El amor verdadero conlleva una gran responsabilidad. ¿Te has dado cuenta? En la actualidad muchas marcas apuntan a generar un negocio y una estrategia de marketing centrada en el cliente (customer-centered).

Este tipo de estrategia genera una relación estrecha entre marca y consumidor que busca incubar lealtad.

Es decir, proveer una interacción real y completa ayudará a tu negocio a cosechar un aspecto fundamental en el mundo empresarial de hoy: Brand Love (amor a la marca).

En otras palabras generar una experiencia de entendimiento ayudará no solo a mantener tu base de clientes; además, atraerá a más personas que sientan la necesidad de solventar sus problemas a través de tus soluciones.

Lejos quedó el tiempo en que se trataba al consumidor como un escalón más de una pirámide sin tomar en cuenta sus verdaderas necesidades.

La constante dinámica global que, del viejo sistema donde se clasificaban a los clientes en renglones preestablecidos, se haya mutado hacia sistemas que ven la personalización, la atención al detalle, la preocupación por brindar soluciones al consumidor y donde el consumidor ahora es quien tiene el poder de satisfacer sus necesidades.

Este cambio de paradigma implica repensar la relación que tenemos con nuestros clientes. Darle un twist a este vínculo supone un gran campo de oportunidades para modernizar las estrategias de venta y, por ende, el crecimiento que se espera de la compañía.

La pregunta es, ¿cómo utilizar estos cambios para generar una ventaja en el mercado? Un paso para resolver este cuestionamiento es centrar tu estrategia de venta en el comprador y no en el vendedor.

Al final de cuentas, si alguien tiene un problema será él quien se acerque a la solución. La oportunidad está en acercar la solución y hacerla visible para aquellos que la necesiten.

Por ejemplo, imagina que un potencial consumidor utiliza un buscador web (bing, google, yahoo,no importa.) para buscar la forma de mejorar las ventas de su negocio y tú tienes el producto adecuado para solventar su demanda; pero, ¿qué tan bien posicionada está tu empresa dentro del buscador?

Listo, acabas de perder un cliente.

Ahora vayamos a otro caso. Ese mismo comprador busca su solución a través de una red social (facebook, twitter o linkedin), ¿que tan factible es que encuentre tu empresa en cualquiera de las redes?

El primer paso para ahondar en este cambio de paradigma es entender la forma en que los clientes buscan y compran sus productos.

Por decirlo de otra forma, la relación que existe entre el problema (cliente) y la posible solución (tu producto).

Este proceso implica una búsqueda activa de las tendencias que marcan la pauta en el mercado y en la comprensión de las nuevas formas de interacción entre compañías y clientes.

Para facilitarte este paso, piénsalo como tres escalones distintos:

En el primero el comprador encuentra o se hace consciente de un problema.

Este primer escalón es fundamental para responder ¿qué es lo que quiere o exige mi comprador?.

El segundo escalón abre un abanico de posibilidades, por lo tanto se centra en la consideración. ¿con qué opciones cuenta el comprador? ¿Por qué se decantaría por una en específico? Y, por último, para conquistar esta pequeña escalinata, se encuentra la fase de decisión.

Si los dos pasos anteriores se realizaron de la forma adecuada, esta tercera etapa llevará al cliente a establecer tu solución (producto) como la necesaria.

Como ves, entender el problema y acercar la solución adecuada a tu comprador es clave para tu estrategia y, claro, para el éxito en tu mercado.

Y vamos, quién no ama a la persona que le soluciona sus problemas. Así,

Para lograr que tu conexión con tus clientes sea clara y tenga el éxito que deseas, utiliza estos cuatro fases base para generar una estrategia acorde a las necesidades tus consumidores.

Identifica

Conviértete en un ratón de biblioteca y aprende la mayor información posible acerca de tus prospectos, para que puedas comprender con mayor eficacia sus necesidades.

Con esta investigación podrás concentrarte en proveer la experiencia necesaria para acompañar a los prospectos en su viaje.

En este proceso no estarás generando únicamente un acercamiento adecuado con tus clientes, además, lograrás posicionarte como cabeza de lanza para que otras personas sigan el rumbo que has marcado.

No olvides que cada cliente es distinto, así que la identificación de los mismos debe ser particular y especializada en su ámbito.

Conecta

Toma como ejemplo la metodología Inbound, la cual genera un sistema de personalización a partir de la detección de las necesidades de sus clientes potenciales.

A través de una estrategia de InBound podrás acoplar las necesidades del comprador hacia un esquema único y diferente.

No solo intentes vender el producto.

Ayuda a tu comprador a entender y formar un esquema guía que diagnostique la situación.

Recuerda, tú eres el experto y la solución, muestra un interés genuino en solventar los problemas. Aquí es donde nace el verdadero interés del cliente por tu marca.

Explora

Eficiencia, eficiencia, eficiencia. Aunque existan problemas similares, no quieres decir que vayan a utilizar la misma solución para cada caso.

Reconoce la individualidad que tus clientes exigen, busca y analiza la mejor solución para cada caso (no, no hay dos casos iguales)

No olvides que la información que le brindes a tus prospectos los acercará a darse cuenta que la solución eres tú.

Si una pieza del rompecabezas no encaja, puede ser que, por más parecida que se vea, no sea la adecuada. Observa el panorama completo y repiensa tus soluciones.

Aconseja

No, no nos referimos al remedio que tu abuelita te dio para curar la gripa solo con un té.

¡Genera un propuesta!

Utiliza distintos recursos didácticos para entregar un paquete de soluciones basados en las necesidades propias del cliente.

Por ejemplo, invítalos a una demostración de tu producto.

¿Qué te parece un taller sensorial para que lo conozcan?

Enfatiza el valor de tu propuesta y cómo empata y abona para generar una solución.

Además, no lo olvides, si generas una presentación busca distinguirla de las demás.

No olvides que la originalidad y creatividad son dos conceptos claves en este apartado.

Recuerda, al final de cuentas, estás ayudando a tu cliente a tomar la mejor decisión, demuéstralo.

Empodera a tus clientes y crece con ellos

Enriquecer a tus clientes, sus experiencias y su proceso de compra es un punto crítico para generar una experiencia satisfactoria y posicionarte como la mejor opción posible.

Proveer de una vivencia satisfactoria no solo te permite crear una gran relación empresa-cliente; al mismo tiempo, el cimentar las bases del éxito de tus clientes te ayudará a posicionarte como un recurso de primera mano al momento de crecimiento o necesidad de tus prospectos.

Estas acciones te ayudarán a retener a tus clientes con base en el concepto de Brand Love.

La generación de experiencias es un acercamiento estratégico a través de acciones clave, planificación y ejecución que nace de la interacción de dos partes, con la intención de sostener una relación de crecimiento mutuo.