El Storytelling llegó para cambiar el modo en que se transmiten los conocimientos. Puedes tener ideas sumamente novedosas e increíbles, pero si no sabes cómo comunicarlas, no valdrá de mucho.

Este punto es muy importante dentro de las empresas porque no solo se deben enfocar en la creación de contenido para captar clientes, sino en que ese contenido brinde un plus, una perspectiva diferente que enganche.

Una herramienta muy valiosa para trabajar este aspecto es el Storytelling, que ha ayudado a muchas empresas a diferenciar sus artículos y colocarlos por encima de los millones que existen en la red.

Debido a su relevancia, quiero compartirte más sobre el Storytelling, explicarte qué es, qué importancia tiene, cómo se compone y el modo en que puedes aplicarlo en tu empresa para obtener increíbles beneficios.

¡Empecemos!

¿Qué es el Storytelling?

Storytelling se compone de dos palabras en inglés “story”, que significa historia, y “telling”, que quiere decir contar, es decir, “contar una historia”. Se vale de técnicas adoptadas o inspiradas en escritores y guionistas para transmitir mensajes de manera diferente.

El Storytelling emplea personajes, ambientes, conflictos, mensajes y demás elementos para transmitir conocimientos o ideas de forma original y conectar con los lectores en un plano más profundo: lo emocional.

Esta técnica, debido a su efectividad, ha ganado cada vez más terreno en el ámbito profesional, por lo que son muchas las empresas que buscan implementarla. Pero ¿de qué forma puede ayudarnos en este nivel? Veamos…

La importancia del Storytelling

A todos nos gustan las buenas historias, ¿cierto? Desde pequeños. Y adaptar estos métodos a lugares insospechados, hasta hace algunos años, como es la creación de contenido, también gusta.

Al valerte de esta poderosa técnica, prácticamente te aseguras de crear material único, que sobresaldrá de entre toda la información que hay en internet, que es mucha.

Seguramente, piensas que te estoy mintiendo, pues tratar temas por demás abordados puede ser cansado para los lectores, pero créeme cuando te digo que no es así.

Si bien los temas son los mismos, a través del Storytelling la forma en que se aborda cambia por completo según la persona que escribe. Esto brinda un aspecto que jamás puede ser igual: tu perspectiva.

Las buenas historias ayudan a que tu público te recuerde de una manera mucho más sencilla. ¿Por qué? Porque las historias hacen que vinculemos las palabras con acciones y creemos imágenes en nuestra mente, que son mucho más fáciles de retener a largo plazo.

Además, otro punto importante es que a través del Storytelling se crea una conexión a nivel emocional con los lectores, es decir, los haces sentir, y es mucho más fácil que olviden palabras que sensaciones o sentimientos.

Crear historias que conecten con tu público y que logren una identificación con ellos, prácticamente hará que estés del otro lado, pues una buena historia despierta interés y la identificación del lector.

¿Qué debe tener el Storytelling para lograr buenos resultados?

Si bien el Storytelling es una excelente técnica en cuanto a resultados, es necesario que tomes en cuenta los elementos que menciono a continuación para garantizar su óptimo funcionamiento.

Ojo: debes tener en cuenta que no existe una fórmula mágica en cuanto a este tema, pero sí hay ciertos aspectos que se deben considerar.

Mensaje

El Storytelling conlleva por sí mismo dos elementos: la historia y el mensaje que se va a transmitir (story) y la forma en que se hará (telling).

Si el mensaje tiene la fuerza necesaria o la importancia puede surtir efecto, aunque el telling sea un tanto débil. Sin embargo, si el mensaje no es lo suficientemente bueno, será complicado salvar tu contenido incluso usando las mejores técnicas.

Por lo tanto, debes cuidar que la idea que deseas transmitir sea buena para que impacte de manera positiva en las personas que te lean.

Existen millones de textos que generan algo positivos en la audiencia, pero la mayoría solo tiene ese efecto por un espacio de tiempo muy corto. El verdadero reto consiste en prolongar este periodo para que permanezcas en su memoria de manera casi indefinida.

Espacio

Las historias suceden en espacios específicos, ¿cierto? Pues lo mismo sucede con el Storytelling, por lo que debes prestar atención a este elemento, que puede parecer secundario, pero es muy importante.

Brindar una buena descripción de este elemento ayudará a que las personas que te lean se sumerjan de manera más profunda en tus contenidos y que se mantengan ahí hasta el final.

Personaje

El personaje es quien sufre una transformación que lleva a la transmisión del mensaje. En este punto, es importante tener en cuenta que este debe recordarnos a nosotros mismos, sin importar de qué o de quién se trate.

Para diseñar el personaje, tenemos que tener en cuenta algunas preguntas:

  • ¿Qué lo motiva?
  • ¿Cuáles son sus fortalezas?
  • ¿Qué debilidades tiene?
  • ¿Qué lo hace único o diferente?

Esto, con el fin de que nuestro personaje esté bien cimentado y no caiga en incoherencias, pues esto podrías restarle puntos a nuestro Storytelling.

Conflicto

Este es el elemento que atrapa la atención de nuestra audiencia. Se puede definir como el desafío que provoca que nuestro personaje recorra toda la travesía.

Presta mucha atención a este elemento porque un conflicto débil o muy simple difícilmente despierta interés. Es mejor que sea más elaborado y que la solución no sea tan sencilla, para no caer en “romantizaciones”.

Estos son los cuatro elementos que debes considerar para hacer uso del Storytelling de manera efectiva. Aunque algunos parezcan más importantes que otros, debes cuidarlos todos, pues funcionan en conjunto.

Ahora, seguramente viene a tu mente la siguiente duda…

¿Cómo puedo aplicar el Storytelling en mi empresa?

Primero, tienes que tener en cuenta que, para crear el hilo conductor de tu historia, debes conocer a tus clientes y público objetivo. Debes conocer cómo se comportan, cuáles son sus gustos, cómo usan tus productos, etcétera. Estos elementos te brindarán una visión más completa y podrás crear mensajes que se ajusten a las necesidades de tus consumidores.

Cuando hayas identificado a tu audiencia meta, debes pensar en las técnicas o estrategias que puedes emplear, ¡son infinitas! Tantas como nuestra imaginación nos permita.

A continuación, te menciono algunas de las formas más utilizadas en cuanto a la implementación del Storytelling.

Storytelling en la creación de marca o branding

Para construir la identidad de una marca, el primer paso es definir su personalidad y proporcionarle valores y una filosofía de empresa. Estos elementos son clave porque serán los que nos diferencien de la competencia, nos ayude a posicionarnos y nos ayude a conectar con nuestro público meta.

La relación entre el Storytelling y el branding es que ambas disciplinas contribuyen a la correcta comunicación de los valores.

El Storytelling nos ayuda a definir qué relato contaremos sobre nuestra organización, cómo deseamos ser percibidos por los clientes y cuál es la filosofía que debe permear cada elemento comunicativo. Es todo lo que conlleva la identidad corporativa, pero incluyendo la historia de nuestro negocio.

A través del branding, por otra parte, determinamos el modo en que comunicaremos dicho relato de forma visual, por medio de los colores, la tipografía, los elementos de papelería, etcétera.

Los elementos que debes incluir son los valores de tu marca, un lenguaje que despierte emociones en tu público y todos los aspectos que te hacen diferente frente a otras empresas.

Contenido en la historia

Es el método más utilizado y el primero en el que pensamos al hablar de Storytelling, ¿cierto? Se trata de crear una narrativa completa, con todos los elementos mencionados anteriormente, con el fin de transformar al protagonista.

Para lograrlo, tienes que tener bien claro el mensaje que deseas transmitir, crear un ambiente adecuado, con personajes, un conflicto o más y una jornada bien definida. Es el formato canónico, digamos, de una historia.

Basta pensar en cualquiera de tus películas favoritas para ver que todas ellas contienen los elementos propios del Storytelling.

Storytelling como parte del contenido

Aquí el objetivo es emplear una historia como ejemplo para lograr que las personas entiendan o indaguen en un tema en específico. Esto se da mucho más en formatos visuales, por medio de charlas acerca de lo que se desea comunicar o por medio de acciones que por sí mismas transmiten el mensaje que se busca.

Historia estructurada en forma de contenido

Este método es el que domina en el marketing de contenidos. Se trata de estructurar una historia y explotar varios elementos del Storytelling. Para lograrlo, tienes que tener bien claro el mensaje que deseas transmitir, y enfocarte en las problemáticas de tus lectores para darle solución a alguna de ellas a través de la historia.

Es una de las formas más empleadas por las empresas que buscan llamar la atención de los clientes potenciales a través de la identificación de sus dolencias y la resolución de las mismas.

Ahora que conoces algunas de las formas en que se puede emplear el Storytelling, me gustaría darte algunos tips para que cuentes buenas historias en tus contenidos y logres buenos resultados en tu audiencia.

Cómo contar buenas historias a través del contenido

Como en todo, se requiere de práctica y de buenas técnicas, mismas que permitirán que apliques de forma más precisa y correcta los elementos que se han tratado en este artículo hasta este punto.

Veamos qué tienes que hacer para contar buenas historias por medio de tu contenido.

Dale un orden cronológico a tu historia

Es importante que tus contenidos enfocados en Storytelling tengan un orden lógico. Si bien en contenidos visuales, como películas o comerciales, y en materiales literarios, se puede jugar con la línea temporal y lograr efectos magníficos en los lectores, no es recomendable hacerlo cuando nuestro objetivo es más a nivel laboral.

Cuida que la estructura de tus contenidos vaya con lo canónico, es decir, que tenga una introducción, un desarrollo y una conclusión. Esto facilitará el proceso del lector y hará que entienda de manera más sencilla el mensaje que buscas transmitir.

Deja volar tu imaginación

Existen muchas historias en internet, por eso, es importante que trabajes y desarrolles tu creatividad para que ofrezcas contenido novedoso, al menos en algún aspecto, que llame su atención.

Para lograr esto, también necesitas hacer una investigación previa para testear si el tema que deseas abordar es de su interés o si resolverá algunas de sus dudas o inquietudes. De no cumplirse este punto, será mejor que ni siquiera gastes energía.

Cuando hayas decidido un tema relevante, cuida al hacer uso del Storytelling no te salgas del objetivo principal.

Transmite sensaciones o sentimientos positivos

Todos preferimos leer contenido que comunique aspectos o ideas positivas, ¿cierto? Este tipo de artículos suele ser mucho más compartido que aquellos que transmiten incertidumbre o sentimientos negativos.

Construye contenido que deje una buena sensación en los lectores, pero ojo: con esto no quiero decir que todo sea color de rosa en tus textos; debes abordar problemáticas, pero también brindar una o varias soluciones a la misma.

En la mayoría de las ocasiones, dicha solución tiene que ver con tu empresa. Solo cuida que no todo verse en torno a esto, ya que puede ser cansado para tus lectores darse cuenta de que todo el tiempo les quieres vender. Dosifica este tipo de contenido.

Apela a las emociones

Retomando el último párrafo del punto anterior, tienes que olvidarte de vender tus productos o servicios y centrarte en apelar a las emociones de tus prospectos. El objetivo del Storytelling es buscar un vínculo emocional, más allá de un proceso transaccional.

Sé que como empresa uno de tus principales objetivos es lograr ventas, pero no te centres únicamente eso porque, incluso, puede ser contraproducente y provocar que tus lectores se vayan al darse cuenta de que no te interesan ellos como tal, sino solo en función de lo que pueden aportar monetariamente.

Emplea Big Data

La Data Storytelling es una tendencia en auge, que consiste en recopilar grandes cantidades de información para comunicar insights a través de datos. Esta disciplina se basa en tres elementos: datos, visualización y narrativa.

En conjunto, estos nos permiten narrar una historia que conquiste a nuestros clientes. Un excelente ejemplo es Spotify, que cada fin de año manda a sus usuarios de la versión Premium un resumen de su año en música.

Puedes conocer a qué artista escuchaste más, los géneros que más reprodujiste y cuántas horas de música oíste en todo el año. Esto parece simple, pero causa mucha sensación en sus clientes y genera emociones positivas en ellos.

Considerar todos estos aspectos al crear contenido, puede ayudar a lograr un Storytelling más poderoso, pero debes tener en cuenta que no todo va a funcionar de la misma manera, ni a despertar el mismo interés. Lo importante es no decaer y seguir fortaleciendo estas herramientas para obtener cada vez más beneficios.

Una de las grandes ventajas del Storytelling es que es muy versátil, por lo que puede aplicarse a casi cualquier tipo de contenido y ayudarte en varias áreas de tu empresa.

Algunas aplicaciones del Storytelling dentro de una empresa

A continuación, te doy algunas ideas y formas en las que puedes emplear el Storytelling dentro de tu empresa para lograr beneficios.

Explicar procesos, productos o servicios

El Storytelling bien trabajado tiene la capacidad de convertir algo complejo en simple. En muchas ocasiones, puede ser difícil transmitir un concepto o explicar el funcionamiento de determinado objeto.

Esto es especialmente importante cuando se trata de nuestros propios servicios o productos, ya que solo dando una excelente explicación lograremos llamar la atención de nuestro público objetivo y transmitir la esencia de lo que ofrecemos.

Durante este proceso, el Storytelling puede marcar la diferencia y hacer que tu oferta cobre aún más valor, por esta razón, cada vez más empresas utilizan esta técnica para explicar su oferta y lograr que las personas entiendan sin mucho esfuerzo de qué se trata.

Enfócate en platicar de tus productos de la manera más sencilla, brindando datos sobre su usabilidad, sus ventajas y la forma en que puede abonar a la vida de la gente.

Contar casos de éxito

Cada uno de tus clientes tiene una historia de cómo llegó hasta a ti y qué razones tuvo para elegirte por encima de las demás opciones. Contar algunas de estas historias con su permiso no solo ayuda a despertar el interés de los prospectos, sino que además puede dar un contexto más amplio que permita crear conexión con ellos y que se identifiquen.

Lo anterior, viendo cómo muchas más personas tienen sus mismas dificultades, pero que no deben centrarse en eso, si no en cómo resolverlo, que es en donde tu empresa entra en escena.

Un punto que puede ser útil en este aspecto es pensar cómo era la situación de la persona antes y después de llegar a tu empresa, especialmente si el prospecto guarda ciertas características con la persona del caso de éxito.

Contar la historia de tu empresa

Hablar de ti y de tu compañía es una excelente oportunidad para emplear el Storytelling, ya que te permitirá conectar a un nivel más profundo con tu audiencia.

Olvídate de las fórmulas pasadas que contenían una línea del tiempo sobre el crecimiento de las organizaciones. Lo mejor es mostrar una cara real de tu empresa y mucho más personal; esto puede marcar la diferencia entre que las personas se identifiquen y sientan atracción hacia tu negocio o que no generes empatía con ellas.

En este punto lo importante es hablar de los valores, las personas y las situaciones que han influido para llevar a tu empresa hasta donde está, además de transmitir de forma amena qué fue lo que te llevó a construir tu negocio.

Recuerda que el factor emocional juega un papel importante en el Storytelling, así que no tengas miedo de narrar todas las dificultades que tuviste para lograr lo que actualmente tienes. Estos aspectos pueden servir, incluso, de inspiración para tus prospectos y alentarlos a buscar las soluciones de tu mano.

Artículos de blog

No existe mejor forma de romper el hielo que a través de una buena historia. Salirte del formato convencional en cuanto al tema de negocios, puede lograr un efecto positivo, captando la atención de los lectores y haciéndolos olvidar que se encuentran en un blog de una empresa, por ejemplo.

Una herramienta para este tipo de contenidos es contar breves anécdotas personales o de ajenos para introducir el tema. De esta forma, se vuelve mucho más dinámica la entrada y se capta la atención del lector.

Empaques

Los empaques son unos de los mejores vehículos para contar parte de la historia y tradición de los productos en cuestión y de todo lo que supone su elaboración y distribución; elementos que son clave, pero que muchas personas dan por hecho.

Aquí el punto es que el contenido sea breve o que se incluya, por ejemplo, un extracto dentro de la etiqueta del producto, realzando su significado y haciendo de él algo especial y único.

Estas son solo algunas de las múltiples aplicaciones del Storytelling, en realidad, como mencione líneas arriba, el límite está en tu imaginación, pues las posibilidades son prácticamente infinitas.

Ya que conoces algunas cosas de las muchas que puedes hacer a través del Storytelling, quiero mostrarte paso a paso cómo puedes implementarlo en tu compañía de manera efectiva.

Pasos para implementar el Storytelling dentro de una empresa

Este proceso puede parecer complicado, pero en realidad, no lo es. Solo tienes que dedicar el tiempo necesario para saber de qué forma puede funcionar mejor el Storytelling de acuerdo con tu público y el giro de tu negocio.

  1. Conoce a tu público
  2. Define qué mensaje quieres transmitir
  3. Determina qué tipo de historia contarás
  4. Utiliza llamadas a la acción
  5. Elige un formato
  6. Comparte la historia

Para este punto, puedes partir preguntándote quiénes podrían estar interesados en tus historias o quiénes obtendrían más beneficios a partir de ellas. Recuerda que para lograr resultados debes crear historias atractivas enfocadas en las necesidades que tiene tu público meta.

Tómate el tiempo necesario para investigar a tus buyer personas a profundidad, esto te ayudará a saber cómo dirigirte a ellas y lograr que te lean y te tengan presente.

Sea el contenido que sea y sin importar su extensión, debes decidir muy bien qué mensaje es el que quieres transmitir. Este elemento es el que decidirá todo lo demás, así que elige muy bien y de forma estudiada.

Para definir este punto, es importante que pienses en cuál es el sentido de tu historia y qué quieres lograr con ella: explicar un servicio, resolver un problema, obtener ayuda, etcétera.

Cuando hayas definido tu idea, trata de resumirla en una frase corta, de no más de 10 palabras. Cuida que esta frase comunique tu idea sin que se pueda malinterpretar.

No todo el Storytelling apunta hacia un mismo sentido; cada historia es diferente. Para definir este punto, tienes que saber qué es lo que quieres provocar en tus lectores a través de tu historia, es decir, cuál es el objetivo principal.

Algunos de los objetivos más comunes son incitar a la acción; contar quién eres; transmitir tus valores como persona o empresa; educar, etcétera. Dependiendo del fin que persigas, tendrás que apelar a distintos factores emocionales a través de tu historia.

Por ejemplo, para educar, una buena forma es contar una historia tipo ensayo y error, para que los lectores adquieran conciencia del problema y de la solución aplicada.

Las historias no tienen que ser tan promocionales, sin embargo, sí es necesario que los lectores puedan darse cuenta de qué se espera de ellos después de haber leído o visualizado tu historia: suscribirse a tu blog, apuntarse a un curso, adquirir un artículo, etcétera.

Como hemos visto, el Storytelling puede adoptar diferentes formas. El formato del mismo dependerá del tipo de historia que quieras contar y de los recursos con los que cuente tu empresa.

Algunos de ellos son:

Escrito: artículos, blog post, libros, manuales, etcétera. Es uno de los formatos más utilizados y uno de los más accesibles cuando se está empezando en el Storytelling.

Voz: esto se da en presentaciones en directo o podcast. Este formato puede ser muy útil para conectar de manera más emocional, pero al solo valerse de la voz, requiere de más habilidad por parte de la persona a cargo.

Video: demanda más tiempo y medios, como cámara, micrófono y demás elementos, pero es uno de los más eficaces para generar viralidad y conectar con el público. Se puede hacer por medio de webinars, cursos, o spots.

Crear la historia es un punto muy importante, pero no incluye el fin del proceso; tienes que compartirla y, para ello, se debe contar con una buena estrategia de difusión para alcanzar al mayor número posible de personas.

La estrategia dependerá del formato de la historia y de los canales que emplee tu empresa según su público objetivo y sus clientes.

Esto es lo que no debes hacer con el Storytelling

Ahora que tenemos todo este panorama, me gustaría tocar un punto que es igual de importante para lograr buenos resultados. Me refiero a lo que debes evitar en el Storytelling para no afectar tus objetivos.

Caer en la romantización

Si bien una de las ventajas del Storytelling es que te permite conectar con tu lector a nivel emocional, no debes irte a los extremos y romantizar tus historias. Al hacerlo, suavizas y comprometes el conflicto, lo que puede provocar que la resolución sea demasiado sencilla, creando confusión en los lectores.

Buscar crear historias bajo esta línea puede ser llamativo, pero no inolvidable. Puedes ver esto en las muchas películas que se han hecho. Sí, son entretenidas, pero ¿cuántas de ellas permanecen en tu memoria?

Emplear personajes superficiales

Crear personajes demasiado genéricos pueden volver complicada la tarea de desarrollar empatía y, por tanto, no conseguir que los lectores se identifiquen con los mismos, impidiendo que logremos nuestro objetivo.

Para usar bien el Storytelling, el protagonista debe tener puntos positivos, pero también negativos para enriquecer y fortalecer la trama y el conflicto. De lo contrario, el mensaje que transmitimos puede perder impacto al estar alejado de la realidad.

Ser demasiado directo con tu mensaje

Ir directo al grano puede ser útil en muchas ocasiones, pero no es el caso del Storytelling, salvo en contadas situaciones. Antes de transmitir tu idea principal, es necesario que cautives a tu público y lo lleves de la mano durante la lectura.

Conclusión

Como has podido ver, el Storytelling brinda muchas ventajas a las empresas. El reto está en saber cómo utilizarlo y cómo comenzar a sumergirte en esta técnica de manera gradual.

Muchas marcas, como Coca-Cola hacen un uso del Storytelling de manera increíble, pues no te vende refresco, sino experiencias, haciendo que ames y seas embajador de la marca.

El Storytelling es el camino correcto para darle un toque único a los mensajes que deseas transmitir a tu audiencia. A todos nos gustan las buenas historias, por ello, cuando se hace buen uso de él es más fácil crear vínculos fuertes y valiosos para ambas partes.

Sin importar el medio que elijas (textos, infografías, pósters), lo importante es que logres comunicar lo que deseas de una manera atractiva, novedosa y clara, pero sin dejar de lado el elemento emotivo, que es el que deja huella.

¿No te gustaría llegar a las fibras más sensibles de tus lectores, conectar con ellos y al mismo tiempo hacer crecer tu negocio? Suena increíble, ¿no? ¡Pues puedes hacerlo a través del Storytelling!

Cuéntame si has utilizado esta poderosa herramienta en tu empresa y, en caso de que no sea así, comienza a hacerlo. Te aseguro que obtendrás buenos resultados si la implementas de manera estudiada y sin prisas.