A los especialistas en marketing digital les sucede como a las hienas en el Rey León cuando oyen el nombre de Mufasa: escuchan SEO y tiemblan. 

La razón es porque no saben cómo utilizarlo bien. 

SEO se ha convertido en una de las estrategias más efectivas y económicas en el mundo del inbound marketing, pero el uso correcto depende de muchos factores.

En este artículo te vamos a revelar todo lo que tienes que saber para que saques el mejor provecho de SEO y posiciones sin problemas a tu empresa.

¿Qué es SEO?

Searching Engine Optimization (SEO) es un conjunto de técnicas que, bien implementadas, logran incrementar la calidad y cantidad de tráfico en tu sitio web de forma orgánica, o sea, sin pagar un solo centavo.

Imagina que eres dueño de la biblioteca más grande del mundo y una gran cantidad de personas dependen de ti para conseguir la información que necesitan. 

¿Cómo puedes ayudar a millones de usuarios a encontrar lo que están buscando?

La forma correcta para auxiliarlos a encontrar lo que necesitan, es creando un sistema que de manera ágil, sencilla y eficaz cubra las necesidades de todos los buscadores.

Lo cierto es que tú eres uno de los millones de personas que acuden a alguien todos los días para buscar información y ese ‘alguien’ es nada más y nada menos que Google.

Google es la biblioteca en la que miles de millones de ciudadanos alrededor del mundo consultan toda clase de tópicos y con solo escribir unas palabras te arroja millones de contenidos relacionados con lo que estás buscando.

Pero cómo puedes saber cuál de todos esos millones de resultados es el más efectivo.

Imagina que te vas a casar y quieres ir vestido con el último grito de la moda, pero no tienes ni la menor idea de las tendencias del momento, ¿qué haces?

Posiblemente tu primera opción para saber qué tipo de vestidos está de moda es consultar en Google y pondrías algo similar a:

  • Tendencias en vestidos de novia
  • ¿Cuáles son los vestidos de novia del momento?

Como estas existen miles de probabilidades de palabras para que encuentres lo que estás consultando y para ello Google utiliza motores de búsqueda que clasifican el tema en cuestión y los relacionados a él.

De esta manera cuando tú escribes: ‘tendencias en vestidos de novia’ te aparecen millones de sitios que hablan sobre los vestidos de novia del momento.

Seguramente no consultas los montones de páginas sino que te vas a los primeros resultados, ¿no es así?

Si consultas los primeros resultados lo más probable es que te decidas por uno de los vestidos ofertados dentro de los sitios web que aparecen en el top.

Por ello estas páginas son las más beneficiadas en tráfico y cierres de ventas.

Las páginas que ocupan el top en las primeras búsquedas de Google lo alcanzan por dos motivos: pagan para aparecer al inicio o porque tienen un buen manejo de SEO sin gastar un solo peso.

SEO on page

El SEO on page consiste en las implementaciones que llevamos a cabo en nuestra propia página web.

Por ejemplo, los ajustes determinados en el código HTML para indicarle a Google con qué palabras queremos aparecer en los resultados de búsqueda.

Es algo así como: mi nombre es Jennifer Lopez, pero todos me dicen JLo.

SEO off page

El precio por llegar a las primeras posiciones de los resultados de búsqueda en Google tiene que ver con la reputación de la página en internet. 

Es decir, el alcance al que llegas desde web o con ayuda de las redes sociales que enlazan a tu sitio.

Por ejemplo, si te dieran a elegir entre ir a un concierto de Timbiriche o a uno de Jennifer Lopez, ¿cuál escogerías?

La mayoría de la gente elige siempre lo más popular, a este valor se le conoce como SEO off page.

¿Por qué SEO es importante para tu empresa?

Las páginas que aparecen primero se ven beneficiadas en tráfico y por ende en cierres de ventas, por lo que aplicar el SEO de manera efectiva dentro del sitio web de tu empresa beneficia en ganancias y posicionamiento a tu marca. 

Imagina que entre más de 12 millones de opciones que en su contenido tienen la palabra vestido de novia, la mayoría de personas efectúa la compra en las tres primeras páginas. 

¿Cómo formar parte de los primeros sitios?

Aquí es donde la cosa se pone buena, pues para los usuarios buscar contenido o productos en la red es una tarea fácil, lo divertido es para las empresas que hacen lo impensable por ser la primera opción que aparezca en Google.

Pensemos en el SEO como si se tratara de la elaboración de una pizza y en todos los ingredientes que esta debe llevar.

Algo así sucede con el SEO, pues el sistema al igual que la pizza necesita ingredientes para la preparación.

¿Cómo hacer un uso efectivo del SEO?

 Por principio de cuentas hay que considerar tres elementos que son indispensables:

  • El título
  • La metadescripción
  • Las palabras claves

Título

El título es lo equivalente a la masa de la pizza, es decir, sin una buena masa no hay buena pizza.

Los títulos representan la columna vertebral en el mundo SEO, por ello hay que pensar seriamente en este conjunto de palabras. 

Es lo primero que el consumidor va a ver al momento de entrar a Google y escribir qué es lo que está buscando.

Por esa razón debe ser lo suficientemente atractivo para que decidan darte un clic.

Hay un punto esencial en los títulos, es como la cantidad de harina que llevará la masa de tu pizza.

Un título no debe rebasar los 77 caracteres y debe siempre contener las palabras clave, pues de lo contrario reduce las posibilidades de aparecer dentro de los primeros lugares de Google.

Metadescripción

Una metadescripción es el texto que se ve como descripción del sitio web en los resultados de búsqueda cada vez que hacemos una consulta en un buscador.

Está diseñada para proporcionar información sobre el contenido de la página.

Tienes que hacerla sumamente descriptiva, es decir, contar sobre lo que se trata tu página, explicándolo a tu usuario de manera detallada y sencilla.

La longitud de la metadescripción debe ser máximo a 155 caracteres, ya que es el espacio promedio que dan los buscadores a las descripciones.

Palabras clave

Las palabras clave representan la salsa de tomate dentro de la pizza y si la sabes elaborar bien, es probable que tu pizza se convierta en la consentida de muchos.

Por eso el punto número uno para un buen manejo de SEO depende de las palabras clave, estas son aquellas con la que los navegadores buscan en la red. 

Retomemos el ejemplo de tendencias en vestidos de novia como palabras clave.

Si tu sitio web vende vestidos de novia tendrás que seleccionar una lista de palabras clave relacionadas con tu empresa/producto: son las probabilidades en las que las personas buscan tu producto o servicio en la red.

Existen programas como Ahrefs, Google Search Console, Google Ads, Rank Tracker entre otros, que te pueden ayudar a descifrar cuáles son las palabras clave ideales para poder posicionar tu sitio web a través de tu contenido, enlaces, metadescripciones, URL y links.

Cuando hagas la extracción de las palabras clave es importante considerar el volumen, que es la representación de la cantidad de veces en la que la gente inserta esa palabra en Google para la búsqueda.

Es recomendable que estas palabras clave las insertes en una tabla de Excel y que de ellas selecciones las que resultan más óptimas para el lenguaje SEO.

El truco está en que las palabras clave cubran la búsqueda de los navegadores y también la identificación que Google hace.

Otros elementos que debes tomar en cuenta

 

URL

El URL es la versión en texto para sustituir a las direcciones IP de modo que sea legible para las personas y para los ordenadores y de esta manera tener una comunicación efectiva con los servidores. 

El URL que resulta efectivo para el SEO se compone de 4 partes:

  • Dominio: el nivel principal de una página web que si esta libre, se puede registrar.
  • Subdominio: es un dominio de tercer nivel que depende del dominio principal. Por ejemplo: www.ejemplo.com (www es el subdominio).
  • Subcarpeta: como su nombre indica son carpetas que están dentro de un dominio o subdominio.
  • Página: se podría decir que es el último nivel de una URL, donde se encuentra el contenido final.

El ingrediente principal del URL es la palabra clave, es decir aquella palabra que estará dentro de tu título y en tu artículo en repetidas ocasiones, ya que es el tema.

Enlaces internos

Los enlaces son como el peperoni y los champiñones, se utilizan para enriquecer el contenido de tu sitio.

Supongamos que escribiste una nota sobre la caricatura de Dora la exploradora y sus maravillosas aventuras, pero antes alguien más en ya ha escrito cosas sobre Dora que también son interesantes.

Tu misión será insertar los links que se relacionen a lo que estás escribiendo.

Enlaces externos

Lo que siempre se recomienda en un sitio web es que existan enlaces que direccionen a tu misma página; sin embargo, también puedes hacer usos de enlaces externos.

Los enlaces externos son aquellos links que llevan al usuario de nuestro sitio web a otras páginas, esto se hace con la finalidad de nutrir el bagaje de los buscadores.

Etiquetas

Las etiquetas sirven para el posicionamiento, pues aunque para los usuarios aparentemente no sirven, agilizan el proceso de búsqueda al momento de ingresar a los navegadores.

Estos son todos los instrumentos que se requieren para formar parte de los primeros lugares de búsqueda que ayudan al incremento del tráfico y ganancias de una empresa.

Recuerda que lo más importante para cualquier compañía es tener una buena cantidad de receptores, pero sin sacrificar la calidad.

Ahora que tienes todos los puntos claves para poner en práctica las técnicas del SEO, ¡es momento de impulsar tu sitio web!