"Cambio"... Una palabra tan utilizada y a la vez tan temida... A todos nos da miedo el cambio, no lo podemos negar, está quizá dentro de nuestra naturaleza y nuestras reacciones de supervivencia. Como todo, hay quienes se adaptan de forma muy sencilla y hay a quienes les cuesta mucho más trabajo adaptarse a las cosas nuevas. Esto lo podemos ver siempre, todos los días en cualquier cosa. Salir de la zona de confort es algo a lo que muchas personas no están acostumbradas o les asusta y es por eso que siempre se mantienen en lo mismo, pero... eso no siempre aplica y la imagen corporativa es uno de esos casos en los que debes renovarte cada cierto tiempo. 

Ponte a recordar alguna ocasión en la que no hayas hecho algo por miedo y tiempo después te das cuenta que si te hubieras atrevido hubieras obtenido buenos resultados... ¿Ya lo recordaste? Seguramente para algunas cosas somos muy valientes pero hay otras para las que no tanto, el miedo es una respuesta normal de nuestro cerebro, sin embargo, cuando no lo sabemos controlar puede meternos en serios problemas. Uno de ellos puede ser cuando a pesar de que tu marca no está posicionada en la mente de los consumidores te da miedo e insistes en no hacer un cambio de imagen. 

Pero, ¿es estrictamente necesario no tener miedo al cambio...en la imagen corporativa? Como ya lo mencionamos, el miedo siempre estará presente en nosotros. A veces en mayores medidas y otras en menores, pero hablar del cambio en una imagen empresarial claro que a todos nos asusta. Pero no se trata sólo de hacer cambios y ya, es lógico que detrás de esto debe de haber un estudio y un análisis acerca de la identidad de tu marca. ¿Por qué no se están logrando los objetivos? ¿Qué es lo que vas a cambiar? ¿Cómo crees que esta imagen repercutirá en el futuro? Son grandes cuestiones que debes plantearte antes de hacer algún cambio o modificación a la imagen corporativa de tu empresa. 

Existen muchas razones por las cuales podrías considerar hacer un cambio en la imagen corporativa de tu empresa, ¿ya las conoces? Si aún no sabes qué es lo que podría llevarte a tomar esa radical decisión, aquí te mencionaré algunas de las situaciones que podrían presentarse: 

  • El diseño no es el adecuado: La principal razón por la que tendrías que hacer un cambio en la imagen de la empresa es porque desde el inicio no fue la adecuada. ¿A qué se debe? Muchas veces cuando se inicia una empresa no se cuenta con los recursos tecnológicos o económicos para poder hacer una imagen adecuada y entonces cuando la empresa comienza a tener éxito te das cuenta de que no "combina". En estos casos lo mejor es modernizarla o cambiarla completamente. Para ello, te recomiendo que un diseñador te aconseje cuál sería la mejor opción. Una de las razones por las cuales tu imagen no es la correcta es porque desde el inicio no te asesoraste correctamente o decidiste hacer "algo para empezar", no se trata de eso, lo mejor es que desde el inicio hagas cosas buenas aunque tengas que invertir un poco más, a largo plazo podría salirte más barato. 
  • Cambiar la percepción de los clientes: Las empresas deben proyectar la imagen exacta de lo que quieren, claro que los clientes tienen distinta percepción pero siempre debes ocuparte de que lo que quieres transmitir sea justamente lo que tus clientes reciben. También, una empresa con una imagen innovadora, tecnológica y clara siempre será mucho mejor vista que una que parece que ha descuidado su imagen y no se preocupa por lo que sus clientes obtengan de ella. También deberías conocer cuál es la percepción que tienen ellos de ti, ¿qué tal que es algo que definitivamente no te conviene? En ese caso, debes cambiarlo inmediatamente. 
  • Cambio en la línea de negocio: A lo mejor tu estrategia ha cambiado, decidiste darle una nueva línea a tu negocio o hiciste algún cambio que involucra una renovación a la imagen corporativa, en este caso, podrías agregar algo y no precisamente cambiar lo que ya tienes. Lo que siempre debes tener presente es qué es lo que a tus clientes les llama de tu marca, qué fue lo que los enganchó y eso por ningún motivo lo puedes quitar o cambiar pues sino podría salir contraproducente y en lugar de mejorar, tu marca podría verse severamente afectada. 
  • Debes darle un refresh a tu marca: Otra de las razones por las que debes hacerle un cambio a tu empresa es porque todas lo necesitan. Sí, como lo escuchaste, aún cuando el concepto funciona muy bien debes darle un toque de innovación. Piensa en Google, Apple y muchas marcas que le han hecho adaptaciones a sus logos, no es que tengas que hacerlo todo desde el inicio, simplemente puedes varias los colores, las formas o las tipografías, eso te hará ver como todo un profesional. Nunca olvides asesorarte por expertos.

Algo que debes tener en cuenta son dos conceptos que no se deben confundir: rebranding y restyling. El rebranding es la actualización gráfica de la identidad corporativa de una marca, a comparación del restyling que es una modificación sutil de algunos aspectos de la marca. Así como no los debes confundir también debes estar muy consciente de cuál será el objetivo que buscas para poder saber qué proceso es el que vas a utilizar.

Si estás en el proceso de creación de tu marca, en Media Source podemos ayudarte a diseñar la imagen corporativa que te ayudará a vincular a tus clientes con tu marca creando gráficos que conviertan. Te invito a que descargues nuestro ebook gratuito y conozcas más acerca del diseño que a tus clientes enamorará. Descargar guía - Como diseñar grafico que conviertan