Se habla mucho en estos días del robo de identidad. Incluso ya existen empresas que, por una módica cantidad, se ofrecen a protegerte de este “cibercrimen”. La realidad es que las compañías a las que proporcionas tus datos no están equipadas para proteger tu información. Así de simple.

Investigadores federales en E.U.A. trabajan en multitud de casos de fuga de información de este tipo. Estos son los datos más comúnmente robados por los criminales:

  • Nombres
  • Direcciones
  • Números de seguro social
  • Cumpleaños
  • Historia laboral
  • Números de licencia para conducir
  • Cuentas de correo electrónico
  • Información bancaria

Y es que fuera del peligro de ser víctima individual de un hacker, estos datos personales se han vuelto una mina de oro para la gente que desea bombardearte con correos y publicidad no solicitada. Bases de datos con información de miles y hasta millones de usuarios se han vuelto un artículo de alto valor comercial.

¿Cómo sucede esto? Un empleado al interior de la empresa roba la información, para posteriormente venderla al mejor postor. En el mejor de los casos, una empresa de marketing masivo. En el peor, un ladrón de identidad. El resultado: compras con tus tarjetas de crédito, fraudes bancarios, extorsión…

Nos damos cuenta que aún las empresas dedicadas a proteger nuestra información más delicada, no están preparadas para mantenerla a salvo. Estas empresas colocan un alto valor a recolectar y usar nuestra información, pero no a protegerla.

Si deseas más información al respecto, o necesitas de alguien que te ayude al mejor manejo de tu información personal y empresarial, no dudes en comunicarte con nosotros.