La publicidad es una herramienta muy poderosa que emplean las empresas para persuadir a los consumidores de que compren algún servicio o producto, pero… hay que tener cuidado de no tergiversar el método o las técnicas, cayendo en publicidad engañosa

Las compañías idealmente tienen que seguir estrictas pautas al anunciar sus productos y servicios para no engañar a los consumidores; sin embargo, esto no siempre ocurre.

Todos, en algún momento, nos hemos topado con algún producto que promete algo que, en realidad, no cumple o cumple a medias, provocando que terminemos decepcionados por las altas expectativas que generaba dicha publicidad falsa

Si no conoces a fondo sobre este tema, aquí te voy a explicar qué es exactamente la publicidad engañosa, cómo funciona y te daré algunos ejemplos para que quede clara la idea. 

Comencemos por lo básico…

¿Qué es la publicidad engañosa?

La publicidad falsa es aquella que presenta afirmaciones engañosas, exageradas o que solo cuentan una parte del producto o servicio anunciado, dejando detalles importantes fuera para enganchar a los consumidores y perjudicar a la competencia.

Esto no solo aplica en el modo de funcionamiento de un producto, sino también incluye datos falsos sobre el origen del mismo o la manera en que se fabrica o, incluso, se puede dar a partir de omisiones importantes.

Uno de los métodos de publicidad engañosa es añadir la clásica leyenda “científicamente demostrado” o “resultados garantizados”, afirmaciones que rara vez resultan del todo ciertas.

En algunos países, debido a lo que implica la publicidad engañosa, se considera un delito, pero en otros aún no hay una regulación al respecto.

Tipos de publicidad falsa

La publicidad falsa y engañosa puede presentarse de diferentes maneras, como ya hemos mencionado. A continuación, te explico los métodos que se emplean para que los evites o los detectes, según sea el caso.

1. Cebo 

¿Te ha pasado que te interesa un producto porque el precio es prácticamente irresistible, pero cuando acudes a la tienda a comprarlo encuentras que “está agotado”? 

Esta es una táctica bastante usada por los negocios, que se aprovechan de ello para ofrecer un producto parecido pero de menor calidad y es como enganchan a los interesados; de ahí, el nombre. 

Consiste, básicamente, en atraer a los consumidores por medio de mentiras para convertirlo en presa fácil de los vendedores una vez estando en la tienda. 

2. Fotos engañosas

Este tipo de publicidad engañosa es muy utilizada por restaurantes o negocios de comida. Se trata de incluir fotografías que parezcan mucho más atractivas para los consumidores de lo que realmente es el producto en sí. 

Seguramente te ha pasado que ves el anuncio de una hamburguesa y parece repleta de carne, vegetales y queso, pero ¡oh, sorpresa! cuando la compras, está muy chiquita y, definitivamente, no se acerca a tu expectativa.

3. Precios modificados o costos adicionales ocultos

Se da cuando las empresas emplean precios falsos o engañosos en sus anuncios para determinados productos. Por ejemplo, mostrando artículos con descuentos que, en realidad, no aplican para los mismos, sino para otros menos atractivos.

También es muy común en las empresas de telefonía, cuando se anuncia un plan a determinado precio, pero no te dicen que hay costos o condiciones adicionales, como intereses, un porcentaje extra o plazos forzosos.

4. Afirmaciones falsas o a medias

Se da cuando una compañía asegura que su producto o servicio brindará determinados beneficios a los usuarios sin que estos se hayan probado de manera oficial.

Este tipo de publicidad engañosa es empleada, por ejemplo, por algunas empresas de suplementos, que afirman que a través del consumo de proteína en polvo vas a tener más masa muscular. 

Esto no es del todo falso, pero no se menciona que para obtener los resultados hay que acompañar la ingesta del suplemento con una alimentación y actividad física adecuadas.

5. Comparación imparcial entre productos

Este es otro de los métodos más comunes de publicidad engañosa o falsa y se da cuando en un anuncio se establece una comparación entre un producto de determinada empresa con otro de la competencia.

Se trata, evidentemente, de mostrar solo aquellos aspectos en los que la compañía es superior al competidor, dejando fuera los elementos en los que el otro producto es superior.

Al hacerlo, una empresa obtiene ventajas de marketing injustas sobre otras, presentando una realidad a medias a los consumidores y haciendo que compren sin conocer todo el trasfondo.

¿Cómo afecta la publicidad engañosa?

Aunque emplear publicidad falsa puede parecer muy atractivo porque, de inicio, te puede ayudar a generar ventas, a la larga resulta contraproducente, pues pone en juego el prestigio y la imagen profesional de una empresa.

Todos los elementos que entran en juego en los anuncios engañosos pueden causar un efecto nocivo en lo que los consumidores creen o provocar que pierdan totalmente la confianza en un producto.

Por ello, se debe ser muy cuidadoso a la hora de publicitar un producto, ya que esto puede determinar, en buena medida, la forma en que es percibida y aceptada una empresa. 

Siempre lo mejor es optar por recursos que tengan como base buenas prácticas para lograr un impacto positivo a través de la honestidad. Quizás los resultados no lleguen tan rápido, pero a la larga serán sostenibles y duraderos.

Algunas tácticas para utilizar a favor la publicidad sin falsedades o verdades a medias es:

  • Centrándote en los elementos diferenciadores de tu producto.
  • Hablar honestamente sobre los beneficios que aportará a los clientes en cualquier ámbito (comprobados).
  • Generar una sensación de inmediatez para incentivar a tus consumidores a adquirir un producto a la brevedad.

Existen muchas formas de dejar atrás la publicidad engañosa y realmente enfocarte en elementos que aportan a ambas partes: clientes y empresas. Solo es cuestión de que identifiques qué te puede ayudar según tu mercado y tu oferta.

Recuerda que los consumidores no son tontos y miles de empresas se han venido abajo por querer tomarles el pelo, perdiendo no solo clientes, sino también grandes cantidades de dinero en medio de procesos legales.

Ejemplos de publicidad engañosa

Muchas empresas han caído en las garras de la publicidad falsa por querer coronarse como número uno en ventas o alzar su situación, recibiendo todo lo contrario a largo plazo: malos resultados.

A continuación, te voy a mostrar algunos ejemplos de publicidad engañosa que se hizo famosa por la repercusión tan fuerte que tuvo en las compañías que la pusieron en marcha.

1. New Balance

En 2010, New Balance anunció los tenis Rock & Tono, que prometían una activación muscular mejorada y, supuestamente, ayudaban a quemar más calorías cuando se hacía actividad física.

Aunque su sustento, como el de otras marcas, era lógico, un estudio hecho por el Consejo Americano de Ejercicio asegura que no existe evidencia que avale que determinados calzados mejoren fuerza, resistencia o ayuden en la quema de calorías.

La empresa New Balance no solo fue atacada por esto, sino también porque se descubrió que dichos tenis podían incrementar el riesgo de sufrir alguna lesión por el modo en que estaban diseñados.

Debido a ello, se presentó una demanda colectiva contra la empresa en la Corte de Distrito de Boston.

2. Splenda

En el año 2007, Equal, una compañía que se dedica a crear edulcorante artificial, tomó la decisión de demandar a Splenda por emplear publicidad engañosa en su slogan. 

splenda

En aquella época, el slogan de Splenda era “Hecho a partir de azúcar, por eso sabe a azúcar”, leyenda que causó problemas y conflicto, ya que resultaba confusa y falsa porque el producto está hecho de compuestos químicos ultraprocesados y, además, en sus ingredientes no se incluía “azúcar”.

3. Activia de Danone

Danone, con su producto Activia, recibió una demanda millonaria en 2010, debido a que anunciaban que su yogurt estaba “científicamente probado” que ayudaba a estimular el sistema inmune y a regular la digestión, a través de elementos bacterianos.

activia

Debido a estas características “especiales”, el producto se vendió un 30% más caro que otros similares, lo que provocó que se estudiara el caso y se llegó a la conclusión de que era publicidad engañosa porque las afirmaciones no tenían sustento.

Danone perdió la batalla legal y, además de pagar una multa de 45 millones, tuvo que eliminar de sus anuncios publicitarios la leyenda de “científicamente probado”. 

4. Telmex

En 2013, Telmex tuvo que pagar una multa de 2 millones de pesos por publicitar una oferta engañosa, sosteniendo que daba 3 Mbps por solo 149 pesos al mes; sin embargo, lo que no mencionaba era que había condiciones para que respetaran el precio.

paquetes-infinitum-telmex

Debido a esto, Telmex incurrió en una violación al artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor, donde se señala que los anuncios no tienen que ser confusos. 

5. McDonald’s

Otra empresa que fue sancionada en 2013 por usar publicidad falsa es McDonald’s, que tuvo que pagar más de 650 mil pesos y quitar su anuncio porque contenía una imagen que no correspondía con la realidad.

mccajita

La famosa Cajita Feliz venía acompañada, en imagen, de fruta, jugo y pancakes, pero en realidad no incluía ningún tipo de fruta, por lo que fue catalogada como publicidad engañosa. 

Consejos para evitar crear publicidad engañosa

Como has podido ver, la publicidad engañosa puede traer una gran cantidad de problemas y, muchas veces, ni siquiera se usa conscientemente, sino que no se detecta y se lanza un anuncio sin un análisis previo.

Para evitar que te pase esto, presta mucha atención a tus anuncios, coloca múltiples filtros para que varios ojos pasen por ellos antes de su aprobación y toma en cuenta los siguientes consejos. 

1. No omitas información importante

Todos los datos importantes, como las condiciones de una oferta o promoción, tienen que quedar expresos y cien por ciento claros en la misma publicidad. 

Si vas a poner condiciones para que un anuncio aplique, colócalas de manera visible para que todas las personas tengan acceso a esa información y no tengas problemas legales. 

2. Haz que el precio sea claro siempre

El precio de tu producto o servicio siempre debe estar expuesto y debe incluir todos los cargos adicionales, como el IVA, para que no haya confusiones al respecto.

Asimismo, si trabajas por medio de internet y realizas envíos, asegúrate de especificar si dicho precio incluye envío o se tiene que agregar, especificando la tarifa. 

3. No exageres los beneficios del producto

Sabemos que, ante tus ojos, tus creaciones son muy buenas y maravillosas, pero debes tener cuidado de que sean, sobre todo, realistas. Obviamente, tienes que resaltar los puntos positivos, pero evita a toda costa exagerar de tal manera que termine siendo un tanto mentira lo que afirmas.

Ten en cuenta que muchos consumidores toman los textos literalmente y puede haber confusiones que hagan creer que estás empleando publicidad engañosa a pesar de que para ti sea claro que no se debe interpretar de esa forma.

Lo mismo tiene que aplicar para las garantías. A veces se exagera en el tiempo de garantía de un producto, pero no se expresa de manera clara en qué casos específicos aplica y suelen ser muy reducidos, así que ojo con este elemento.

4. Si afirmas algo, ten evidencia que lo respalde

Si te vas a aventurar a decir algo sobre tu producto que esté “probado”, más vale que tengas evidencia que respalde lo que estás diciendo. Sobre todo, asegúrate de que todas las afirmaciones sean objetivas y que no se presten a otras interpretaciones.

Qué tanta evidencia necesites para sustentar tu anuncio va a depender del tipo de afirmación que hagas sobre el producto o servicio. Cuando se trata de cuestiones de salud, se suele requerir mucha más información y estudios.

5. Cuida mucho las imágenes que empleas

El diseño y la imagen son muy importantes para captar la atención de las personas, pero tienes que cuidar y evaluar cada elemento que forma parte de las fotografías que usas en tu publicidad.

De preferencia, haz que varios expertos evalúen tu anuncio para evitar caer en publicidad engañosa sin siquiera darte cuenta. Siempre opta por fotos reales que se ajusten a lo que ofrece tu producto. 

Conclusión

De manera consciente o inconsciente, es relativamente común que las empresas hagan uso de publicidad engañosa; muchas veces, tratando de que las personas no se den cuenta o no detecten el error o la falsedad. 

Sin embargo, es un riesgo que no vale la pena correr, pues podrías terminar perdiendo miles o millones de pesos en el largo o en el corto plazo y los beneficios no compensan eso. 

Siempre que emplees una estrategia publicitaria, enfócate en comunicar mensajes claros y en utilizar un lenguaje no polisémico ni ambiguo para evitar malinterpretaciones.

Recuerda que la publicidad es una oportunidad más para generar contenido de valor para tu audiencia y agregar algo en lugar de solo tratar de incitar a los receptores a comprar.

No todos los anuncios publicitarios tienen que estar enfocados en las ventas o ser agresivos; puedes tratar de centrarte en otro objetivo, como convertir el tráfico en clientes potenciales. Esto traerá grandes beneficios en el largo plazo aunque implique ser más paciente.

¿Ya conocías estos casos de publicidad engañosa que no terminaron nada bien? ¿Alguna vez te has topado con un anuncio que contenga algo falso? Cuéntame qué opinas de este tipo de publicidad.