Lo más seguro es que en alguna ocasión hayas escuchado el  término Análisis FODA, el día de hoy te hablaré sobre este tema y te daré los pasos para que puedes realizarlo en para tu empresa.

Así que iniciemos.

Todos, en algún momento, tenemos que tomar decisiones importantes, que impactarán en nuestra vida.

Cuando nos encontramos en esta situación, solemos pensar detenidamente en los pros y contras de determinada acción, y analizar el impacto que tendrá en nuestro círculo inmediato.

Esto mismo sucede dentro de las empresas, por lo que es importante realizar un análisis de los distintos elementos o procesos para seguir a la vanguardia y asegurarnos de que estos funcionan de manera óptima.

¿Cómo? Uno de los métodos más utilizados desde hace muchos años es el análisis FODA. Seguramente en algún punto de tu vida académica o laboral escuchaste sobre él, ¿cierto?

Si no recuerdas muy bien de qué se trata, aquí te contamos sobre este análisis y te mostramos cómo realizar uno para tu empresa.

Las siglas FODA provienen del acrónimo en inglés SWOT (strengths, weakness, opportunities, threats) que, en español, quiere decir fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas.

El análisis FODA surgió de una investigación realizada por Albert Humphrey y otros colegas en el Stanford Research Institute, entre 1960 y 1970, que tenía como fin descubrir los motivos por los que falla la planificación corporativa.

Esta herramienta permite evaluar los puntos fuertes y débiles de cualquier empresa, producto o persona, así como identificar las oportunidades y amenazas, con la finalidad de maximizar el potencial del objeto o persona analizados y disminuir el impacto de sus debilidades.

Llevar a cabo diagnósticos en las diferentes organizaciones laborales ayuda a intervenir seriamente en la formulación e implementación de estrategias para siempre brindar lo mejor.

De acuerdo con Shelley Pursell, los equipos de trabajo que se enfocan en sus fortalezas son 12.5% más productivos que el resto.

Si nunca has empleado el análisis FODA, puede parecer difícil identificar las fortalezas y debilidades de tu empresa o área, sin embargo, no es así.

Tipos de análisis FODA

1. Analisis FODA de un producto o servicio

Consiste en identificar los beneficios que puede obtener el consumidor, así como las ventajas o desventajas que tienen nuestros productos con respecto de la competencia.

2. Analisis FODA Personal

Ayudará a conocer mejor tus aptitudes y aquellos aspectos en los que eres menos hábil.

Lo anterior, con el fin de mejorar tu productividad e impactar positivamente en la mejora de tu imagen tanto personal como profesional.

3. Analisis FODA de una empresa

Es el análisis FODA más utilizado y es en el que nos enfocaremos a lo largo del presente artículo.

¿Cuál es la función del análisis FODA?

Este análisis FODA te permite identificar problemas internos y externos de una empresa para pensar en cómo puedes solucionarlos para volverla más productiva y eficiente frente a la competencia.

Muchas organizaciones tienden a realizar una estrategia de marketing sin antes haber llevado a cabo un análisis de la situación en la que se encuentran, lo que representa un error.

Antes de poner en marcha cualquier estrategia, es necesario conocer en dónde se sitúa la empresa en ese momento y los elementos que tiene para explotar aún.

De forma resumida, el análisis FODA sirve para:

  1. Tomar decisiones más estudiadas
  2. Conocer la situación de cualquier empresa
  3. Saber en qué posición se encuentra una compañía frente a la competencia
  4. Prever situaciones que podrían ser riesgosas
  5. Buscar alternativas de acción

El análisis FODA está conformado por dos partes:

Análisis FODA interno (Fortalezas y Debilidades)

Bien dicen que, antes de conocer a los demás, es preciso conocerse a sí mismo. Esto aplica no sólo a nivel personal sino también empresarial.

En esta parte quien realiza el análisis FODA debe enfocarse en estudiar las fortalezas y debilidades teniendo en cuenta la estructura empresarial, la operatividad, la dirección, la organización y los aspectos financieros que afectan –positiva y negativamente— en el funcionamiento de la compañía y quienes la conforman.

Las fortalezas son todas aquellas capacidades y recursos de los que dispone la empresa para obtener mejores oportunidades y tener mayores ventas o clientes.

Estas pueden ser: experiencia en el sector, un equipo de trabajo bien preparado, una sólida estructura financiera, entre otras.

Es muy importante identificar las fortalezas porque eso nos permitirá potenciarlas y sacarles el máximo provecho posible ante cualquier amenaza externa.

Por otro parte, las debilidades son los puntos flojos de la compañía, mismos que se deben identificar para emprender acciones que ayuden a que disminuyan, dando una mejor posición a la empresa.

Algunas debilidades pueden ser: inadecuada inversión en tecnología, falta de conocimiento o preparación del personal, equipos desmotivados o no comprometidos, ineficiencia en los procesos de producción, etcétera.

Tener en cuenta estos factores, de cierta forma negativos, ayudará a que trabajemos en esos elementos en los que somos vulnerables y los convirtamos en fortalezas.

Análisis FODA externo (Amenazas y Oportunidades)

En el diagnóstico externo se estudian los factores que están fuera de las manos de la empresa, especialmente situaciones o acontecimientos.

Pueden ser cambios en la competencia, en los mercados, en la sociedad o cualquier factor que no dependa totalmente de la compañía.

En esta parte del análisis FODA se analizan e identifican las oportunidades y amenazas con el fin de afrontarlas de la mejor manera posible, aprovechando todos los elementos de los que dispone la compañía para disminuir el impacto que pueden tener las amenazas.

Las amenazas son aspectos negativos que repercuten en tu organización y demandan un plan para prevenir o disminuir su efecto, mientras que las oportunidades son elementos positivos que deben ser aprovechados para atraer mayores beneficios en diferentes aspectos.

Aquí se trata, en pocas palabras, de identificar las tendencias y estar listos para ellas.

Dentro de esta parte del análisis FODA podemos encontrar dos ambientes: el micro y el macroentorno.

El primero hace referencia al sector en el que te desenvuelves, es decir, a la competencia, por lo que debes evaluar los siguientes puntos:

  • Competidores dentro del sector
  • Competidores potenciales
  • Productos sustitutivos
  • Poder negociador de los proveedores
  • Poder negociador de los clientes

El macroentorno, por su parte, se enfoca en factores:

  • Políticos (leyes, subvenciones, legislación sobre la competencia, etcétera)
  • Fiscales (impuesto de sociedades, IVA)
  • Socioculturales (demografía, hábitos del sector, actitudes, nivel educativo)
  • Tecnológicos (gasto en I+D, tasa se obsolencia, uso de aplicaciones o impacto en internet)
  • Ecológicos (leyes sobre el medioambiente, consumo de energía)
  • Económicos (poder adquisitivo, tipo de cambio, inflación, exportaciones e importaciones)

¿Quiénes deben llevar a cabo el análisis FODA?

Esta decisión dependerá del tipo de organización que se quiera analizar, pero generalmente quien se encarga es el gestor de la empresa o un profesional de marketing.

Si bien este encabezará el proceso del análisis, en realidad se requiere de la ayuda y apoyo de todo el equipo para lograr un resultado mucho más completo y certero.

Los gestores poseen una visión global del negocio, pero los expertos de cada área son quienes conocen de cerca los problemas, los desafíos y las necesidades dentro de su campo de trabajo.

Además, formar parte activa de un proceso estratégico de este tipo puede ayudar a despertar un sentido de pertenencia, que es muy importante para enganchar a los colaboradores hacia el objetivo mayor.

¿Cuándo debe utilizarse un análisis FODA?

No es posible determinar exactamente cuándo o en qué situaciones debe hacerse un análisis FODA, pero algunas de las situaciones en las que podría resultar de gran utilidad son las siguientes:

  • Antes de poner en marcha una empresa
  • Una vez al año o cada determinado tiempo para mantener o modificar la estrategia de acuerdo con los resultados obtenidos
  • Cuando se emprende un nuevo proyecto
  • Al existir algún cambio, ya sea interno o externo, que tenga un impacto importante en nuestra posición competitiva
  • Si se enfrenta una situación complicada que implique consecuencias importantes

¿Por qué es importante hacer un análisis FODA?

El análisis FODA es uno de los mejores métodos para conocer en qué punto se encuentra una compañía tanto a nivel interno como a nivel externo y programar cuál podría ser su situación en el futuro, previendo algunos hechos.

Asimismo, puede ser usado en todos los niveles de la compañía y en los diferentes departamentos con el fin de volver más eficientes los procesos o mejorar la competitividad de las estrategias y ventas.

Aplicar o no un análisis FODA puede ser determinante a la hora de poner en marcha estrategias de marketing y, de esta forma, hacer que tu negocio crezca en distintos aspectos o se destaque de la competencia.

Si estás interesado en hacer un análisis FODA de tu empresa, aquí te dejamos los pasos necesarios para lograrlo.

¿Cómo realizar un análisis FODA interno?

Para poder hacer un análisis FODA interno de cualquier empresa es necesario que estudiemos las capacidades y los recursos con los que cuenta para poder hacer frente a la competencia.

El principal fin de un análisis interno es descubrir qué factores permitirán que la compañía tenga cierta ventaja competitiva a partir de sus recursos y capacidades.

1. Analizar los recursos tangibles e intangibles

Haz una lista de cada uno de los recursos físicos e intangibles de tu empresa. Los físicos incluyen la maquinaria, los muebles, los vehículos y demás artículos que se ocupen para cumplir con las funciones de la empresa.

Los intangibles son las capacidades, los conocimientos y la motivación de cada uno de los miembros que conforman la compañía y la hacen funcionar.

2. Analizar las capacidades

Cuando tengas bien identificados los recursos, es momento de analizar las capacidades de la organización, que hacen referencia a cómo las personas utilizan los recursos para alcanzar el objetivo de la empresa.

Detectar los recursos y las capacidades te ayudará a comenzar a idear una estrategia para obtener alguna ventaja competitiva.

3. Analizar la cadena de valor

Como su propio nombre lo señala, permite dar valor a la empresa y al cliente. Hace referencia a todas las actividades básicas que deben realizarse dentro de una empresa para poder vender un producto o servicio.

Estas se segmentan por departamentos y se dividen en actividades de apoyo y actividades primarias.

¿Cómo hacer un análisis FODA para tu empresa?

El proceso básicamente está conformado por 8 pasos:

1. Armar un equipo de colaboradores

El equipo que armes debe estar conformado por al menos una persona de cada área de la empresa. Es muy importante esto porque ayudará a no perder de vista ningún proceso o departamento y también ayudará a enriquecer el análisis FODA.

2. Conocer los atributos de cada elemento del análisis FODA

Para poder hacer un análisis FODA completo y bien aterrizado, primero debes conocer y comprender de qué se trata cada de una de sus partes (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas).

Por ello, es fundamental que todos los que participarán externen sus dudas al respecto y estas sean resueltas para comenzar a trabajar en el análisis.

3. Identificar las fortalezas

Las fortalezas son los atributos destacables que tienen como organización, es decir, son capacidades, recursos y posiciones alcanzadas que pueden y tienen que servir para aprovechar y explotar todas las posibilidades u oportunidades.

4. Reconocer las debilidades

Son todos los aspectos que limitan o reducen la capacidad de desarrollo efectivo de la estrategia de la empresa. Al representar los puntos débiles y una amenaza para la compañía, deben ser controladas y superadas para no afectar demasiado el desarrollo de la organización.

5. Describir las oportunidades

Hace referencia a toda fuerza del entorno a la que se le puede sacar provecho; por ejemplo, entrar en nuevos nichos de mercado o incursionar en sectores con altos niveles de crecimiento.

Lo anterior puede ayudar a que la empresa crezca e impactar de manera positiva en los objetivos de la misma.

6. Conocer las amenazas

Es cualquier fuerza exterior que represente una barrera para la implementación de determinada estrategia; por ejemplo, factores que impacten de manera negativa en su potencial, que incrementen los riesgos o los costos que conlleva o que disminuyan los ingresos previstos.

7. Establecer las estrategias

Una vez que tengas todos los puntos anteriores bien definidos, tú y tu equipo tienen que pensar y reflexionar sobre lo que pueden hacer para potenciar las fortalezas y oportunidades para afrontar las amenazas y las debilidades de la mejor manera posible.

¿Cómo? Existen cuatro tipos de estrategias que dependen de qué elementos del análisis FODA relaciones.

Ofensivas (Fortalezas + Oportunidades)

Son estrategias de crecimiento que buscan relacionar los aspectos fuertes internos y externos con el fin de obtener mejores resultados.

Defensivas (Fortalezas + Amenazas)

Son estrategias reactivas que establecen una relación entre los puntos fuertes internos con la finalidad de contrarrestar las amenazas externas.

Adaptativas (Debilidades + Oportunidades)

Son estrategias de reorientación a través de las cuales se cambia algún elemento en las debilidades para aprovechar las oportunidades

Supervivencia (Debilidades + Amenazas)

Este tipo de estrategias busca relacionar los puntos débiles internos y externos para conocer la posición de la organización con respecto de la competencia y lo que se hará para cambiarla de manera positiva.

8. Realizar una revisión final

Lleva a cabo un último repaso para asegurarte de que no se te esté yendo ningún detalle importante y haz un esquema que sintetice la información para facilitar que todo el equipo la comprenda fácilmente.

Si tienes dificultades para organizarlo o hacerlo, en la web hay un gran número de plantillas gratuitas que podrían resultarte útiles.

Recuerda que siempre es importante ser objetivo, pues sólo así serás capaz de obtener resultados reales que ayudarán verdaderamente a tu organización

Ya hice el análisis FODA de mi empresa, ¿y ahora qué?

Realizar el análisis FODA de tu empresa por sí solo no representa un cambio o una ayuda.

Para que realmente resulte útil debes analizar cómo se relacionan entre sí sus cuatro elementos: fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, para maximizar los puntos positivos y disminuir los negativos.

Por ejemplo, ve qué puntos fuertes de la compañía pueden ayudarte a maximizar las oportunidades; qué puntos positivos permiten minimizar las amenazas; cómo puedes disminuir las debilidades por medio de las oportunidades; y qué acciones pueden reducir o erradicar las debilidades y minimizar el efecto de las amenazas.

Lo anterior te permitirá realizar planes de contingencia para cada amenaza, lo que ayudará a reaccionar mejor que la competencia y sufrir menos los efectos negativos.

Algunas recomendaciones para realizar un análisis FODA

  • Intenta ser realista, de lo contrario, el análisis no funcionará de manera adecuada
  • Define bien por qué realizarás el análisis antes de iniciar y lo que quieres conseguir a partir de este; trabajar sin objetivos es como navegar sin rumbo
  • Ten en cuenta todos los procesos; no dejes pasar ninguno por alto, por mínimo que sea
  • Si se te dificulta encontrar las fortalezas, puede ayudar hacer un listado con las características principales de tu iniciativa
  • Considera la participación de personas externas, ya que tienen una visión diferente de tu compañía
  • Revisa bien las conclusiones para asegurarte de que no se contradigan entre sí y verifica que tengan sentido
  • No dejes todo lo que has recabado sólo en papel; aplícalo para que todo el tiempo invertido sea aprovechado

Desventajas del análisis FODA

1. Fuentes de información

Los datos utilizados en el análisis FODA pueden tener un gran efecto en la calidad del mismo. Por una parte, si la información proviene solo de un par de elementos que conforman la compañía, esta puede estar sesgada y, por otra, si se pierde la objetividad, únicamente reflejaría las opiniones de las personas, no la situación real.

2. Identificar los elementos que lo conforman

Reconocer los cuatro elementos del análisis FODA no es tarea sencilla. Incluso, se pueden llegar a confundir o mezclar las fortalezas y las debilidades, pues lo que para algún departamento puede parecer fortaleza, para el otro puede significar una debilidad, por eso es importante que todos los involucrados participen.

3. No permite la jerarquización

El análisis FODA no da una pauta para jerarquizar cierto cuadrante sobre otro, lo que puede dificultar la toma de decisiones o el emprendimiento de acciones de acuerdo con su importancia.

Lo anterior podría significar un obstáculo si quienes emplean esta herramienta no son capaces de discernir, de manera relativamente rápida, entre lo que es urgente y lo que puede esperar, entorpeciendo la aplicación y retrasando los resultados.

Conclusión

El análisis FODA puede ser muy útil dentro de una empresa, pero para conseguir buenos resultados debes poner atención en todas las partes que lo conforman para que, una vez que lo apliques, con objetividad y sentido crítico, puedas obtener beneficios reales.

Una de sus ventajas es que no requiere de recursos económicos para ejecutarse, sólo necesitarás invertir tiempo pero, sin duda, esto te traerá cosas positivas.

A través de este, podrás conocer qué aspectos de tu empresa presenta ventajas sobre la competencia y en qué áreas o procesos es necesario mejorar para poder ser competitivos.

El proceso puede dificultarse al inicio, debido a que encontrar las debilidades puede significar un duro golpe; sin embargo, es muy importante hacerlo para comenzar a trabajar y fortalecer esos puntos negativos.

Si empleas esta herramienta, aplícala no sólo a la hora de tomar decisiones importantes, sino también para conocer a fondo a tu compañía y mejorar las relaciones entre tu equipo, pues esto impactará positivamente en todos los aspectos.

Asimismo, proponte hacer este análisis de forma periódica para comprobar que las estrategias que has aplicado a partir de este arrojen los resultados esperados; en caso de no ser así, tendrás que hacer modificaciones.

Para medir qué tanto han funcionado o fracasado tus estrategias anteriormente aplicadas es necesario que los objetivos que definas sean SMART, es decir, que sean específicos, medibles, alcanzables, realistas y se cumplan en determinado tiempo.

Enfócate en estos cuatro puntos que son fundamentales:

  • Mantener los puntos fuertes
  • Corregir los puntos débiles
  • Explotar las oportunidades
  • Hacer frente a las amenazas

Comienza por aplicar aquellas estrategias prioritarias, determinando un cierto orden de ejecución.

Céntrate primero en las que puedan tener un mayor impacto en la empresa o los procesos y, dentro de estas, privilegia las que sean más fáciles de poner en marcha y demanden menos recursos tanto humanos como económicos.

Se encuentre en la posición que se encuentre tu empresa, no debes perder de vista esta herramienta. Te aseguramos que, si se utiliza de la manera correcta, podrás obtener grandes beneficios y lograrás el crecimiento que tanto has buscado.

Inbound marketing