Una de las piezas claves durante la administración de una empresa son los stakeholders, o también conocidos como ‘partes interesadas’, ya que estos grupos de interés tanto internos como externos determinan en mayor o menor medida el funcionamiento y desempeño de la organización.

Por ello, la gestión adecuada de los stakeholders se ha convertido en una necesidad primordial para cualquier persona que tenga el objetivo de convertir su empresa en una de primer nivel, pues la clave del éxito también tiene una fuerte base en las partes que conforman el cuerpo de la organización.

En este artículo encontrarás lo que son los stakeholders, así como la importancia que tienen para una empresa, la mejor manera de identificarlos, su clasificación y los beneficios que aportan en el desarrollo de una organización. 

Empecemos con lo básico… 

¿Qué son los stakeholders?

Los stakeholders son el público de interés, ya sea individuo o grupo de personas, que influye en una empresa, como es el caso de los proveedores, empleados, accionistas o, en algunos casos, incluso el Gobierno puede cumplir con estas características.

Fue en 1984 cuando el filósofo estadounidense Rober Edward Freeman creó el concepto stakeholder en su libro  Strategic Management: A Stakeholder Approach, en donde definió los stakeholders como todo tipo de público que de alguna manera es impactado por las acciones de una empresa. 

En palabras sencillas, los stakeholders son todas las personas que conforman las partes interesadas de cualquier organización, al tiempo que son pieza fundamental para el crecimiento y eficiencia de la compañía. 

Asimismo, se infiere que los stakeholders conforman una parte importante dentro de una empresa, ya que el éxito o fracaso de la misma nunca supone una pérdida solo para los dueños, sino que también afecta a las partes involucradas, como los empleados, proveedores, familia y clientes. 

Por ello, al momento de llevar a cabo la gestión de cualquier empresa, se debe revisar de forma minuciosa el escenario y lo que significa tomar una decisión, ya que las afectaciones nunca son unidireccionales en el manejo de una organización. 

¿Cuál es la importancia de los stakeholders en las empresas?

Al ser los stakeholders piezas fundamentales y clave para el desarrollo de una empresa, su presencia y cuidado es de suma importancia, ya que además de tratarse del grupo de personas que se ven afectadas por el rumbo que toma una empresa, los resultados de la misma se ven influidos por los stakeholders, formando un ciclo que se traduce en el éxito de cualquier organización. 

Por esta razón, uno de los objetivos más importantes de los dueños de una empresa es cuidar los stakeholders, buscar la manera de garantizar que cada uno de estos grupos que componen el cuerpo de la compañía se encuentren satisfechos con sus actividades y el planteamiento de las demandas de los mismos para asegurar un ambiente óptimo. 

Lo anterior es esencial porque los stakeholders tienen una alta repercusión en el desarrollo y futuro de la organización, por lo que el cumplimiento de los objetivos que se plantean depende no solo de una estrategia adecuada, sino de la participación efectiva de cada uno de sus miembros.

Es importante destacar que para que una empresa camine en la dirección correcta, los objetivos de esta y los stakeholders deben estar alineados, por lo que el campo de visión de trabajo debe contemplar cada uno de estos grupos, con la finalidad de caminar en conjunto hacia la construcción del éxito.

Asimismo, fomentar una buena relación con los stakeholders se traduce en sostenibilidad y transparencia, lo que representa características únicas y esenciales que hablan bien de una empresa, además de hacer crecer el compromiso y la confianza entre todos los grupos de interés.

La importancia de los stakeholders es clave, así que es prioridad no descuidar la relación con ellos a fin de evitar que las decisiones que se tomen dentro de la empresa tengan un impacto negativo, lo que afecta el futuro de la organización.

¿Cómo identificar a los stakeholders?

Identificar a los stakeholders puede parecer una tarea sencilla, pero debe tomarse con seriedad para poder trabajar en las alianzas comerciales que se establecerán a partir del conocimiento de todos los actores que conforman el desarrollo de una empresa.

Existen preguntas esenciales que se deben responder para poder identificar con facilidad los grupos de interés que nutren y que se ven afectados por las decisiones que se toman dentro de la organización. 

Cuestionamientos para conocer tus stakeholders

La primera de ellas es el planteamiento acerca de los grupos o personas que se ven afectados por el rumbo que toma la empresa, es decir, a quiénes afectan tanto positiva como negativamente las elecciones para el futuro de la compañía.

Una segunda pregunta importante al momento de identificar los stakeholders, luego de definir a las personas que se pueden ver afectadas por las decisiones, se relaciona con cuáles son las motivaciones o intereses de los mismos dentro de la organización.

Un tercer momento clave para este trabajo es conocer el valor, la influencia y el poder que cada uno de los stakeholders tiene sobre la empresa, con la finalidad de poder elaborar estrategias acorde a cada grupo de interés particular.

Finalmente, durante la primera fase de reconocimiento e identificación de los stakeholders, se tiene que responder cuáles son los principales problemas y necesidades de estos grupos, ya que el conjunto de estas preguntas permitirá evaluar y analizar la relación que se tiene con cada uno de los stakeholders.

Después de conocer, en un primer bosquejo, quiénes son los stakeholders de la empresa, y las necesidades, los valores y la influencia que tienen, es necesario reunir la información y de ser posible, hacerla concreta a través de un mapa, que se conoce como mapa de stakeholders.

Mapa de stakeholders

Se trata de una herramienta bastante útil cuya función es ofrecer de manera clara y concisa información sobre todos los stakeholders que conforman el cuerpo orgánico de una empresa.

Asimismo, este mapa permite organizar a los diferentes grupos de interés acorde con la relación que tienen con la empresa, rasgo que previamente se ha identificado durante la primera parte de cuestionamientos para definir cada uno de los stakeholders. 

Gracias a esta herramienta, el empresario también puede conocer la situación en la que se encuentra frente a las relaciones con cada uno de los stakeholders, como son: empleados, accionistas, proveedores, clientes, entre otros. 

Un rasgo importante del mapa de stakeholders es que puede irse modificando con el tiempo, por lo que es necesario realizar revisiones constantes para identificar posibles cambios en las relaciones y elaborar una gestión adecuada de las mismas.

Una vez que se ha identificado a todos los stakeholders que componen el cuerpo empresarial, es importante conocer los tipos de grupos que pueden existir dentro de una compañía, ya que hay diferentes actores que coexisten dentro de la organización. 

Tipos de stakeholders

Teniendo claro lo anterior, es momento de hablar de los tipos de stakeholders.

Los stakeholders se dividen en dos grandes grupos; el primero de ellos está conformado por los internos o externos, y el segundo grupo, por los primarios o secundarios. 

Stakeholders internos y externos

Como primera clasificación de los stakeholders, tenemos a los que están organizados de acuerdo con la relación de cercanía que representan con la empresa, es decir, están aquellos que se relacionan de forma directa con la organización (internos) y los que participan como actores terceros (externos).

Entre los stakeholders internos podemos encontrar los siguientes:

  • Propietarios de la empresa
  • Directivos de la empresa
  • Trabajadores de la empresa
  • Inversores
  • Proveedores 
  • Clientes

Los  stakeholders externos también son pieza clave dentro de la gestión de una empresa aunque no pertenecen a la misma. Aquí encontramos los siguientes actores:

  • Medios de comunicación
  • Los competidores
  • Consultores
  • Gobierno y la sociedad
  • Ecologistas
  • Administración pública
  • Defensores de los clientes

La clasificación de los stakeholders también puede llevarse a cabo mediante el orden de importancia o valor que tienen con respecto a la relación con la empresa, así como la repercusión que se tiene por parte de estos grupos en el funcionamiento de la organización; son llamados primarios o secundarios.

Stakeholders primarios o secundarios

Los stakeholders primarios son todos aquellos que representan figuras imprescindibles al momento de pensar en el desarrollo de una empresa, ya que tienen una relación directa con lo que ocurre dentro de la compañía, por lo que es común que pertenezcan a la misma. 

Entre los stakeholders primarios podemos mencionar los siguientes:

  • Accionistas o shareholders
  • Directivos de la empresa
  • Empleados de la empresa
  • Clientes
  • Proveedores
  • Socios corporativos
  • Propietarios

En el caso de los stakeholders secundarios, se trata de todos los grupos de interés de la empresa que no tienen una relación de responsabilidad con la organización, pero que se pueden ver afectados de forma indirecta por las decisiones que se toman dentro de la gestión de la compañía.

Entre los stakeholders secundarios podemos encontrar los siguientes:

  • Medios de comunicación
  • Organizaciones políticas
  • Empresas de la competencia
  • Sociedad en general
  • El mercado

Conociendo cada uno de los stakeholders que integran el cuerpo de una empresa, se hace más sencillo encauzar todos los intereses comunes y alinearlos con los de la organización, ya que como hemos explicado, el éxito de una organización depende, en gran medida, de que la relación con los stakeholders sea la mejor posible.

Stakeholders vs. Shareholders

Hasta ahora el camino para conocer lo que significa un stakeholder parece claro, pero con frecuencia se llega a confundir este término con el de shareholder. Aunque ambos suenan semejantes, la realidad es que son dos cosas diferentes.

Shareholder es toda persona que tiene una participación directa dentro de la empresa únicamente como accionista.

Por ello, si hemos seguido de forma clara el recorrido, podemos inferir que el shareholder pertenece a uno de los grupos de interés de una empresa, lo que lo convierte en parte de la lista de stakeholders con los que cuenta cualquier organización que desee prosperar económicamente en el mercado competitivo. 

El shareholder se ve afectado de igual manera por la gestión que se lleva a cabo dentro de la empresa, por lo que la relación con ellos es también vital para el crecimiento orgánico de la misma. 

Asimismo, una característica importante de este grupo de interés es que al tratarse de un accionista, su impacto en la empresa es clave, por lo que su nivel de influencia es bastante elevado, y es una relación prioritaria para evitar perjuicios financieros a la compañía, ya que si retiran su apoyo, podría ser el fin de un emprendimiento.

Beneficios de los stakeholders para las empresas

Ya conoces la importancia que tiene la relación adecuada y eficiente con los stakeholders, ya que es fundamental la presencia y participación de estos para el crecimiento de una empresa, y además de esto, también tienen algunos beneficios importantes, por lo que su cuidado e identificación son necesarios.

1. Empoderamiento

Como primer beneficio, tenemos el empoderamiento de los grupos de interés, lo que significa que al reconocer el valor que tienen los stakeholders para el futuro de la empresa, se tomarán en cuenta para las decisiones importantes, fomentando su participación en el crecimiento de la organización, y haciéndoles ver que son valiosos para la misma. 

2. Cambio sostenible

Otro de los beneficios de nutrir la relación con los stakeholders se traduce en el compromiso que estos adquieren al momento de ser reconocidos como parte valiosa de la empresa, lo que permite que se conviertan en actores del desarrollo y la sostenibilidad de la organización.

3. Construcción de relaciones

El tercer beneficio de la identificación de los stakeholders es el fomento en la construcción de lazos entre los distintos grupos de interés de la empresa, lo que permite, además, que a manera de red, se vaya generando más y más comunicación entre todos los que componen el cuerpo de la organización.

4. Mejor organización de la empresa

Otra ventaja de los stakeholders es la mejora en las cuestiones organizativas de la empresa, lo que potencia la gestión de la misma, ya que además, motiva el desarrollo de responsabilidad social corporativa.

5. Aumenta el éxito empresarial

Por último, nutrir la relación con todos los stakeholders que componen una organización ayuda al éxito en los objetivos que se desean alcanzar, ya que una vez definidos tanto la meta como los grupos de interés, se hace más sencillo y eficiente caminar hasta ese punto.

¿Cómo gestionar de manera efectiva los stakeholders?

Luego de conocer más sobre los stakeholders, es necesario trabajar para mejorar la manera de gestionar a los diferentes grupos de interés, para que se haga efectiva y eficiente la relación con ellos y el resultado sea el éxito completo.

Por esa razón, te daré algunos pasos que debes realizar para la correcta gestión de los stakeholders. 

1. Identifica los stakeholders

Como hemos señalado, es un paso muy importante, ya que de este depende todo el desarrollo que sigue a continuación. Al conocer a tus stakeholders, es más sencillo comenzar a definir una estrategia.

2. Crea una organización por orden de relevancia

Para mejorar la gestión de los stakeholders, luego de identificarlos, es importante separarlos según su grado de importancia, siempre tratando de dar prioridad a aquellos que tienen mayor influencia en el futuro de una empresa.

3. Conoce y comprende las necesidades

El problema a definir en este punto es entender qué es lo que esperan los stakeholders de la compañía y lo que se puede ofrecer, siempre atendiendo cada uno de los asuntos en orden de relevancia, para poder dar respuesta más inmediata a los que son más necesarios.

4. Establece objetivos con cada stakeholder

Una vez que se han identificado, organizado y determinado las necesidades de cada grupo de interés, es importante pensar en una estrategia para mantener contentos a todos los stakeholders, a fin de que la buena relación con ellos se traduzca en eficiencia para la empresa.

5. Mantén una comunicación efectiva 

La mejor manera de construir una buena relación es optar por que haya una comunicación efectiva entre las partes.

Es importante que todos los stakeholders estén al tanto de los planes que se gestan dentro de la empresa, al tiempo que tengan la apertura de ofrecer ideas para mejorar o eficientar los mismos.

6. Busca la transparencia

Este punto es importante para la gestión de los stakeholders, ya que ser transparentes con la información requerida crea confianza entre los miembros y facilita el trabajo que se está llevando a cabo, motivando así la resolución eficiente de problemas.

7. Da espacio a la retroalimentación

Un último punto clave para eficientar la gestión de los stakeholders es la retroalimentación, ya que esta permite que el intercambio de ideas se haga siempre dialogado, lo que permite construir un mejor camino para enfrentar las decisiones que se deban de tomar en la compañía.

Unas últimas palabras sobre los stakeholders

A lo largo de este camino hemos aprendido qué son los stakeholders, cómo identificarlos, cómo gestionarlos y la importancia que tienen para cualquier empresa y, a modo de resumen, podemos entender que son todos aquellos que tienen una relación directa o indirecta y que se ven beneficiados o perjudicados por las decisiones que se tomen en la compañía. 

Por ello, es clave mantener a todos los grupos de interés felices y haciéndolos sentir partícipes del camino que se emprende con la empresa, ya que el éxito de la misma solo está garantizado si todo el cuerpo de la organización se encuentra unido y satisfecho.

Si estás emprendiendo o ya cuentas con algún negocio, comienza a revisar esta información y ponla en práctica. Poco a poco te podrás percatar de que el eficiente manejo y cuidado de los stakeholders solo tiene un impacto positivo para el futuro financiero de cualquier compañía.