogo que puede establecerse entre el electorado y el candidato, sino incluso, en contar con el apoyo de algún influencer que comparta el mensaje político.

Hacer uso de las redes sociales para el beneficio de una campaña es inteligente, por eso, no debe descuidarse en ningún momento, ya que la popularidad también implica que el candidato pueda llegar a la mayor parte de los sectores del electorado, a través de las redes sociales que usan personas de todas las edades. 

Asimismo, a través de esta comunicación, la propuesta del candidato puede ir transformándose y responder cada vez más a todas las necesidades que plantean las mismas personas, lo que genera una escucha focalizada y respuestas específicas para las problemáticas establecidas.

Finalmente, la interacción de las redes sociales en el marketing político permite que todo el electorado esté informado siempre de los pasos que va realizando el candidato, así como del discurso y los cambios que propone.

6. Organización de eventos políticos 

Otra de las técnicas de las que se puede hacer uso en el marketing político es concretar puntos de encuentro mediante mítines o eventos políticos. Es una buena forma de transmitir un mensaje claro a un determinado número de personas, que son electorado potencial para el candidato.

Además, llevar a cabo este tipo de eventos permite un acercamiento directo entre el candidato y el público, por lo que la comunicación se hace más personal y se genera un ambiente de confianza, lo que puede llamar la atención de los posibles votantes.

7. No dejar de lado los canales de información tradicionales

Aunque las redes sociales y los canales digitales de comunicación son excelentes herramientas, no se debe restar importancia a la forma tradicional de compartir mensajes, por ejemplo, la televisión, los medios impresos y la radio.

Lo anterior, debido a que no todos los sectores de los posibles votantes hacen uso de las herramientas digitales, por lo que para no perder ningún campo de inversión electoral, hay que llegar a cada uno de ellos.

8. Inversión en contenido

Otra de las técnicas de las que hace uso el marketing digital es crear el mejor contenido para compartirlo a través de los distintos medios de comunicación.

Para ello, primero debe realizarse un análisis sobre el tipo de contenido que mejor se visualiza en cada una de las redes sociales, ya sea algo escrito como un artículo, o la elaboración de videos que demuestran la buena imagen del candidato. 

De esta forma, es más probable que el mensaje se comparta de distintas formas en los canales de comunicación digital, lo que aumentará el favoritismo por la propuesta política e incluso atraer a leads, para apoyar con la difusión hacia el público. 

9. Campañas negativas

Finalmente, otro de los recursos de los que se puede valer el marketing político es el uso de las campañas en contra de los rivales a las candidaturas, en donde se busca exponer las debilidades más importantes de las propuestas que se ofertan.

Se trata de hacer quedar mal a la competencia en el espectro político, pero siempre con sustentos claros y comprobables, no con mentiras, pues emplear la mentira puede ser contraproducente. 

¿Cómo se mide el éxito del marketing político?

Aunque es muy fácil pensar que el éxito de esta herramienta corresponde efectivamente con lograr la victoria en las elecciones, los candidatos no siempre  tienen ese objetivo.

En ocasiones, solo se desea hacer uso del marketing político para transmitir a gran escala el mensaje y proponer los valores importantes.

Finalmente, el verdadero éxito del marketing político se basa en la cantidad de votos que se consiguen al final de una campaña, ya que es el medidor perfecto para saber con exactitud la utilidad que han tenido las estrategias propuestas. 

Por ello, dentro del marketing se puede medir el voto de diferentes formas, acorde al camino que ha elegido el público frente a la contienda, y se pueden englobar en 4 grandes grupos:

1. Voto leal

Este tipo de voto se puede entender como el que ha sido emitido durante toda la campaña, lo que muestra un resultado positivo ante las estrategias llevadas a cabo por el marketing político, y es el ideal del mismo.

2. Voto volátil 

Dentro de este grupo se encuentra el electorado que muestra interés en uno o dos candidatos, por lo que su lealtad se ve cambiante durante el transcurso de la campaña electoral, por lo que es posible no conseguir lo deseado por el marketing político.

3. Voto antipartido

Este tipo de voto engloba a todas las personas que llevan a cabo la elección del partido basado en el odio por la propuesta, ya que la única satisfacción que se puede obtener es ver cómo pierde en el conteo final.

4. Voto abstenido

El último tipo de voto es el que se refiere a todos aquellos que se han negado a participar de las elecciones, por lo que queda oculto para la medición total del alcance del marketing político.

El éxito de esta herramienta siempre dependerá del objetivo que se ha propuesto al comienzo del marketing político, y dicho resultado tendrá como medición la cantidad de personas que mostraron interés en la propuesta referida, por ello podemos entender que cada voto es un acercamiento al ideal.

como-se-mide-el-exito-del-marketing-politico

Marketing y marketing político

Aunque se trata de una especialización del marketing, existen algunas características que marcan la diferencia entre marketing y marketing político, y lo principal de ello es claramente el enfoque que tiene este última. 

A continuación, las enlistamos y explicamos brevemente para que lo tengas claro. 

1. Mediatización para transmitir la ideología del candidato

Una de las principales ventajas del marketing político es el uso de la mayor cantidad de canales de información para llevar a cabo el mensaje del candidato al cargo electoral, ya que no solo se vale de los medios tradicionales, sino que apuesta por las redes sociales y la viralización.

Todo lo anterior busca brindar información actual de todos los movimientos del candidato, así como resaltar sus virtudes ante el electorado, por lo que se requiere de una buena estrategia en los canales de comunicación. 

2. Política digital

La forma principal que tiene el marketing político de alcanzar la mayor parte de los sectores es por medio de las herramientas digitales, por lo que buscar una tendencia en ese ámbito es de sus mejores estrategias. 

El objetivo es llegar a la mente de las personas que pueden ser votantes potenciales de un candidato, ya sea a través de videos, hashtags, frases, memes o cualquier tipo de contenido digital que haga más sencilla la tarea que se desea alcanzar.

3. Videopolítica

El mejor recurso del que se puede valer el marketing digital es el uso de los videos, que contengan el mensaje del candidato, ya que en la era de la inmediatez, lo mejor es ofrecer un contenido que pueda ser consumido de forma efectiva, y que perdure en la memoria del electorado.

El equipo de marketing político tiene la tarea de crear material y difundirlo en todos los canales posibles, en donde la imagen de la persona en cuestión resulte positiva, y sea atractiva para todo el público.

Como hemos podido entender, las características del marketing político siempre tienen una orientación hacia la imagen del candidato, la propuesta que tiene y la manera en que se puede llegar a más personas, haciendo uso de las nuevas tecnologías para conseguir el objetivo.

Un ejemplo de marketing político: Campaña negativa contra Hillary Clinton

un-ejemplo-de-marketing-politico-campana-negativa-contra-hillary-clinton

En estos tiempos de mucha mediatización es posible percatarnos del uso del marketing político al momento de llevarse a cabo elecciones dentro de un país, y aunque hay una variedad de ejemplos sobre este tipo de herramienta, uno de los casos más conocidos es lo que ocurrió durante la campaña electoral de Estados Unidos.

Durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, Donald Trump consiguió la victoria electoral frente a su adversaria Hillary Clinton. Este es un buen ejemplo en donde el marketing digital ayudó mucho a la campaña del empresario estadounidense. 

El equipo de marketing político de Trump tuvo particular cuidado de manejar la técnica de campaña negativa, y poco a poco la imagen de la candidata fue perdiendo poder de atracción entre algunos sectores del pueblo estadounidense.

Un ejemplo de lo que se valieron para llevar a cabo esta campaña fue la creación de un video que se compartió en las redes sociales y mostraba a una Hillary Clinton animada, asemejando el estilo de los personajes de la famosa serie South Park.

El título de la animación era ‘Súper depredador’ y el contenido era un claro ataque hacia la imagen de la candidata, ya que se afirmaba que ella consideraba que todas las personas afroamericanas eran depredadores, lo que poco a poco creó desconfianza en el discurso de la política.

Asimismo, el marketing político de Donald Trump utilizó cada uno de los recursos para promocionar su campaña y discurso, lo que lo llevó a quedarse con la presidencia en el año citado.

Unas palabras más sobre el marketing político

Como has podido darte cuenta a lo largo de este camino, al momento de celebrarse una campaña política, es muy importante el marketing, como herramienta de atracción del electorado, ya que gracias a sus técnicas se puede mejorar mucho la imagen de un candidato y comunicar mejor el discurso. 

Además, no podemos olvidar que esta herramienta hace mucho uso de estrategias SEO (optimización para motores de búsqueda), que son procesos para mejorar la visibilidad de un sitio en la web, de tal manera que los resultados que arrojan los buscadores sea siempre el de interés.

Por ello, una buena estrategia a nivel de redes sociales mediante el uso del SEO permite a la persona interesada lograr posicionarse en buenos lugares dentro de los diferentes canales de comunicación, y un equipo de marketing político es la opción ideal.