Si tienes un sitio web y no puedes hacer cambios y mantener la información al día, entonces deberías usar un CMS. Si aún no sabes qué es, pero te interesa mantener tu sitio actualizado, este contenido te será de mucha ayuda.

Empecemos con un poco de la historia y del porqué del nacimiento de los CMS (Content Manager System).

Hasta hace unos años, pensar en construir un sitio web podía provocar dolores de cabeza, ya requería de mucho tiempo si realmente se quería que este funcionara de manera óptima y brindara una buena experiencia a los visitantes, pero eso cambió con la llegada de los CMS (sistema de gestión de contenidos, que viene de las siglas en inglés Content Management System).

En el transcurso de la web 1.0 a la web 2.0 se hizo evidente la necesidad de crear herramientas que permitieran a las personas publicar contenido sin poseer conocimientos de HTML, lenguajes de programación o bases de datos.

Con la llegada de la web 2.0, cada vez más personas comenzaron a tener participación en la creación de contenido y esto fue gracias a los CMS, que permiten gestionar los contenidos, las imágenes y demás elementos que forman parte de un sitio sin emplear recursos técnicos avanzados que, además de complejos, eran más costosos.

A continuación, te explicaremos qué es un CMS, cómo funciona y cuáles son los más populares.

¿Qué es un CMS?

Un CMS es un software que sirve para crear y administrar el contenido, principalmente, de una página web de manera sencilla y ¡sin necesidad de ser un experto en el tema!

Esta es una definición que resume lo que engloba un CMS, pero sabemos que esta no basta para comprender qué es lo que permite hacer realmente.

Los CMS tienen diferentes funciones, pero las principales (sin estas no serían un sistema de gestión de contenidos) son las siguientes:

Crear un sitio web

La creación de una página web implica distintas tecnologías para generar páginas HTML, almacenar contenidos y acceder a recursos empleados por las mismas.

Un CMS lo que hace es permitir la creación de un sitio sin tener que conocer a profundidad estas tecnologías, facilitando el trabajo de cualquier persona que desee construir una página web.

Los gestores de contenido dividen dos aspectos que podrían parecer estar integrados: el diseño y el contenido.

Esto permite hacer modificaciones en uno solo sin afectar al otro.

El diseño generalmente se determina a partir de temas que a su vez incluyen plantillas.

¿Qué puedes hacer con un CMS?

Gestionar y mantener un sitio web

Una página web tiende a estar en constante cambio, tanto a nivel de los contenidos como de la imagen o el diseño, y un CMS permite gestionar estas modificaciones por medio de plantillas o nuevas adiciones (apartados, herramientas, etcétera).

Es muy sencillo: sólo debes seleccionar lo que deseas modificar, editar el contenido o configuración y guardarlo. Casi como si se tratara de un documento de Word.

En cuanto a la gestión, permite organizar un sitio web y buscar de manera rápida y sencilla los contenidos que forman parte del mismo.

El CMS se encargará de almacenar todo y nosotros únicamente tendremos que buscar lo que queremos y seleccionarlo en el momento en que lo necesitemos. 

Administrar un sitio web y el propio CMS

Los gestores de contenido incluyen una serie de configuraciones relacionadas con su funcionamiento, tales como idioma, formatos de fecha y administración del sitio (usuarios que pueden acceder y modificar contenido).

Asimismo, tienes la posibilidad de instalar plugins para contar con más funciones, pero estos también deberán administrarse y configurarse por medio del CMS.

Entre más funciones o complementos añadas, la configuración se puede volver un poco más compleja y precisa, por lo que deberás ser cuidadoso a la hora de trabajar con ellos para tener un mejor rendimiento en tu sitio web.

Estas tres funciones son las que cualquier CMS tiene que cumplir para realmente poder llamarse un gestor de contenido.

¿Cómo funciona un gestor de contenido?

Si optaras por no utilizar un CMS, tendrías que emplear diferentes lenguajes de programación para poder construir un sitio web y te verías en la necesidad de subir todo tu contenido de forma manual al servidor.

Una página está conformada por dos componentes principales:

  •       Front-end
  •       Back-end

El primero es la parte que los usuarios que te visitan ven en el navegador: entradas, imágenes, videos, formularios, apartados, categorías, etcétera.

Esta parte del texto se muestra gracias a un lenguaje de marcado estándar conocido como HTML, mientras que el diseño se añade a través de JavaScript y CSS, que proviene de la sigla en inglés Cascading Style Sheets.

Por su parte, el back-end está conformado por la base de datos y la funcionalidad de una página. Permite que los usuarios puedan visualizar el contenido que se produce.

El contenido se almacena en la base de datos y se envía del back-end al front-end cuando un usuario solicita un sitio web.

Para el back-end se pueden emplear diferentes lenguajes de programación como PHP, Python, JavaScript, entre otros.

Básicamente, este es todo el proceso que te ahorra un CMS y que te brinda de manera mucho más práctica y sencilla.

Con un CMS, no es necesario que subas manualmente cada contenido, ya que este se encarga de administrar y ejecutar el proceso por ti. Cuando el contenido esté hecho, sólo tienes que publicarlo y aparecerá de manera automática en el sitio.

¿Qué se puede construir con un CMS?

Un gestor de contenidos es versátil, por lo que se puede construir casi cualquier sitio a partir de las especificaciones brindadas por un usuario.

Algunas páginas que pueden crear con un gestor de contenido, sin tener que realizar adaptaciones específicas, son las siguientes:

  • Páginas web corporativas
  • Blogs
  • Plataformas de eCommerce
  • Plataformas de cursos en línea

Los dos últimos son más complejos que los primeros porque su creación requiere de más herramientas de gestión y comunicación. Por ello, se podría necesitar de alguien más experimentado en estos temas, pero tampoco tiene por qué ser tan complicado.

Ventajas de un CMS

  • Facilita y acelera el proceso de desarrollo de un sitio web porque la mayoría de las funcionalidades está lista para usarse
  • Permite que personas con poca o nula capacidad técnica puedan crear, actualizar o modificar contenido
  • La edición del contenido es independiente del diseño, por lo que los usuarios tienen la posibilidad de administrar el contenido sin necesidad de jugar con la programación del mismo
  • Es menos costoso utilizar un CMS que empezar con otro desde cero
  •  La actualización de los sitios es rápida y no demanda un esfuerzo
  • Cada usuario puede tener permisos de acceso en función del rol que desempeñe, lo que ayuda a mantener tu sitio seguro
  • Son amigables en cuestión de SEO, ya que permite utilizar títulos y URL ajustables y personalizados
  • La mayoría de los CMS es gratuita. Únicamente requieren pago si deseas un diseño premium, seguridad adicional o funcionalidades extra
  • Son escalables, es decir, pueden añadir nuevas funciones a tu sitio cuando lo desees
  • Puedes elegir entre cientos o miles de temas prediseñados

Desventajas de un CMS

  • Existen riesgos de vulnerabilidad en cuanto a seguridad  
  • Puede ser difícil darle el diseño que deseas a tu página web al principio, debido a la falta de experiencia
  • Tienen menos flexibilidad en comparación con los sitios web codificados, por lo que para obtener una función específica es probable que tengas que contratar a un programador que te ayude a implementarla
  • Puede haber caídas o retrasos en la carga de contenidos debido a que tienden a almacenar aspectos de una página por separado
  • Para perfeccionar el sistema y adaptarlo a las necesidades del creador se tiene que invertir en complementos, temas, etcétera
  • En algunas plataformas puede ser difícil y tardado recibir soporte técnico

Características de un CMS profesional

Un CMS profesional debe incluir, por default, una serie de características y funciones que son necesarias para construir una página funcional.

Algunas de ellas son las siguientes:

Acceso web

El no tener que instalarlo permite que pueda ser utilizado desde cualquier ordenador con conexión a internet, lo que facilita y da flexibilidad a cualquier gestión de contenido.

Intuitivo y fácil de utilizar

Al ser empleados por personas con nociones básicas no experimentadas, debe ofrecer una experiencia intuitiva que permita que los usuarios, desde el primer momento, puedan enfocarse en la edición y creación de contenidos sin necesidad de esforzarse mucho para entender su funcionamiento.

Gestión de contenidos y recursos

Como su nombre lo dice, un CMS debe incluir todas las herramientas necesarias para poder editar, crear, organizar, programar y publicar contenidos.

Asimismo, debe permitir agregar de manera rápida recursos como imágenes, enlaces, videos, documentos, etcétera, para nutrir cada contenido que se publique.

Perfiles de usuarios

El proceso de creación y publicación de contenidos suele depender de varias personas que desempeñan distintos roles dentro de una empresa, tales como autores, editores, redactores, administradores, profesores y alumnos –en el caso de las plataformas para cursos online–, etcétera.

Por ello, el CMS debe brindar la posibilidad de delimitar las acciones que podrá llevar a cabo cada usuario dependiendo del rol que desempeñe para no poner en riesgo la seguridad del sitio web.

Editor de texto en línea

Dentro de cualquier sitio web, se trate del contenido que sea, es importante publicar contenido con determinada estructura y formato que ayuden a darle fluidez a la lectura, como sangrías, párrafos, listas, cursivas, negritas, etcétera.

Esto permitirá que los usuarios tengan una experiencia más amigable para la vista.

Integración de complementos y API

Ningún CMS puede contener todo aquello que necesitaremos conforme nuestro sitio vaya creciendo, por ello, es importante que brinde la posibilidad de añadir funcionalidades al gestor de contenidos, ya sea por medio de instalación de plugins o el desarrollo de protocolos.

Categorización de contenidos

Conforme se vaya nutriendo una página o blog, el contenido llegará a dimensiones que pueden dificultar la navegación de los usuarios o administradores, por lo que es importante que el gestor incluya opciones de categorización para encontrar de manera sencilla y rápida aquel contenido que nos interesa.

Diseño personalizable

Un CMS no debe poner trabas a la creatividad de los diseñadores del sitio web, sino que debe posibilitar que estos puedan integrar sus ideas de manera fácil y óptima para darle la imagen que deseen a su sitio web.

Ayudar al posicionamiento SEO

El posicionamiento orgánico, también conocido como SEO, debe ser considerado por cualquier CMS profesional y facilitar la creación de sitios web que cumplan con las directrices de los principales motores de búsqueda, como Google.

Un gestor de contenidos debe facilitar el trabajo al buscador, para que este permita que tu medio se posiciones por encima de otros.

Sin esto, de poco servirá esforzarse por generar el mejor contenido en una página.

Eficiencia, rapidez y poco consumo de recursos

Una página web CMS requiere de un servidor de alojamiento que, indudablemente, ocupará recursos para poder ejecutarse adecuadamente (disco duro, memoria RAM, etcétera), pero esto no tiene que afectar el rendimiento del servidor ni incidir en la experiencia de los usuarios.

Soporte técnico

Como mencionamos antes, en algunas plataformas puede ser difícil obtener soporte técnico, por lo que es necesario elegir uno que brinde este servicio que nos ayude a resolver cualquier problema que pudiera presentarse mientras lo estemos utilizando.

Hay algunos gestores de contenido que incluso cuentan con foros donde los diferentes usuarios postean sus dudas y otros las responden.

Esto puede servir para hacerle frente a las dificultades más populares de manera más rápida y por cuenta propia. 

Teniendo estas características como base, pasemos al listado de los CMS más populares.

CMS más populares

WordPress

WordPress es el gestor de contenidos más popular.

Este CMS nació como un gestor de blogs, pero con el paso de los años fue evolucionando y ahora permite crear páginas mucho más completas y complejas.

Según un informe de W3Tech, más del 30% de los sitios web está hecho con WordPress.

Esto se debe a que es gratuito y muy fácil de utilizar y mantener, además de que cuenta con varios plugins para poder programar mejor cualquier sitio y hacerlo funcionar de manera más óptima.

Para trabajar con proyectos mucho más elaborados, se deberá optar por Wordpress.org, que ofrece más opciones en comparación con Wordpress.com.

Otra de las ventajas de WordPress es que facilita trabajar el SEO de cada entrada o pestaña, ayudando a optimizar los contenidos sin que necesites ser un experto en el tema.

CMS Hub

El CMS de Hub es líder en la industria.

En abril pasado, HubSpot lanzó CMS Hub, que busca facilitar aun más la administración de un sitio web a través de nuevas cotas de velocidad, flexibilidad y trabajo colaborativo.

Una de las ventajas de CMS Hub es que se puede integrar fácilmente con las demás herramientas que ofrece HubSpot, como Marketing Hub, HubSpot CRM, Sales Hub y Service Hub.

Ofrece dos versiones: Enterprise y Professional, que responden a las distintas necesidades de los usuarios y el crecimiento proyectado.

La opción de Hub Professional ofrece herramientas de SEO, opciones de edición de arrastrar y soltar, temas y plantillas, pruebas A/B y herramientas de CRM y de conversación de HubSpot.

Por otra parte, Hub Enterprise, además de todo lo que brinda la versión Professional, ofrece funciones serverless, memberships, registros de actividad y permisos de usuario para llevar un seguimiento de las actividades de tu equipo.

Asimismo, los usuarios de Enterprise pueden administrar diferentes dominios.

Una gran ventaja es que no tienes que instalar y configurar nada con respecto a temas de seguridad y compatibilidad, el CMS Hub es un llave en mano para que desarrolladores, diseñadores, equipos de marketing y ventas empiecen a trabajar en lograr un potente sitio.

Hub Pro tiene un costo mensual de 300 dólares, es decir, alrededor de 6.500 MXN, mientras que Hub Enterprise cuesta 900 dólares (alrededor de 20.000 MXN).

Si te interesa conocer más acerca del CMS de HubSpot da clic aquí.

Joomla

Es uno de los gestores de contenidos más utilizados por empresas destacadas como MTV, IHOP, Harvard University, entre otras, ya que presenta una curva de aprendizaje más alta.

Este CMS es gratuito y ofrece versatilidad en cuanto a sus complementos y extensiones, lo que permite que se le pueda dar una apariencia y un funcionamiento más detallado y específico a un sitio web, pero para lograrlo se necesita de personal más capacitado.

Algunas de las aplicaciones web que pueden crearse con este gestor de contenido son: sitios corporativos, intranets y extranets, revistas online y periódicos, aplicaciones de gobierno, sitios web para pequeños negocios, páginas web para ONG (Organizaciones No Gubernamentales), etcétera.

Joomla cuenta con más de 200.000 usuarios y colaboradores y, gracias a su largo historial, existen en la red cientos de tutoriales a los que puedes acceder para conocer más sobre este CMS.

Drupal

Es uno de los gestores de contenidos con mayor curva de aprendizaje, por lo que permite crear sitios web mucho más grandes y complejos sin necesidad de utilizar plugins externos.

Drupal cuenta con muchas características para crear sitios internos y externos, además de un gran número de herramientas para poder organizar el contenido.

Asimismo, tiene una comunidad muy activa en distintos foros e incluso ha llegado a organizar eventos cara a cara para sus usuarios.

Una de las principales ventajas de Drupal es que cuenta con soporte para la optimización del posicionamiento orgánico (SEO) y que incluye soluciones y herramientas integradas, que no requieren de complementos externos, como ocurre en la mayoría de CMS.

TYPO3

TYPO3 es un gestor de contenidos open-source avanzado, especialmente útil para crear sitios con nivel empresarial o proyectos mucho más ambiciosos.

Una de las grandes ventajas de este CMS es que incluye por defecto funcionalidades que otros gestores sólo brindan a través de plugins de terceras personas.

Asimismo, debido a que su uso no está tan extendido, los ataques hacia este son mucho menores en comparación con otros CMS más utilizados.

Sin embargo, al ofrecer más opciones, requiere de muchos más requisitos de servidor para funcionar de manera óptima y su manipulación e instalación pueden ser más complejas, por lo que podría ser necesario que le pagues a alguien con más experiencia en el tema.

Además, el hecho de que no sea tan utilizado también repercute en que haya menos documentación o foros para encontrar soluciones a problemas o dudas de los usuarios de TYPO3, lo que es una limitante.

Moodle

Este gestor de contenidos es uno de los más utilizados cuando se trata de crear plataformas para cursos en línea.

Actualmente, cuenta con más de 130 millones de usuarios registrados y funciona en más de 100 mil páginas.

Es un CMS gratuito que tiene una interfaz muy intuitiva con una menor curva de aprendizaje.

En Moodle podremos encontrar todo lo necesario para la impartición de cursos en línea: desde la gestión de los mismos (contenidos, seguimiento, evaluaciones) hasta la administración de distintos usuarios (alumnos, profesores, creadores, etcétera).

Su objetivo es poder brindar una buena experiencia de aprendizaje para ambas partes (profesores y alumnos).

PrestaShop

Este CMS está enfocado en la creación y mantenimiento de tiendas online.

Es una herramienta gratuita y su instalación y uso son sencillos. Existen módulos de pago, pero no siempre son necesarios.

Una de las ventajas es que tiene facilidad de posicionamiento en motores de búsqueda, lo que es muy importante para cualquier negocio.

Además, te permite tener el control de todos los aspectos de tu tienda y personalizarla de acuerdo con tus necesidades.

Magento

Magento es una plataforma de comercio en línea, de código abierto (open-source), que permite desarrollar cualquier tipo de proyecto relacionado con las ventas en línea.

Magento es especialmente útil a la hora de realizar eCommerce grandes, ya que es muy potente.

Este CMS, gracias a su concepción de sistema modular, es flexible y escalable. Además, cuenta con una comunidad muy activa y extensa de desarrolladores, permitiendo que los usuarios puedan resolver dudas entre sí de manera accesible y fácil.

Magento ofrece múltiples formas de pago y envío; inventario y control de stock; posibilidad de activar los comentarios y valoraciones, entre otras cosas.

Shopify

Este gestor de contenidos es relativamente reciente. Fue fundado en 2004, pero fue puesto en marcha dos años más tarde.

Shopify está enfocado en el eCommerce y te da la posibilidad de diseñar tu tienda online a tu gusto.

A diferencia de otras plataformas cuyo objetivo es el mismo, esta funciona como un SaaS (Software as a Service), lo que quiere decir que no necesitas instalar nada en tu computadora para comenzar a utilizarlo, ya que está en la nube.

Cuenta con tres planes que puedes adquirir de forma inmediata y un plan muy completo para el cuál se requiere una sesión para conocer más sobre tu tienda y el volumen de ventas:

  • Plan básico Shopify: cuesta 29 dólares al mes (650 MXN)
  • Plan Shopify: cuesta 79 dólares al mes (1.770 MXN)
  • Plan avanzado Shopify: cuesta 299 dólares al mes (6.700 MXN)
  • Shopify Plus: cuesta 2,000 dólares al mes (45,000 MXN)

PHPbb

El pilón es PHPbb, que es el CMS de foros por excelencia. Como su nombre lo señala, está desarrollado en PHP.

Es el más popular y el más utilizado cuando se quiere crear foros o comunidades donde los usuarios puedan interactuar entre sí. 

Es fácil de configurar y ofrece todas las características y herramientas indispensables para un foro, además de que te da la posibilidad de personalizar la plataforma a tu gusto, en cuestión de diseño y organización.

Por otro lado, una de sus grandes desventajas es que no ofrece funciones de SEO tales como URL amigables para los motores de búsqueda.

¿Cómo saber qué CMS elegir?

Escoger un CMS puede ser complicado para algunos, ya que necesitas considerar varias cosas antes de tomar una decisión.

Ten en cuenta que no cualquier CMS es funcional para todos los sitios web. Esto dependerá del uso que desees darle y de lo que estés dispuesto a invertir también.

Para saber qué gestor de contenidos se adapta mejor a tus necesidades, puedes basarte en las siguientes preguntas:

¿Qué tipo de sitio web necesitas?

No es lo mismo crear un blog que querer montar una tienda en línea.

Para un blog, WordPress puede ser funcional, pero para el comercio electrónico, aunque WordPress cuenta con un plugin para crear tiendas online (WooComerce), sería una mejor opción Magento o Shopify, debido a todas las herramientas que ofrecen.

¿Qué tipo de diseño estás buscando?

Antes de elegir un gestor de contenidos, ve qué temas ofrece para que puedas saber si existe alguno que se adapte a la imagen que deseas proyectar por medio de tu sitio web.

Puede parecer algo insignificante, pero pequeñas cosas como esta hacen la diferencia.

¿Qué funciones requieres?


Verifica que el CMS cuente con las extensiones y plugins que necesitas para que tu sitio funcione de manera óptima: seguridad, almacenamiento, replicación en redes sociales, SEO, etcétera.

¿Cuál es tu presupuesto?

Además de pagar por el dominio y el hosting web, también debes contemplar si invertirás en plugins, temas o extensiones de pago.

Realiza un cálculo de cuánto gastarías al año para tener todo lo que necesitas y ve si resulta redituable para ti.

Este es uno de los puntos más importantes a la hora de elegir un CMS por encima de otro(s).

Asimismo, analiza si, en un futuro, planeas añadir funciones o servicios en tu empresa, para que investigues si el CMS que estás considerando cuenta con extensiones o plugins que cumplan con dicha función.

Ten en cuenta que la elección del gestor de contenidos influirá en el éxito de tu página y en los resultados económicos que obtenga tu empresa, por lo que no debes tomar esta decisión a la ligera.

Puedes elaborar una lista con los pros y contras de cada uno en función del propósito que tenga tu proyecto y ver cuál se adecua mejor a lo que quieres.

Consejos para mantener el CMS que elijas en buenas condiciones

Si bien seleccionar el CMS que mejor se ajuste a lo que necesitas es importante, también debes tener en cuenta que cualquiera de ellos, por más perfectos que parezcan, te dará problemas en algún momento.

Por ello, debes estar al pendiente de hasta el más mínimo detalle para que este no crezca y comprometa tu trabajo.

Algunas de las cosas que no debes perder de vista son las siguientes:

Realiza las actualizaciones de sistema

No podemos negar que cuando nos salta alguna actualización y estamos en medio de una tarea importante o inspirados escribiendo un artículo, tendemos a ignorar estas notificaciones y, más tarde, las olvidamos.

Por ello, es mejor dedicar un par de minutos en el mismo momento en que recibamos los mensajes para mantener optimizado el sitio y no tengamos problemas mayores después.

Nota: Tanto el CMS Hub cómo Shopify este es un problema del que no deberás preocuparte

Sigue de cerca las novedades de la plataforma

Casi siempre que una plataforma o CMS se actualiza incluye un par de novedades para los usuarios. Estas muchas veces son mínimas, pero en algunas otras ocasiones implican cambios internos que resultan relevantes.

Es importante estar al pendiente de las modificaciones que se realizan para saber si hay algo que pueda resultar útil para nosotros y garantizar que el sistema siga funcionando de la mejor manera, incluso mejor que antes.

Crea contraseñas fuertes para las cuentas de los diferentes usuarios

Utilizar contraseñas débiles puede comprometer la seguridad de tu plataforma y todos los datos importantes de tu empresa, por eso es fundamental ser precavidos y no utilizar las típicas contraseñas de “123456” ni de broma.

Instala solo los plugins y complementos que necesites

La mayoría de los CMS ofrece un abanico de posibilidades en cuanto a plugins y complementos para añadir funcionalidades, mismas que pueden resultar muy útiles para algunos sitios web. Sin embargo, debes tener cuidado.

Muchos de ellos pueden resultar muy atractivos en un primer momento, pero podrían provocar que tu página se sobrecargue y que esta se vuelva más lenta, lo que suele tener serias repercusiones.

Instala sólo aquellos plugins y complementos que sean necesarios para tu sitio web.

Recuerda que un gran porcentaje de usuarios tiende a abandonar una página cuando esta tarde más de tres o cinco segundo en cargar.

Realiza pruebas de manera continua

Es muy probable que debas realizar cambios en tu página de vez en cuando, pero cuando quieras hacerlo es importante que no lo hagas en el ambiente de producción (donde todos los usuarios pueden verlo), sino que tengas un ambiente de pruebas.

Esto con el fin de que tengas la libertad de realizar experimentos y resolver bugs sin repercutir en la experiencia de los visitantes.

Conclusión

En definitiva, ¡los CMS nos vinieron a hacer la vida mucho más sencilla!

Hay muchos sistemas de gestión de contenido, los cuales pueden responder casi a las necesidades de cualquiera, el verdadero reto está en elegir el correcto y usarlo de manera apropiada para poder explotar lo que nos ofrece y obtener el mayor número de beneficios posible.

En resumen y de manera muy general, podemos decir que WordPress funciona mejor para alojar blogs; HubSpot, para los sitios con un nivel más empresarial; Joomla es perfecto para sitios de membresía; y Drupal, para páginas con alto tráfico y que requieren almacenar mucha información.

Por otro lado, si tu objetivo es encontrar un CMS para un sitio de ventas online, los mejores son Shopify, Magento y PrestaShop (sin orden de importancia).

Magento y Shopify Plus son recomendables para empresas más grandes que cuentan con más presupuesto, mientras que PrestaShop y Shopify son ideales para pequeños y medianos negocios.

Sin duda, todo queremos lo mejor, pero “lo mejor” es muy relativo y, en ocasiones, puede ser difícil acceder a ello por cuestiones que no están tanto en nuestras manos (presupuesto, por ejemplo).

La clave está en analizar y comparar y no dejarte llevar por lo que a otros les funcionó, pues cada caso es particular y el que a otro le haya servido no es garantía de nada.

¡La decisión la tienes tú!

A ti, ¿qué CMS te parece el mejor y por qué? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!