El https es fundamental en la creación de un sitio web, ya que hoy en día la seguridad en los mismos es una de las grandes preocupaciones de las empresas.

Hoy te hablaré de la importancia del protocolo de seguridad https, que se creó para brindar mayor confianza a los clientes o visitantes de un sitio, garantizando la protección de sus datos más sensibles.

En este artículo te explicaré qué es, cómo funciona y cuál es la importancia de contar con el protocolo http dentro de un sitio web.

Empecemos…

¿Qué es el protocolo https y qué diferencia hay entre http y https?

El protocolo de seguridad https, acrónimo de hypertext transfer protocol secure, se encarga de proteger la comunicación que se establece entre un navegador y un servidor para evitar que la información que se transmite sea interceptada o modificada para malos manejos.

Se trata de una versión encriptada de http. Ambos protocolos (http y https) se utilizan para la transferencia de datos; la diferencia radica en el modo en que viajan los datos.

Si la información se transfiere a través de http es accesible para cualquiera que intercepte la comunicación; en cambio, el https utiliza una conexión segura, a través de un cifrado SSL, garantizando que los datos no sean vulnerados.

Http lo que hace es encriptar los pedidos y las respuestas de http; de esta forma, si un atacante logra interceptar la información únicamente podrá ver caracteres aleatorios y no los dígitos, por ejemplo, de una tarjeta de crédito o de débito.

El protocolo https surgió en el año 2000, pero su uso se popularizó algunos años más tarde, debido a las ventajas que brinda con respecto de http.

Actualmente, la mayoría de sitios utiliza este protocolo de seguridad.

Diferencias entre https, SSL y TLS

Es bastante común confundir estos tres protocolos, por lo que me gustaría rápidamente repasar a qué se refiere cada uno.

Https es, como ya mencioné, la versión segura de http. El protocolo http es utilizado por el navegador y por servidores web para establecer comunicación e intercambiar información, pero cuando el intercambio de datos es cifrado con SSL o TLS, entonces, se llama https. La “s” que se agrega significa “seguro”.

Es decir, cuando se instala un certificado, lo configuras para transmitir datos utilizando https. Las dos tecnologías van de la mano y no se puede usar una sin la otra.

SSL significa “Capa de sockets seguros” y es un protocolo que fue creado por Netscape. Su segunda versión fue lanzada en 1995 con el navegador Netscape 1.1 y en 1996 se lanzó la versión SSL 3.0, que solucionaba problemas de seguridad que estaban presentes en su versión anterior.

En 1999, hubo una guerra de muchos navegadores y Netscape desapareció, pero antes cedió el control del protocolo SSL a la IETF (Internet Engineering Task Force), organismo que antes de que acabara 1999 lanzó la versión TLS 1.0 que, en realidad, era SSL 3.1.

Básicamente, SSL cambió su nombre a TLS (Transport Layer Security), lo que creó una confusión que hoy en día continúa respecto de estos dos protocolos.

SSL es un protocolo antiguo que lleva muchos años con nosotros, pero hoy en día es anticuado. La última versión que se lanzó fue la 3.0, en 1996, pero fue calificada como obsoleta en 2015 por el IETF.

TSL es mucho más seguro y trae novedades importantes que hacen que nuestras conexiones sean más fiables. Este protocolo ha recibido distintas actualizaciones y sus usos son variados. Además de usarlo en las comunicaciones con páginas web https, también es útil en servidores VPN de tipo SSL/TLS.

El principal objetivo de TSL es ofrecer más seguridad y privacidad a las conexiones, evitar que los datos sean interceptados y ofrecer mayor velocidad y rendimiento que el SSL.

La protección que brinda el protocolo https

Los datos enviados empleando https están asegurados por el protocolo TLS (Transport Layer Security), mismo que cuenta con tres capas de protección:

Cifrado

El cifrado de datos intercambiados mantiene la información resguardada, impidiendo que hackers tengan acceso a ella. Eso quiere decir que mientras los usuarios navegan en un sitio web, nadie puede obtener sus datos, realizar seguimiento de sus actividades o robar su información.

Integridad de los datos

Gracias a este cifrado, los datos no pueden ser modificados ni dañados durante la transferencia. En caso de que se intente, se detectará la intención y se evitará.

Autenticación

Sirve para demostrar que los usuarios se están comunicando con el sitio web deseado y protege contra los ataques. Esto permite que la confianza de las personas crezca y que existan más beneficios para el negocio o la empresa.

Estos tres aspectos son fundamentales si tienes un sitio web, ya que brindan y refuerzan la seguridad que se necesita para que los usuarios no vean vulnerados sus datos personales ni financieros.

Teniendo en cuenta estos elementos, puede parecer obvia su importancia, pero hablemos sobre el tema.

¿Por qué es importante que tu sitio cuente con https?

Los ataques cibernéticos son cada vez más comunes. Hay múltiples empresas que han sido víctimas de los hackers, poniendo en riesgo datos sensibles de sus clientes o seguidores, por ello, resulta fundamental contar con un sitio con protocolo https.

Incluso, Google, en su blog para desarrolladores, remarca de manera continua que este protocolo es muy importante.

El uso de https evita el espionaje por parte de intrusos, quienes se dedican a explotar las comunicaciones no protegidas para engañar a los usuarios para obtener información sensible, instalar malware e insertar publicidad no deseada o ilegítima dentro de los recursos de los usuarios.

Los hackers pueden explotar cada recurso no protegido que esté en las páginas webs, por ejemplo, imágenes, cookies, códigos HTML y scripts.

Por ello, a pesar de la extendida creencia de que https solo es necesario en webs que manejan comunicaciones y datos sensibles, en realidad, este protocolo tiene que estar presente en todos los sitios.

Veamos su método de funcionamiento.

¿Cómo funciona https?

Https se basa en uno de los dos protocolos de encriptación Security Socket Layer (SSL) o Transport Layer Security (TLS). Son muchos los sitio que utilizan un certificado SSL para encriptar la comunicación.

Lo primero que hace el servidor web es enviar una lista de versiones de SSL/TLS compatibles que hayan sido configuradas y un conjunto de algoritmos de cifrado con los que puede trabajar con el navegador.

Por su parte, el navegador también envía su respectiva lista. Una vez hecho esto, se elige la mejor versión de los protocolos SSL o TLS y el algoritmo de cifrado de acuerdo con las preferencias del servidor.

Tanto TLS como SSL emplean una infraestructura asimétrica de clave pública, en la que una clave “pública”, que permite verificar la identidad del servidor web, y una clave “privada” se utilizan para encriptar los datos.

La clave privada se almacena en el servidor, mientras que la pública es, como señala su nombre, de dominio público y se usa para la decodificación de los datos encriptados enviados desde el servidor web y viceversa.

Cuando un navegador inicia una sesión https con el servidor, este envía la clave pública al navegador y se lleva a cabo un SSL Handshake (saludo) entre el navegador y el servidor.

Una vez que la conexión segura es iniciada y aceptada, el navegador reconoce el link y lo muestra como seguro; esto, mediante una barra verde o un candado cerrado, dependiendo del tipo de certificado SSL que se emplee.

De esta forma, todos los datos que van y vienen entre el navegador y el servidor están asegurados durante el resto de la sesión.

Contar con el protocolo https no solo protegerá a los usuarios que visitan tu sitio web, sino que, además, te brindará beneficios extra. A continuación, veremos algunos de los más importantes.

Ventajas de contar con https

Ahora que tienes una idea clara acerca de qué es https y por qué es tan importante, veamos de qué forma puede ayudar a tu sitio web y a tu empresa. Estas son algunas de sus ventajas:

Genera confianza

El primer beneficio, que ya hemos tratado de manera superficial en este artículo, es que brinda confianza a los usuarios de la web. Acceder a un sitio que tiene la leyenda verde “Es seguro” hace que nos sintamos seguros al navegar, ¿cierto?

Este punto es importante en una página de cualquier índole, pero mucho más si se trata de una tienda en línea, en la que las personas deben ingresar datos delicados como números de tarjeta, dirección, entre otra información.

Te ayuda a mejorar el posicionamiento SEO

Google ha declarado en múltiples ocasiones que los sitios web que cuentan con el protocolo https tienen una mejor valoración en su algoritmo de búsqueda.

Esto se refuerza por los avisos que aparecen actualmente cuando una página no cuenta con dicho certificado; el acceso a estos sitios sigue decayendo, al tiempo que disminuye su reputación en los buscadores.

Google sigue firme en cuanto al aspecto de seguridad de las webs, por lo que no debería sorprendernos que este factor gane cada vez mayor relevancia en cuanto al algoritmo de posicionamiento.

Evita que tu tráfico web disminuya

Como se mencionó, los sitios web marcados como no seguros por Google han visto disminuido su tráfico aproximadamente en un 23% y con las actualizaciones serán cada vez más páginas web no seguras las que podrían verse afectadas en cuanto al tráfico.

Esta disminución también puede afectar en tu posición en Google, ya que esta pérdida de tráfico puede entenderse como una pérdida de interés por parte de los usuarios hacia tu sitio. La reducción del CTR (% de clics respecto a sus impresiones) también puede repercutir de manera directa en la pérdida de posiciones.

Mantiene a salvo los datos de tus clientes o usuarios

Uno de los objetivos principales de los certificados SSL, incluidos en el protocolo https, es proteger la transferencia de datos entre los usuarios y tu página web. Contar con un sitio con http garantiza que todas las comunicaciones sean mucho más seguras y que los datos de los clientes no puedan ser hackeados.

Brindar seguridad a los usuarios respecto a los datos que proporcionan en tu sitio es clave para que ellos continúen visitando tu sitio. Cada vez más gente se informa al respecto; además, cuando tu página no cuenta con https, aparece una advertencia en sus navegadores, lo que puede alertarlos y hacer que se vayan de tu página.

Tu página web carga más rápido

Las páginas web con certificado https cargan más rápido. Según algunos datos obtenidos en pruebas aleatorias de Increnta, la versión no segura de una página se carga hasta un 400% más lento que con https.

Este factor es clave en cuanto a las visitas, pues más del 55% de los usuarios abandona una página si esta tarda más de tres segundos en cargar, lo que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de tu sitio web.

Si después de leer todos los beneficios que trae el contar con el certificado https, quieres realizar la migración de tu sitio para que cuente con estos candados de seguridad, te digo cómo hacerlo.

¿Cómo migrar mi sitio a uno https?

Esta serie de pasos no pretende ser una guía exacta, ya que influyen varios factores que pueden hacer que este proceso varíe, como la programación de tu sitio web, el proveedor, el sistema operativo del proveedor, entre otros.

Existen dos opciones: crear un sitio desde cero que ya incluya el certificado de seguridad o modificarlo en caso de que no cuente con los certificados SSL/TSL. Veamos los pasos para llevar a cabo esta migración y comenzar a verte beneficiado.

  1. Respalda tu página web
  2. Adquiere el certificado
  3. Implementa el certificado
  4. Realiza el cambio en tu gestor de contenidos
  5. Actualiza todos tus enlaces
  6. Crea un redireccionamiento
  7. Verifica el funcionamiento

Lo primero que tienes que hacer al realizar grandes cambios dentro de tu sitio es respaldar toda la información que contiene. Dependiendo de tu empresa y del hosting que tenga, esta copia de seguridad se puede hacer de forma automática día a día o puede requerir que se realice de manualmente.

Este punto es importante porque, si algo sale mal durante el proceso, tienes la posibilidad de restaurar la última versión funcional. De manera general, tienes que respaldar como mínimo tu base de datos, tu carpeta de imágenes y los archivos de tu sitio web.

Algunos servidores de hosting exigen que se realice un pago para tener acceso a este certificado; esto dependerá totalmente del tipo de plan que tengas contratado para tu sitio. En algunas ocasiones, este ya viene incluido y únicamente tienes que solicitarlo con el área de atención al cliente.

En caso de que no sea así, busca el certificado que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tu sitio web, según el uso que le des.

En este punto, los pasos o métodos pueden variar, en función del proveedor del hosting de tu página web. Lo mejor es que consultes con un especialista en desarrollo web para conocer todos los detalles sobre este proceso.

Por lo regular, tu proveedor de hosting es quien se encarga de implementar el certificado de seguridad.

Una vez que cuentes con el certificado, debes instalarlo dentro del administrador de contenidos de tu sitio web. En algunas ocasiones, puedes usar la instalación del plugin para que la verificación se haga de forma automática.

Antes de migrar tu página a https, es necesario que actualices todos los enlaces o links internos de tu sitio web.

Una de las mejores prácticas es recorrer tu sitio página por página y cambiar todos los links (URL) que apunten a páginas https; de no hacerlo, el certificado puede fallar, ya que hay recursos, como hojas de estilo, que no se transfieren de forma segura y se rompe la seguridad del sitio.

Este cambio también debe realizarse en el código HTML y CSS que necesite esta actualización.

Si tu página web no cuenta con muchos archivos, puedes hacerlo manualmente, pero si está conformada por un número importante de archivos, puedes emplear herramientas para automatizar el proceso.

Ten en cuenta que no puedes dejar ningún enlace con el http sin modificar. Así que presta mucha atención en este paso que es clave para la implementación de https en tu sitio.

Este paso es muy sencillo, pero igual de importante, ya que es necesario que todos los enlaces que apuntan a tu página web lleguen a tu dirección actualizada con https. La configuración del redireccionamiento depende del tipo de servidor que emplee tu página.

Se recomienda que consultes con especialistas en desarrollo web para que puedas llevar a cabo este paso de manera efectiva.

Cuando hayas completado los pasos anteriores, debes realizar una prueba escribiendo la dirección de tu sitio web. Al acceder a él, tiene que aparecer un candado en la barra de búsqueda. De ser así, significa que tu sitio ya es identificado como seguro, por lo que hiciste bien el trabajo.

Siguiendo estos siete pasos, podrás mudar tu sitio a uno con certificado https. Recuerda que hacerlo ya no es solo una buena opción, sino que es indispensable para que brindes seguridad a tus usuarios.

No hacerlo, podría afectar en gran medida tu tráfico y generar desconfianza en los usuarios, como has podido ver a lo largo del presente artículo.

Conclusión

En la actualidad, es muy importante contar con seguridad en tu sitio web, pues de ello depende, en gran medida, la reputación de una empresa o negocio, la confianza que se brinda a los clientes y el posicionamiento orgánico.

Aunque tu sitio web no contenga o solicite información sensible, existen muchos intrusos que solo buscan jugarles bromas a las personas y tirar sus sitios web sin ninguna razón aparente, lo que puede afectar tus intereses.

Por ello, es necesario que, si aún no lo haces, implementes el protocolo https con ayuda de algún experto.

¿Tu sitio web ya cuenta con el protocolo https y algún certificado de seguridad? De no ser así, te invito a considerar esta opción, pues podrías estar perdiendo grandes oportunidades de tráfico y, por ende, de negocios.

 

Growth-Driven Website Design