Un copy web es como el rito de iniciación de cualquier vendedor de contenido. Sí, sin exagerar. 

Sin importar si la persona a cargo es primeriza en la actividad y, por tanto, está con toda la actitud y la motivación, o si está acostumbrada a hacerlo y está preparada para superar todos los retos que conlleva, siempre hay momentos de pánico durante la creación porque no sabes qué resultados vas a obtener. 

Redactar un copy web puede ser lo más gratificante o lo más decepcionante, dependiendo de los métodos que apliques. Pero algo que sí o sí deberías considerar en este arduo trabajo es la regla de jamás escribir sobre ti

Suena duro, lo sé, pero, por favor, toma este primer consejo si quieres tener éxito en el proceso.

Seguramente, estás pensando que estoy loca y que lo único que vas a conseguir al hacer caso a esta regla es cero resultados, pero no es así… déjame explicarte un poco más a fondo por qué dije lo anterior. 

Primero lo primero…

¿Qué es el copy web?

El copy web está conformado por todos los textos persuasivos que se encuentran en un sitio web o en una tienda en línea cuyo objetivo es vender, construir marca y comunicarse con sus usuarios. 

Este abarca todos los textos que aparecen en un sitio web o un ecommerce: textos de categoría, fichas de producto, landings, emailing, textos de redes sociales, blog, etc. 

Algo sumamente importante del copy web es que debe ir de la mano siempre con la personalidad y el torno de la marca sin importar los medios que se empleen para dar a conocer los mensajes. 

Se trata de uno de los elementos más importantes de cualquier empresa porque es la principal herramienta de seducción con la que cuenta para convertir el interés de los prospectos en compras. Es determinante durante la decisión de compra. 

Ahora volvamos a donde nos quedamos… 

¿Por qué no debes escribir sobre ti en el copy web?

Seguramente, en este momento, te estás preguntando cómo demonios puedes escribir tu copy web sin hablar de ti, de tus productos, etc., pues necesitas mencionar tu empresa, tus servicios y demás para que la gente te conozca, pero no es así.

Grábate bien lo siguiente:

  • NO escribas sobre tu empresa.
  • NO escribas sobre lo buenos que son tus productos/servicios.
  • NO te centres ni te desvivas por explicar por qué tus productos son lo top de lo top.

Queda prohibido escribir sobre ti mismo en tus páginas web o en tu copy. 

Si te preguntas…

  • ¿Cómo puedo mencionar los puntos de valor de mis productos sin hablar de mí mismo ni de ellos?
  • ¿Los visitantes van a saber de qué es mi empresa si no menciono nada sobre ella?
  • ¿De qué voy a escribir si no me enfoco en mi empresa?
  • Si mi sitio web es de la empresa, ¿cuál es el punto de no mencionarnos?

Estas preguntas son normales; no te preocupes ni entres en pánico. Todos hemos tenido estas mismas dudas cuando leemos sobre este tema o cuando alguien nos dice lo que te estoy diciendo. 

De inicio, parece poco lógico no hablar de ti mismo en tu sitio web, pero créeme que vas a entender las razones por las que la autopromoción no funciona.

Los sitios web que tienen como base la autopromoción, en realidad, funcionan igual que un folleto de ventas, donde lo único que hacen es mencionar sus productos, características y precio.

Pero un sitio web tiene que ser algo vivo y no carecer de contexto para el usuario. Es decir, debe enfocarse en dar contenido de valor para los lectores y ponerlos como centro de todo movimiento. 

Ten algo claro y nunca lo olvides: tus lectores NO se preocupan por ti; solo les interesa saber cómo aportas a su vida. Quieren resolver esos problemas que les quitan el sueño. Quieren saber que tomaron una excelente decisión. Quieren resultados y no solo palabrería.

Espero que ya tengas claro que NO vale la pena llenarte la boca de elogios sobre tu empresa, ni poner en tu sitio todos los premios que has conseguido. Esto no está mal, pero créeme que no tiene nada que ver con lo que logras. 

Tu sitio web tiene que ser una herramienta de ventas

Ya sabes de qué no tienes que hablar, ¿cierto? Y seguro estás pensando… “bueno y, entonces ¿qué hago?”. 

Lo tengo contemplado, no te preocupes. No te voy a dejar solo con lo anterior. Se trata de dar soluciones, ¿cierto?

Lo primero que tienes que hacer es indagar en cuál es el objetivo de un sitio web; puedes preguntarles a amigos, familiares o conocidos con algún sitio cuál es su objetivo. 

Estoy segura de que la mayoría va a contestar que generar tráfico, conseguir clientes potenciales y tratar de acercar a los visitantes a la empresa para lograr una venta. 

Sí, es cierto, un sitio web tiene que ser un medio y una herramienta de ventas, pues más del 80% de los usuarios investiga en línea antes de tomar una decisión de compra. No es ningún secreto. 

Veamos cómo funciona eso de que un sitio sea herramienta de ventas. Te ejemplifico de manera breve y sencilla…

Un sitio web está activo 24/7 o al menos así debería ser. Esto quiere decir que mientras tú estás con tu familia, en el gimnasio o comiendo, tu sitio continúa hablando con todos tus prospectos; es decir, está vendiendo. 

Pero… ¿esto cómo se relaciona con el contenido? Tienes que darles o informales sobre aquello que necesitan saber según el momento en que se encuentran. 

Tu sitio web debe estar diseñado para hablar directamente con tus clientes, darles información verídica, comprobada para que se sientan seguros de comprar en tu empresa. El objetivo es ayudarlos para después vender. 

Siempre genera confianza en tus lectores

La confianza es importantísima para conseguir conversiones. Si no confiamos en un sitio simplemente no compramos ahí y damos la vuelta a los resultados, hasta que encontramos aquella compañía que sí nos da confianza, ¿o no es así? 

El copy web es un indicador de la proximidad y la transparencia que se ofrece a los usuarios y, cuanto mejor estén explicados tus textos, los lectores tendrán una sensación mayor de transparencia. 

Aquí entran en juego varios factores, como la experiencia del usuario, la estructura de tu sitio web, y demás para que puedan navegar a través de él sin mayor problema y sin esforzarse tanto. 

Pero no solo es importante el aspecto visual, sino también lo que escribes en él y cómo te expresas en tu sitio web. Esto es clave dentro del copy web: los visitantes quieren ser educados, pero a su modo. 

No te van a comprar ni lograrás conversiones si se dan cuenta de que los estás llevando por un camino que no quieren seguir. Deben sentirse seguros contigo para ir avanzando… ¿cómo logras esto? 

Fácil (o quizás no tanto): dejando de lado la autopromoción y siendo brutalmente honesto con tus visitantes. Hazles saber que comprendes qué problemas tienen y ofréceles una solución para aquello que los aqueja. 

Comunícate con ellos, pero no considerándolos números o ingresos, sino seres humanos que sienten, que padecen y que tienen dolencias; enfócate en tratar temas que les interesan. No que te interesan a ti para vender. 

Si no hablo de mí… ¿de qué voy a hablar?

Sobre este punto, hay un libro que menciona 5 contenidos que sí o sí tienen que estar en copy web para vender. Todos ellos se basan en el comprador y en resolver cualquier duda o pregunta que tenga.

El autor es Marcus Sheridan y los contenidos son los siguientes:

  • Costos
  • Problemas
  • Comparaciones
  • Lista de los mejores
  • Reseñas

En el artículo Confianza: La clave para lograr resultados buenos en marketing y ventas se explica a detalle cada uno de ellos, así que te recomiendo echarle un vistazo. 

Es totalmente necesario y acertado que todos estos temas estén en tu copy web, sea como parte del blog o en cualquier otro sitio de tus páginas web porque solo a partir de esto vas a poder proporcionar valor a tus lectores y comenzar a educarlos para que estén listos para la transacción final. 

Al abordar cada uno de estos temas, les demuestras a quienes te leen que eres empático, que los conoces y que te preocupas por ellos como para ayudarlos a solucionar sus problemas como te gusta que te ayuden a ti en los tuyos.

Cambia el tono de comunicación

Las personas saben perfectamente cuando alguien busca venderles y esto, en buena parte, se debe al tipo de lenguaje que se adopta y al modo en que se dirigen a ellas. 

Generalmente, cuando el enfoque es de venta, se adopta la perspectiva de un “nosotros”, queriendo ser inclusivos pero refiriéndose a la empresa como tal. Por ejemplo “Nuestro personal está capacitado para…” “Somos la empresa número “x” a nivel mundial”, etc. 

En realidad, lo que se tiene que hacer es hablarle a un tú/usted, al lector, pues es, en última instancia, para quien escribimos o, al menos, así debería ser. Puede ser de manera explícita o implícita; por ejemplo, “consigue aumentar tus ventas”. 

Con este simple cambio, consigues colocar al lector en el centro de tus contenidos y de todo tu copy web, reconociendo el valor que tiene y haciéndolo ver las posibilidades que existen.

Lo ideal es que el 80% de tu copy web les hable a los lectores y el 20% restante sea un “nosotros”, es decir, ahí sí puedes mencionar cosas relacionadas contigo y demás. 

Parece algo tonto, pero créeme que hace la diferencia. Por ello, cada vez más empresas comienzan a adoptar este enfoque. Se trata de dejar de ser actores como compañías y darles el papel principal a los usuarios.

En lugar de poner “hacemos que logres más conversiones”, usa “logra más conversiones”.

Cuando tu copy web se basa en hacer que el lector vea cómo experimentaría el resultado de ser tu cliente, le brindas una mejor experiencia que cuando solo hablas de ti mismo y de tus productos. 

Puedes ir poco a poco modificando todo el contenido de tu web para adoptar el lenguaje de “tú”; conforme lo hagas irás siendo testigo del impacto que tiene este pequeño gran cambio. 

¿Por qué es tan importante el copy web en mi negocio?

Después de todo esto, seguramente estás pensando… bueno, ¿y por qué es tan importante lo del copy web? Déjame ahora darte razones de peso para aplicar lo que te he mencionado en líneas anteriores.

  • El copy web es prácticamente la encarnación verbal de tu marca; sí, suena muy volado, pero es 100% real not fake, créeme. Se encarga de sintetizar tu esencia y mostrar cómo es tu marca y cómo se relaciona con los usuarios: puede ser una marca cercana y humana o una totalmente enfocada en ventas, dejando de preocuparse por los consumidores, que más que números son personas.
  • Determina el tono de comunicación que tu marca sostiene con los usuarios, sentando las bases de la relación: más formal, menos formal, provocadora, conservadora, cercana, lejana, etc. 
  • Es tu principal arma de conversión porque es lo que empleas para explicarle a los usuarios por qué tu producto es mejor que el de la competencia. Solo cuida, por supuesto, que sea sutil y no tan directo y, sobre todo, siempre fundamenta tus argumentos. 
  • Para terminar… el copy web es clave para posicionar bien tus página en los buscadores.

Conclusión

Los elementos mencionados en este artículo no son los únicos factores por los que es importante el copy web, pero sí son algunos de los más relevantes, por lo que ya deberías estar convencido de la importancia de este elemento de tu sitio web. ¿O estoy equivocada? 

No olvides que siempre tus clientes deben estar en el centro de todo tu negocio, pues son la razón de ser de tus productos y servicios, más allá de la cuestión económica, que siempre está presente en una empresa, por supuesto.

Tener en cuenta a tus clientes en cada una de las líneas que escribas va a ayudar a llegar de manera mucho más directa a ellos y a que se sientan aún más identificados. 

Siempre se tiene un gusto por las frases matadoras, pero muchas veces estas suenan muy cliché o muy alejadas de la realidad, no siendo lo que los consumidores anhelan leer; por ello, debes ponerte en sus zapatos y ser mucho más cercano con ellos para entender sus dolencias, preocupaciones y demás y darles las respuestas que desean y esperan. 

Después de leer esto, ¿piensas implementar algún cambio en el copy web de tu negocio? ¡Deja de perder el tiempo (y, sobre todo, clientes)!

Nueva llamada a la acción