Las redes sociales han significado un cambio radical en cuanto a la comunicación y los negocios, por eso aquí te diré 10 ventajas y desventajas de las redes sociales.

Hoy en día, aquello que comenzó como un pasatiempo para jóvenes se ha convertido en toda una herramienta de marketing y de negocios, pues no es casualidad que cada vez más empresas las empleen para llegar a más clientes, conocerlos y obtener más conversiones.

Es más, en la actualidad, no son algo opcional, sino que ya es necesario considerar las redes sociales cuando hablamos de estrategias de marketing.

Debido a la importancia que han ido ganando, aquí te hablaré sobre 10 ventajas y desventajas de las redes sociales, para que te des cuenta de cuán importantes son y de las precauciones que debes tomar al usarlas.

Antes de comenzar con lo que nos interesa, hablemos de definiciones…

¿Qué son las redes sociales?

El concepto de redes sociales nos hace pensar en automático en Twitter, Facebook, Instagram, pero en realidad se remonta al siglo XIX y hacía referencia, en sociología, al “conjunto complejo de relaciones entre miembros de un sistema social a diferentes dimensiones”.

Actualmente, las redes sociales, como la conocemos, son un espacio digital en el que personas, marcas y organizaciones tienen la posibilidad de interactuar y crear contactos. Su objetivo principal es ayudarnos a establecer relaciones y entablar diálogo con diferentes empresas o personas.

Entonces, para que una red social sea considerada como tal, debe tener estas características:

  • Ser una red de contactos
  • Permitir crear un perfil (personal o empresarial)
  • Posibilitar la interacción

No podemos olvidar que somos seres sociales por naturaleza y estas herramientas nos ayudan en este proceso al permitirnos establecer conexiones.

De acuerdo con Hootsuite, el 84% de las personas que tienen internet utiliza las redes sociales y el 50% de la población mundial tiene acceso a ellas, lo que representa, aproximadamente, 3.8 mil millones de personas. Las más usadas son Facebook, YouTube y WhatsApp.

Tipos de redes sociales

Existe una gran variedad de redes sociales y estas se pueden clasificar en dos grandes grupos:

Redes sociales horizontales o generalistas

Son aquellas redes sociales sin temática en particular, es decir, que están dirigidas a cualquier tipo de usuarios. Su fin principal es que los usuarios puedan interactuar y conversar sobre cualquier tipo de tema o con cualquier finalidad personal.

Algunos ejemplos de este tipo de redes sociales son Facebook, Twitter e Instagram.

Redes sociales verticales

Este tipo de redes sociales tiene una temática específica y las personas las utilizan para un objetivo concreto y bien delimitado. Pueden clasificarse, según su especialización, en:

  • Profesionales: tienen el objetivo de generar relaciones laborales entre los usuarios, por ejemplo, LinkedIn.
  • De ocio: su fin es congregar a colectivos que llevan a cabo actividades de ocio, como deportes, videojuegos o que son fanáticos, por ejemplo, Wipley.
  • Mixtas: brindan a los usuarios y a las empresas la posibilidad de desarrollar y entablar relaciones para llevar a cabo actividades tanto personales como profesionales, por ejemplo, Yuglo.

10 ventajas de las redes sociales

Teniendo todo este preámbulo, ahora sí pasemos a lo que compete a este artículo, es decir, a las ventajas y desventajas que brindan las redes sociales, tanto en el ámbito profesional como en el personal.

Comencemos con el punto positivo de las redes sociales.

1. Puedes conocer mejor a tus clientes

Una de las grandes ventajas de las redes sociales en cuanto a negocios se refiere es que te permiten obtener información valiosa acerca de tus clientes ¡en tiempo real!

Los clics en “Me gusta” o en “compartir” generan datos útiles y te permiten conocer qué prefieren tus clientes, qué piensan sobre tus productos o tu marca y qué les atrae, para que puedas tomar en cuenta toda esta información a la hora de crear campañas o actualizar tus catálogos.

Millones de personas están activas diariamente y a través de sus interacciones y comentarios puedes ir recabando información que después puedes analizar y utilizar para tomar decisiones más acertadas que te ayuden a obtener resultados más satisfactorios.

Todos los productos y servicios tienen que estar enfocados a cubrir o responder las necesidades de las personas; si los tuyos no lo logran, son prescindibles. En este aspecto, las redes sociales te permiten conocer esas necesidades o, incluso, crearlas y lograr que adquieran tus productos.

Echa mano de esta herramienta para conocer también las tendencias de tus clientes potenciales y aprovéchalas para atraer su atención. Puedes adelantarte a tu competencia y convertirte en el primero en acercarlas a los usuarios; esto te convertirá en un referente y marcará una diferencia respecto de tus competidores.

2. Permiten entablar comunicación de manera instantánea

Las redes sociales, entre muchas otras cosas, llegaron para romper las barreras de la distancia, pues te permiten entablar conversaciones y comunicación con gente de cualquier lugar del mundo de forma instantánea.

Estas plataformas ayudan a crear nuevas conexiones, forjar amistades y conocer a personas a las que les podría interesar lo mismo que a nosotros y con quienes podríamos intercambiar puntos de vista.

Asimismo, las redes sociales permiten que tengamos acceso a todo tipo de información y que estemos actualizados en cuanto a lo que pasa en todo el mundo de forma casi instantánea, lo cual antes era imposible.

Solo hay que prestar atención a todo lo que encontramos, pues cada vez es más común que circulen noticias falsas (fake news) en distintos sitios; por ello, es importante que siempre busquemos en sitios verificados o medios confiables para estar seguros de que los datos son verídicos.

3. Denuncia social

Por desgracia, día con día suceden eventos lamentables que pueden no ser visibilizados a través de medios de comunicación tradicionales, y las redes sociales tienen un papel fundamental en este ámbito, ya que permiten que información de este tipo llegue a un sinnúmero de personas.

Las redes tienen un alcance muy amplio, por lo que es relativamente sencillo que un hecho se viralice de forma muy rápida y sirva para dar solución a determinados problemas sociales de manera más eficaz, como para localizar a personas o recaudar fondos para ayudar a alguna familia.

Esto, además de brindar resultados más rápido, ayuda a la sensibilización de la sociedad, pues permite que muchas personas se den cuenta de lo que ocurre alrededor del mundo o, incluso, en su misma entidad y pongan los ojos en esos eventos.

4. Mayor presencia y visibilidad profesional

Otra de las ventajas de las redes sociales es que te permiten darte a conocer de manera profesional y entablar conexiones con gente que pertenece a tu sector laboral.

Una de las redes sociales más conocidas en este ámbito es LinkedIn, que te permite ponerte en contacto con profesionales de distintas áreas. Además, puedes compartir lo que haces, tu currículum, tus artículos e incluso, postular para algunos empleos que se ajustan a tu perfil.

Existen opciones que te permiten dar a conocer que estás en búsqueda de empleo, por lo que si alguna empresa o persona de tu área está interesada en tu perfil puede ponerse en contacto contigo.

Asimismo, si cuentas con una empresa puedes emplear las redes sociales para dar a conocer tus productos o servicios en las distintas plataformas y llegar cada vez a más personas y más lugares.

Recuerda que no tener presencia en las redes es un gran error, ya que contar con una marca totalmente offline significa, aunque suene extremo, no existir en el mercado. ¿Por qué? Porque, de acuerdo con Deloitte, el 80% de las personas investiga en internet antes de comprar algo.

Cuando estableces conexión con tus clientes por medio de las redes sociales no solo pueden crecer tus clientes potenciales, sino también las posibilidades de lograr una mayor retención de los mismos y su lealtad hacia tu marca.

Esto te beneficia mucho porque ganar un nuevo cliente puede ser entre 5 y 25 veces más caro que nutrir y mantener a uno ya existente.

Que tu negocio sea grande y cuentes con un gran número de clientes no quiere decir que no debas incluir las redes sociales en tu estrategia, pues estas te ayudan a reducir las barreras geográficas y a impulsar tu negocio, haciéndolo llegar a rincones inimaginables y mejorando su rentabilidad.

5. Realizar publicidad social

Los anuncios en redes sociales pueden ser muy efectivos, debido a que te permiten la segmentación, de acuerdo con distintos factores, como ubicación, género, edad, sector de trabajo, intereses, conexiones, entre muchos otros, para que llegues exactamente a quienes necesitas.

Asimismo, puedes monitorear y medir los resultados obtenidos a través de ellos y determinar las oportunidades generadas, interacciones, puntos de contacto diarios o semanales, menciones de marca, tasa de respuesta, etcétera.

Llevar un control de estos aspectos te ayudará a darte cuenta de qué está funcionando y qué no, para que puedas realizar modificaciones en tus estrategias según los resultados que vayas obteniendo.

Incluso, actualmente han surgido herramientas que permiten dar seguimiento a las personas que vieron tu anuncio, aunque ya hayan pasado algunos días, lo que te permite tener más información sobre tus conversiones y los retornos de tus anuncios.

Además, otra de las grandes ventajas de utilizar las redes sociales para publicidad es que es muy económico promover tu negocio y compartir tu contenido para dar a conocer tu marca, ya que el costo por clic suele ser bajo.

Las redes sociales admiten un gran número de formatos, desde simples anuncios con texto e imágenes, hasta galería de fotos y videos, contenidos interactivos, formularios, etcétera. Así que podrás echar a volar tu imaginación para conseguir buenos resultados.

6. Brindar mejor atención a los clientes

No es un secreto que cada vez más personas quieren evitar tener contacto directo con las empresas y prefieren simplemente conectar con ellas a través de redes sociales u otros medios digitales, ya sea por practicidad o por otras razones.

Llevar la atención al cliente a través de estos medios se ha convertido en algo vital, pero para tener éxito es necesario contar con personal capacitado que brinde toda la información pertinente a los posibles clientes y que sepa dar solución a todas sus dudas.

Aunque las redes sociales puedan parecer un medio de contacto más informal, es fundamental que siempre prevalezca la sinceridad y que quienes lleven las cuentas sean transparentes y respetuosos. Asimismo, para brindar una mejor experiencia, muchas veces es mejor establecer contacto de manera privada y más personal.

Tener un buen control del personal que lleva las redes sociales de una empresa ayudará a que los clientes que entren en contacto con tu marca se sientan cómodos y contribuirá a la buena reputación de la misma, así que no lo tomes a la ligera.

Es muy importante contar con un profesional, es decir, un Community Manager, pues este tendrá la capacidad de superar las situaciones de crisis que, si no son resueltas de manera oportuna, podrían tener repercusiones negativas en la imagen de tu compañía.

7. Generar contenido en distintos formatos

Las redes sociales no solo te permiten publicar o compartir contenido en formato de texto, sino también en video, fotografía o gifs, lo que te ayudará a generar material más dinámico y atractivo para tus clientes.

No todos los clientes son iguales, así que lo ideal es generar contenido para todo tipo de público para ir testeando a los usuarios de redes sociales, con el fin de poder ofrecerles aquello que mejor se adapta a su ritmo de vida y a sus métodos de aprendizaje o recepción de contenido.

Las redes sociales te ofrecen un abanico de posibilidades en este ámbito, pues admite múltiples formatos, como videos, webinars, ebooks, quizzes, fotografías, gifs, lives e incluso, memes.

Pero no solo sirven para este paso las redes sociales, pues también puedes dar a conocer promociones o concursos que requieran que el usuario ejecute determinada acción, como compartir o interactuar con tu contenido.

Asimismo, son un excelente medio para compartir y distribuir los contenidos, para que no te quedes solo con los resultados de lo orgánico y adquieras una mayor visibilidad.

Únicamente tienes que definir perfectamente una estrategia de promoción en la red. Recuerda que una de las mejores ecuaciones para crear contenido y compartirlo en redes sociales es: contenido visual + contenido textual (x planificación, estrategia y objetivos).

8. Crear vínculos con otras marcas

Las redes sociales también son muy útiles cuando se trata de crear vínculos con otras marcas, profesionales y marcas, ya sean de tu sector o de algunos que sean afines.

Lo anterior, con el fin de buscar asociaciones o llegar a acuerdos para obtener beneficios mutuamente y defender intereses comunes en distintos campos.

Las alianzas estratégicas son cada vez más comunes para fortalecer aspectos financieros o de personal en distintas áreas, ya que la competencia es cada vez más grande en cuanto a mercados, productos, tecnología y recursos y crear vínculos con otras marcas te puede ayudar a acceder a más segmentos y minimizar riesgos.

9. Conocer e investigar a tu competencia

Haciendo un uso adecuado de las redes sociales es posible obtener información relevante acerca de tus competidores, lo que te ayudará a tomar mejores decisiones que te posicionen por encima de ellos.

Puedes monitorear, por ejemplo, palabras clave dentro de tu industria, las menciones hechas a las marcas de la competencia o sus productos, pero también a los tuyos para que sepas qué hace falta mejorar y pienses en cómo puedes lograrlo.

Uno de los métodos más utilizados es el Benchmarking, que nos permite conocer qué estrategias les están funcionando y cuáles no. Solo tienes que tener presente que nunca se trata de copiar, sino de analizar el mercado y conocer en qué posición se encuentra nuestra compañía en comparación con otras.

Si quieres conocer más acerca del Benchmarking, puedes leer este artículo.

10. Mejorar la reputación online de tu empresa

Las redes sociales no solo te permiten crear perfiles de tu empresa o compañía, sino que, además, te ayudan a promover tu imagen corporativa y respaldar los valores de tu empresa.

Haciendo un buen manejo de estas, subiendo contenido relevante para los usuarios y brindando una buena atención, podemos lograr que nuestra reputación online incremente de manera positiva.

Tienes que tener en cuenta que las redes sociales no son para convertir nuestro perfil en un escaparate de productos, sino para tener un contacto más directo con los clientes potenciales y actuales y ofrecerles ayuda de manera continua.

Cuida que todo lo que publiques en redes sociales vaya de acuerdo con la imagen de tu marca, sus valores, su filosofía y su público objetivo para que rinda frutos de manera más rápida. Asimismo, no olvides que debes nutrirla y publicar contenido de manera periódica, de lo contrario los usuarios no te verás como una marca seria ni comprometida con ellos.

Ahora que conoces 10 ventajas de las redes sociales, pasemos al lado “no tan bueno” de las mismas.

10 desventajas de las redes sociales

A pesar de que las redes sociales nos brindan múltiples beneficios, no todo es bueno, pues también se les puede dar un uso inadecuado y podemos terminar siendo perjudicados por ellas. Veamos 10 desventajas de las mismas.

1. Pérdida del contacto directo o personal

Las redes sociales son muy atractivas, debido a todo lo que ofrecen y a que te permiten tener comunicación de manera automática, pero esto puede afectar y provocar que ya no busques tanto el contacto personal, que forma parte de la esencia humana.

Asimismo, es muy común que se vuelvan un tanto adictivas y que perdamos la posibilidad de convivir con las personas cuando estamos a su lado, por preferir estar viendo información a través de las pantallas de nuestros dispositivos u ordenadores, dejando ir oportunidades de mejorar las relaciones familiares o personales.

Por ello, es muy importante que tengas en cuenta los límites y que exista un equilibrio a la hora de emplear las redes sociales, sean para el fin que sean, para que puedas aprovechar ambas experiencias: la personal y la digital.

Estas situaciones suelen darse más en gente adolescente o con menor edad, pero nadie está exento, así que presta atención al tiempo que le dedicas al uso de las redes sociales.

2. No sacarles provecho por creer que todas las redes son iguales

Emplear las redes sociales para fines profesionales no se trata solo de publicar aquello que creemos conveniente, pues cada una de ellas es un mundo diferente y lo que funciona en una no tiene por qué ser útil en otra.

Por ello, es fundamental dedicar tiempo suficiente para investigar, probar y conocer cuáles son las buenas prácticas en cada red social y saber qué funciona y en dónde. Solo de esta manera podrás sacarles provecho en tu negocio.

Es necesario contar con una estrategia en redes sociales pues, aunque se puede generar contenido relacionado con el mismo tema, se debe modificar el tono, la frecuencia, el objetivo y la forma de acuerdo con la audiencia de cada plataforma para tener buenos resultados.

Así que lo primero que tienes que hacer es investigar y entender cuál es la misión de cada red social, para que comiences a trabajar en el contenido que publicarás y sepas cómo lo harás.

3. Puedes poner en riesgo tu imagen personal

Emplear las redes sociales sin tener filtros o pensar bien las cosas antes de postearlas puede traerte problemas a nivel profesional y personal.

Esto se debe a que cada vez más empresas investigan a los aspirantes a diversos puestos por medio de sus perfiles en redes para conocer un poco más sobre sus comportamientos y su ética.

Todo lo que se comparte o se publica en redes sociales es parte de lo que somos o de lo que creemos y produce una impresión sobre nuestro comportamiento, por lo que tenemos que tener cuidado de la imagen que estamos proyectando.

Es importante ser responsables, como en cualquier otro aspecto de nuestra vida, para saber usar las redes sociales de un modo adecuado, mismo que nos permita transmitir una buena imagen tanto a nivel personal como profesional y refuerce aquello que somos.

De acuerdo con la directora de Comunicación de la Organización Internacional de Ceremonias y Protocolo (OICP), tener una buena imagen en redes sociales es fundamental para crecer y avanzar profesionalmente, pues una vez que compartimos algo en nuestro perfil, perdemos el control sobre esa publicación.

Con esto hace referencia a que no podemos saber con seguridad quién leerá ese texto o verá esa imagen que compartimos; es decir, se trata del efecto multiplicador de las redes.

Por ello, debemos tener muy claro qué mensaje queremos transmitir y nunca brindar demasiada información acerca de nuestra vida privada, pues nunca podremos tener un control absoluto, aunque tomemos todas las precauciones.

4. Vulnerar tu seguridad

Este punto está muy relacionado con el anterior, pues además de cuidar lo que publicas por la imagen que pudieras proyectar, tienes que ser precavido a la hora de compartir datos que pudieran poner en peligro tu seguridad.

Existen múltiples aplicaciones y redes sociales donde puedes dar a conocer en dónde te encuentras, lo cual puede ser peligroso si esta información se comparte con personas ajenas a tu círculo cercano o de confianza.

No es recomendable dar mucha información sobre los pasos que damos o acerca de dónde nos encontramos, ya que muchas veces personas con malas intenciones de manera directa o indirecta pueden tener acceso a estos datos. Así que evita hacer este tipo de publicaciones de manera continua.

Asimismo, intenta siempre tener las publicaciones comprometedoras solo visibles para tus amigos, y ten cuidado con a qué le das clic; recuerda que hay mucha gente malintencionada en redes y muchos enlaces pueden ser maliciosos y vulnerar tu privacidad y seguridad sin que tú seas consciente de ello.

5. No establecer límites entre el perfil personal y el corporativo

Si bien las empresas o negocios tienen que llevar algo de nosotros y de nuestros valores y creencias, tienes que saber establecer límites entre los perfiles personales y profesionales para brindar una imagen seria a tus clientes.

Hablar desde un perfil corporativo supone adoptar un lenguaje más formal, dependiendo del tono de la marca y compartir contenido únicamente relacionado con la misma, pues de lo contrario, podrías perder credibilidad y afectar tu reputación.

Otro aspecto que debes considerar es que existe un horario laboral y aunque se trate del manejo de redes sociales, debes establecer un límite para que esto no afecte tus actividades personales.

Hay muchas formas de mantener actualizada tu página sin necesidad de que estés enfrente de una pantalla; por ejemplo, puedes utilizar la programación de publicaciones para que puedas tener un mejor manejo de tus tiempos y tengas la posibilidad de dedicarte a otras cosas, además del trabajo.

Es importante respetar los tiempos por salud física y mental, así que no les dediques demasiado tiempo a las redes sociales corporativas. Mejor organiza tu contenido y prográmalo con buena anticipación para que no tengas de qué preocuparte.

6. Su impacto viral

Utilizar las redes sociales conlleva una responsabilidad, pues nuestras acciones pueden ser tan poderosas que corremos el riesgo de dañar nuestra imagen empresarial o personal y es difícil recuperarse de eso, sobre todo cuando se trata a nivel de negocios.

Muchas empresas se han visto afectadas por lanzar campañas que no han sido bien aceptadas por parte importante de sus consumidores y que han provocado el desprestigio de algunas marcas.

Una mala respuesta a través de redes o algún otro medio puede permear de manera negativa en la imagen de tu marca, así como una buena acción, de manera positiva.

Para evitar la primera situación, es importante que exista una política de uso de redes sociales dentro de tu empresa, tener control sobre quiénes tienen acceso a las diferentes plataformas y capacitar constantemente a las personas que estarán a cargo para evitar malentendidos con los usuarios.

Asimismo, en el ámbito personal, es importante que siempre que compartas información la verifiques para no reproducir datos erróneos que podrían ser alarmistas y provocar confusión entre las personas. Recuerda que las redes sociales son un arma de doble filo y tienes que ser responsable a la hora de utilizarlas.

7. Puedes ser víctima de los trolls

Sin duda, al tener una organización o negocio es imposible agradar a todos, por lo que es normal que recibas algunas críticas positivas y otras no tanto, pero más allá de ello, tienes que ser consciente de que existen personas que, aunque jamás hayan entablado una relación de compra contigo, se dedicarán a manchar tu imagen corporativa.

Entre más éxito y alcance tenga tu marca, es más probable que surjan trolls.

Por ello, es importante que sepas hacer frente a ellos y nunca te pongas a su nivel insultándolos. Asimismo, debes ser objetivo y no tomar todas las malas críticas como trolls, pues habrá gente que no haya quedado satisfecha con tu producto y es normal. Toma esos comentarios como algo positivo y trabaja para seguir mejorando.

La diferencia entre una mala crítica y aquellos comentarios de los trolls es que las críticas son objetivas y los trolls únicamente lanzan comentarios sin ningún fundamento con el fin de afectar tu imagen y crear discusiones en redes sociales contigo y tus seguidores.

Cuando se trate de este último caso, lo mejor es no darles la importancia que no tienen, ni dejarte enganchar por ellos, sino simplemente esperar a que desistan. En cuanto vean que no te afecta, dejarán de hacerlo.

8. Inversión económica y de tiempo

Poder hacer una buena gestión de las redes sociales conlleva tiempo y cierta inversión económica, además de que los resultados nunca son inmediatos, por lo que tendrás que ser paciente. Ten en cuenta que la reputación es algo que se va construyendo poco a poco y que se debe mantener.

Asimismo, debes tener en cuenta que muchas plataformas, como Facebook, Twitter y LinkedIn, restringen cada vez más el alcance o visibilidad de los perfiles y los contenidos de las organizaciones, con el fin de incentivarlos a pagar por publicidad.

Por lo anterior, tienes que estar dispuesto a dedicarle tiempo y a estudiar si vale la pena hacer inversiones en este tipo de plataformas y si es el caso, saber cuándo, cómo y dónde llevarlo a cabo, de manera que realmente te brinde beneficios y no solo represente pérdidas.

9. Las redes sociales no lo son todo

Si bien las redes sociales son importantes y tienen un rol fundamental dentro de cualquier empresa, es importante que sepas que no lo son todo, así que las estrategias de una marca nunca pueden depender únicamente de ellas, pues no son nuestras.

Las redes sociales pertenecen a empresas privadas con fecha de caducidad, pues muchas desaparecerán o perderán impacto y dejarán de dar buenos resultados con el paso del tiempo.

Velas como lo que son en realidad: un canal más para potenciar la presencia y visibilidad de tu marca, e invierte en otros medios como una página web propia, un blog y demás estrategias que te ayuden a hacer crecer tu negocio.

No centres todos tus esfuerzos en un solo medio, sino en todos aquellos que puedan funcionar para tu negocio, pero no te olvides de nutrir cada uno para que de verdad puedas sacarle provecho. De nada sirve tener varios canales si los descuidas y no estás disponible para tus consumidores cuando lo necesitan.

10. Puedes caer en el corporativismo

Uno de los errores más comunes de las empresas es centrarse en actividades que las ayuden a promocionarse y no brindar contenido valioso que llame la atención de los usuarios, ni crear espacios para escuchar sus peticiones, dudas o inquietudes relacionadas con su marca.

Lo importante de usar redes sociales es ponerlas a disposición de los potenciales clientes para que se comuniquen con nosotros y conozcamos qué cosas les interesan y cuáles son sus necesidades para trabajar y crear productos o servicios que respondan a ellas.

Asimismo, se debe adoptar un discurso más humano y real, no optar por lo tradicionalmente corporativo que suene robótico o poco creíble, pues esto último podría hacer que tus estrategias en redes sociales no tengan el impacto que estás buscando, sino que se cree una brecha aún más grande con tus prospectos y se pierdan oportunidades valiosas.

Trabaja en contenido y métodos que de verdad te ayuden a conectar con tu audiencia. Apuesta por la innovación, ya que los usuarios cada vez son menos receptivos con los mensajes que le brindan solo más de lo mismo. Emplea la imaginación para poder llegar a tu público meta.

Conclusión

Ahora ya conoces 10 ventajas y desventajas de las redes sociales y sabes cómo puedes sacarle el mayor provecho y evitar cometer errores que podrían afectarte a ti o a tu empresa.

Recuerda que las redes sociales son uno de los mejores aliados del marketing y de los negocios, ya que entre más presencia se tenga en estas plataformas, será mucho más probable que haya oportunidades de destacarse de la competencia y brindar una excelente experiencia a los clientes.

Pertenezca al sector que pertenezca, es fundamental que tu compañía o marca tenga presencia en las redes sociales. No tiene que estar en todas, solo en aquellas que supongan un beneficio para tu empresa.

¿Tú ya cuentas con una estrategia en redes sociales para hacer crecer tu negocio o sigues creyendo que no son necesarias?

Inbound marketing