Desde hace algunos años estamos inmersos en una cultura de vida natural. A partir de que aparecieron los famosos "hipsters" de la Roma y Condesa que comen orgánico y andan en bicicleta, gran parte de la sociedad quiso verse inmersa en ese mismo estilo de vida. Es real que al crecer la población del mundo a niveles agigantados se tienen que tomar medidas drásticas para abastecer de alimentos y recursos a todos, por lo que las hormonas en los animales para que crezcan más y se reproduzcan más rápido sumado a los pesticidas y plaguicidas que hay en las frutas y verduras son un peligro para todos nosotros. Pero ésta es sólo una de las consecuencias que estamos viviendo en México (y también en muchos otros países del mundo) derivada del crecimiento desmedido de la población.

Cada vez la calidad en nuestra vida se ve más degradada, pero ésta no es sólo una cuestión de los alimentos, quizá la más peligrosa enfermedad que vivimos hoy en día es el estrés con todas sus consecuencias (y nadie habla de ella). Pero regresando a los alimentos, las personas cada vez tienen mayor conciencia de lo que ingieren y consumen. La conciencia de una vida natural y orgánica es uno de los ejes de la sociedad actual, pero realmente ¿funciona? 

Los alimentos orgánicos son un gran negocio, a partir de que las personas comenzaron a consumirlos, muchos restaurantes abrieron sus puertas pues aunado a esto, los veganos, vegetarianos y todos los estilos de alimentación libres de animales, también han tenido una etapa de "auge" que a pesar de que siempre han existido, ahora se reconocen más, también como resultado de una cultura de cuidado y protección hacia los derechos de aquellos que no tienen voz, es decir, los animales. 

En Europa y algunos otros países ya se ha hecho una costumbre la alimentación orgánica. En México, los costos son muy altos, desde la leche hecha a base de semillas hasta los restaurantes que te ofrecen la posibilidad de escoger las materias primas con las que elaborarán tu platillo, los alimentos orgánicos son realmente un lujo. Dentro del precio de dichos alimentos se ven reflejados diversos factores, uno de ellos es el cuidado que tienen los productos durante su cosecha y también que los mexicanos prefieren consumir importación aún cuando en nuestras tierras se producen gran cantidad y variedad de alimentos (por no decir que tenemos todo). Ahora hasta existen artefactos con los que puedes hacer tu propia leche, ya sea de nuez, soya o cualquier otro ingrediente. ¿Tú consumes alguno de éstos alimentos? Cuéntanos tu experiencia. 

Lo cierto es que como lo acabo de mencionar, aún cuando la alimentación es muy importante e influyente para nuestra vida, no lo es todo. De nada sirve gastar una fortuna en alimentos orgánicos si vives lleno de estrés, presión y no haces ejercicio, los resultados que esperas obtener podría ser que no lleguen si continúas llevando una vida así. Tampoco estoy diciendo que es correcto ingerir pura comida rápida, por el contrario, es necesario crear un equilibrio en nuestras vidas, no sólo en alimentación, sino en todos los aspectos que nos componen. Como anteriormente lo he comentado, la vida de hoy hace que nos olvidemos de nuestras emociones, la raíz de todos nuestros males y bienestares. Si bien la comida influye en nuestro estado de ánimo no hará todo el trabajo completo, tenemos que ayudarnos nosotros mismos. 

Sí, también la conciencia de una vida natural incluye otros elementos y no es únicamente la alimentación. Salir a la calle nos permite observar otro tipo de movimiento que no es sólo autos y peatones, las bicicletas han tomado un lugar importante dentro de las vialidades, incluso al grado de ser tomadas en cuenta como un vehículo dentro del reglamento de tránsito. Claro que esto es posible sólo cuando las distancias son relativamente cortas, sería imposible atravesar toda la ciudad 2 veces, o más, al día. Afortunadamente cada vez son mayores y mejores las respuestas de los ciudadanos hacia los ciclistas, aunque aún nos falta mucho por aprender a todos, tanto a los que andamos en bicicleta como a quienes no lo hacen. 

Aún cuando está comprobado que los químicos contenidos en los alimentos sí afectan nuestro cuerpo y su funcionamiento generando además enfermedades neurodegenerativas, no menos cierto es que tampoco definen el futuro. Nuestro bienestar depende de muchas cosas de las cuáles deberíamos de tener mayor conciencia. Te invito a que te pongas a pensar en las cosas que te hacen sentir mal y ponerlas en una balanza junto con las que te hacen sentir bien, quizá cuando las identifiques y puedas comenzar a hacerlas más pequeñas, los alimentos orgánicos sean sólo un plus para tu bienestar integral. 

La realidad es que la vida natural no existe al 100% en ningún lugar. La transportación de alimentos orgánicos importados genera contaminantes y se supone que quienes los consumen es porque desean reducir la contaminación en la tierra y mejorar su salud. El ambiente tampoco se beneficia con bicicletas eléctricas que usan baterías recargadas con luz eléctrica, es decir, cada vez más las buenas acciones se convierten en negocio para la sociedad, eliminando o transgiversando la conciencia de una vida natural real. En el caso de los alimentos orgánicos y sus costos elevados, se puede elegir cuáles comprar, no tienes que adquirirlos todos, a menos de que tengas el poder adquisitivo para hacerlo, pero sí puedes por ejemplo, comprar orgánicos las frutas y verduras que vas a comer con cáscara o los productos de origen animal. La bicicleta, debes usar la que realmente le aporta ejercicio a tu cuerpo. Y así como menciono sólo estos 2 ejemplos, la realidad es que tenemos un sinfín de actividades "sin chiste" dentro de nuestra cotidianidad que deberíamos observar con más detalle.

Ahora, piensa unos momentos ¿éste artículo te ha servido de algo? ¿Son minutos de tu vida que aprovechaste de manera agradable? Lo que acabas de leer se conoce como contenido de calidad y le aporta valor a todos los lectores, es la base del Inbound Marketing y en Media Source somos especialistas en su generación. Así como conseguimos tu atención, lograremos que tus prospectos acudan a ti mediante la información y conocimiento depositados en contenidos valiosos. Una agencia de inbound marketing certificada te puede ayudar.  

Guía para generar contenido inteligente.