Skip to content

Happiness Manager: ¿qué es y por qué deberías tener uno en tu empresa?

Happiness Manager: ¿qué es y por qué deberías tener uno en tu empresa?

happyTal vez recuerdes la figura del “Chief Happiness Officer”, o la conozcas bajo otros nombres, como director de felicidad, happiness manager, gerente de felicidad, happiness consultant, asesor de felicidad, gerente de personas, especialista en felicidad o experto en felicidad. 

Sin importar el nombre, la realidad es que este perfil está siendo cada vez más importante dentro de las empresas, y su relevancia va más allá de los planos meramente profesionales, pues un happy manager gestiona factores que llevan a los empleados a niveles emocionales óptimos dentro y fuera de su ámbito laboral. 

Un “Happy” se puede definir como un puesto de trabajo que es relativamente nuevo y, aunque su nombre a simple vista parece bastante cordial, es un puesto sumamente complejo, que requiere de habilidades que se estarán comprobando día a día.

Sin embargo, también puede llegar a ser extremadamente fascinante y muy, muy gratificante para aquellos que lo desempeñan.

No podemos confundirlo con un puesto de RRHH como reclutador, que, sin minimizar su importancia, no alcanza las dimensiones que tiene un Happy.

Si bien un puesto de reclutamiento puede llegar a conocer perfectamente el perfil que una empresa necesita para cada vacante, es necesario distinguir que las actividades podrían verse limitadas a ser prácticamente informativas y organizativas.

La actualidad nos va mostrando en el día a día un mercado de talento cada vez más competido; por ello, cada vez se le da más importancia al hecho de que las empresas necesitan enamorar y fidelizar a su talento; sin embargo, las exigencias humanas también han cambiado, lo que ha dado lugar a la necesidad de este perfil de especialista de la felicidad en el trabajo.

Un “Happy” es una persona especialista en felicidad que, antes que todo, tiene la certeza de que un empleado feliz es un mejor empleado.

Una persona feliz es una mejor persona siempre. Y con esa conciencia, en su área de desempeño, que bien puede ser el “Departamento de Felicidad”, analiza los diferentes climas laborales, crea e implementa estrategias para enamorar y fidelizar a los colaboradores todos los días y hace un seguimiento continuo de la salud y el bienestar general en la empresa, con el objetivo de cada día ser una empresa más competitiva y con rentabilidad gracias a su mayor activo...

SU CAPITAL HUMANO.

En pocas palabras… ¡Crea la cultura de la felicidad en la empresa!

Pero...

¿Qué es la felicidad?

Partiendo de la premisa de que la felicidad no es un valor intrínseco de la voluntad de cada individuo o grupo, sino el resultado de deseos logrados y muchas veces consecuencias de lo fortuito, se puede decir que "la felicidad es el mínimo de frustraciones posibles respecto a los deseos de la persona y la obtención de cosas para el bien particular y común".

A esto se debe sumar conseguir el mínimo de decepciones con respecto a lo que no se espera. En general, la felicidad es haber alcanzado un máximo de satisfacción.

Entendiendo que la felicidad como estado de ninguna manera puede ser perenne, sino que es transitoria y pasajera, es necesario estar conscientes del arduo trabajo que será mantenerla lo más posible y hacer de este estado algo no solo alcanzable, sino que sea lo más perdurable posible.

De ahí, lo trascendente de este elemento dentro de la empresa, que no cumple con una tarea momentáneamente, sino que su presencia deberá justificar la búsqueda de esa felicidad lo más permanente posible dentro de cada empleado, y de esa manera dentro de la empresa. 

Hay más que conocer sobre este interesante personaje. Así que sigue leyendo, pues todavía tenemos más datos sobre el Chief Happiness Officer.

Características de un Happy Manager

Hay varias características clave para que un ejecutivo pueda desenvolverse como Happy:

  1. Mente abierta: Un CHO está siempre receptivo a nuevas ideas, es buen escucha y es analítico, lo que hace que sus comentarios sean casi siempre objetivos. Puede ser directo, pero siempre tratará de no ser agresivo, elude las confrontaciones y es más bien conciliador.
  2. Un Happiness Manager es una persona a la que le gusta el trabajo en equipo, es equitativo, disfruta de los logros tanto individuales como colectivos, y no repara en hacer notar que se hizo un buen trabajo. Aun si no participó directamente en alguna tarea, saca y menciona los puntos relevantes del beneficio que se obtendrá por tales acciones. 
  3. Es una persona con habilidades excepcionales de comunicación asertiva, su expresión verbal y corporal son congruentes y dan confianza a quien se interrelaciona con ella.
  4. Es empático, reconociendo la empatía como la forma de hacer a todas las personas “iguales”, lo que ayuda a que pueda percibir las emociones, los pensamientos y las características como propias, logrando entender los comportamientos de otras personas, sin que eso signifique su propio cambio de ideas o emociones.
  5. Naturalmente hablamos de personas líderes, que son motivadoras en todos los temas y aspectos. Les gustan las cosas que innovan y viajar es uno de sus principales placeres casi siempre. Asimismo, les gusta aprender constantemente y poner sus conocimientos en práctica, lo que los convierte en: líderes transformacionales. Específicamente dentro de una empresa, sin duda, será el líder transformacional, y por tanto, es aquel que tiene claro que los cambios profundos en la empresa solo son posibles a través del capital humano. Que la implementación de actividades que a la par de ser productivas, puedan ser lúdicas harán un ambiente laboral donde la gente quiera estar y que por convicción trabaja con calidad excepcional. 

El Happy motiva, invita a participar, valora a los empleados y no solo eso, también ayuda a que cada uno vea su propio valor y el de los compañeros, yendo siempre de lo individual a lo colectivo.

Esto hace que el compromiso, el rendimiento y la fidelidad sean cada vez mayores, lo cual es muy beneficioso para la compañía.

Ya en las actividades laborales y como “reconocedor de talento y calidad humana y de trabajo", el Happy trabajará por que cada parte del capital humano sea reconocido en las siguientes formas:

  • Reconocimiento económico: se encarga de buscar la retribución más coherente según el desempeño profesional y la aportación personal (valor agregado) que cada uno de los colaboradores da en su trabajo diario.
  • Reconocimiento moral: resalta y hace mención sobre los esfuerzos que promueven el enriquecimiento de su autoestima y la autorrealización profesional.
  • Plan permanente de crecimiento laboral: diseña e implementa estrategias para conservar y acrecentar el talento de su capital humano, planea programas de promoción y permanencia en el trabajo, crea actividades permanentes orientadas a la educación laboral, desarrollo de competencias, e identificación y fidelización con la organización.

Lo anterior, con respecto a la felicidad laboral; sin embargo, su aportación va más allá considerando que también: 

  • Motiva el aprovechamiento de los talentos no solo profesionales, sino más personales, identificando y desarrollando las fortalezas intelectuales y destrezas naturales que cada persona posee para lograr fácilmente un desempeño superior en las actividades encomendadas, que le generan más satisfacción por trabajos de muy alta calidad entregados de forma consuetudinaria. 
  • Busca incansablemente el desarrollo de las competencias de cada uno de los colaboradores, enfocando los trabajos en las actividades que promuevan las habilidades y capacidades que tiene cada persona, para demostrar sus niveles de conocimiento, experiencias, vivencias, actitudes, relaciones y sana transferencia de lo aprendido, que lo hagan sentir lo capaz y lo importante que es su papel dentro de la empresa.
  • Aplaude la autorrealización de cada empleado, que será el resultado de haber guiado las tareas con el fin de ver aprovechados sus talentos, impulsado sus competencias, reconocido sus fortalezas y hacerlo sentir a gusto dentro de su equipo de trabajo.

Reflexionemos

En una era en la que la automatización se ha dado con más fuerza que nunca, es posible que el mencionar el término felicidad dentro de los ambientes laborales resulte extraño; sin embargo, 2020 nos ha marcado a todos y nos lleva a la reflexión de lo importante que es la parte personal y las interrelaciones. Además, hay que considerar que un empleo toma la tercera parte de nuestro día o, incluso,  un poco más…

Entonces... ¿por qué no considerar que como empresarios se puede dar más que solo una remuneración económica a cambio de un esfuerzo honesto por parte de los colaboradores y crear estadios armónicos cuidando no solo la parte laboral sino la humana de cada uno de ellos, reforzar emociones positivas y crear medios de satisfacción en todos los niveles? 

Tener empleados felices te llevará, por medio del liderazgo transformacional, a revolucionar las acciones y actitudes de tus colaboradores, dando como resultado una empresa mucho más competitiva, rentable y exitosa. 

Sé un agente de cambio e impulsa esta última opción. Recuerda que una empresa con trabajadores felices será una organización inteligente que sabrá enfrentar el ambiente competitivo que vivimos en estos momentos y podrá impulsar el bienestar y el desarrollo de una compañía.

Conclusión

Cuando una empresa, de la talla que sea, decide que una de sus mejores inversiones puede ser tener un Happy manager, cuyas acciones generen resultados positivos en su personal, logra que en su empresa:

  • Se tenga libertad de expresión, respetuosa y oportuna, pero siempre escuchada
  • Se sienta la satisfacción y el orgullo de pertenencia a su empresa
  • Sus empleados sean leales a la empresa y lo manifiesten básicamente por su trabajo intachable
  • Se genere mucha más productividad al estar comprometidos todos con su trabajo
  • Se minimiza la rotación, con lo que no hay distracción por nuevos ingresos, que inician curvas de aprendizaje y esto quede más enfocado para el crecimiento
  • Sus empleados se adapten a los cambios necesarios y apoyen los mismos
  • La retención de talento sea mucho más sencilla y perdure

Se puede tener un ambiente de trabajo altamente competitivo sin tomar en cuenta estas recomendaciones, puede ser eficiente, pero aun con resultados inmediatos, ¿cuánto duraría?

En cambio, un ambiente feliz, en el que nos sentimos escuchados y vistos, donde estamos a gusto, nuestra retribución lógica será un desempeño mejor, pero de forma más permanente. Ahí radica la importancia de este gran tema.

Esto es con respecto a la parte interna de la empresa, ¿qué tal si piensas en un Happy para tus clientes? ¿puedes ver el potencial?