El tema del comercio electrónico en México y en general a nivel Latinoamérica es uno de los que aún se encuentra en vísperas de crecimiento y donde probablemente existan muchas oportunidades de negocio

Según el reporte de la AMIPCI (Asociación Mexicana de Internet) durante el año 2015, tres cuartas partes de los internautas mexicanos realizaron compras en línea, claro, también tendríamos que hacer un análisis acerca del porcentaje de mexicanos que tenemos acceso a internet.

Lo que es curioso y con lo que seguramente te sentirás identificado es que la mayoría de estas compras no se realizan en tiendas mexicanas, la región que se encuentra en primer lugar de compras online es Estados Unidos y Asia se encuentra como su sucesora. 

Pero además de eso, otro punto importante para analizar son los productos o bienes que se adquieren a través de este medio, si tenemos en cuenta que el target principal del ecommerce son las personas de entre 18 y 34 años, ¿qué imaginas que podrían comprar? Durante ese año el principal producto vendido fue ropa y accesorios, seguido por descargas digitales, boletos para eventos, videojuegos, viajes y algunas otras categorías con menor relevancia.

¿Tu ecommerce pertenece a alguno de estos? De no serlo, entonces no es que estés perdido lo que sí debes hacer es crear una estrategia sólida de ventas que acompañe a tu tienda en línea. 

La realidad del ecommerce es que no es un negocio barato, a diferencia de lo que mucho se cree es que invertir en un negocio digital no tiene el mismo impacto y tampoco se necesita el mismo presupuesto que con un establecimiento, ¡FALSO! Internet requiere de un trabajo constante y mucha inversión no sólo económica sino también de tiempo, lo más lógico es que esperes obtener resultados de vuelta en poco tiempo y que incluso, quieras acelerar el proceso de ventas pagando cantidades absurdas de dinero.

Si crees que una empresa online funciona de esta forma, continúa leyendo porque seguro te interesará. 

A veces pienso que quienes creen que poner una tienda en línea es fácil es porque realmente les falta seriedad y consideran que únicamente con comprar el dominio y ofertar sus productos la tienda venderá sola. Precisamente hace unos días comentamos en un artículo anterior los pasos que debes seguir para crear una tienda virtual, te recomiendo lo visites. Una vez que entendemos que los clientes no llegan solos a ningún comercio, podremos conocer porqué es importante crear una estrategia, incluso antes de echar a andar la tienda. 

Entonces, si esta estrategia no la creaste desde un principio, lo más probable es que ahora no sepas cómo lograr tus objetivos. Recuerda que los objetivos se deben establecer de forma clara, es decir, si pones una tienda para "vender mucho", lo más seguro es que no vas a llegar nada.

Ten siempre muy en cuenta las metas SMART para que te sea mucho más fácil saber hasta dónde quieres llegar. Pero no solamente los objetivos y la estrategia de ventas son un factor decisivo para generar éxito, también existen otros elementos importantes. 

Alguna vez te has preguntado ¿cómo es el servicio de entrega de mi mercancía? ¿Mi sitio web está optimizado? ¿Cuento con la seguridad suficiente para que mis próximos clientes decidan comprar? El proceso de compra ¿es sencillo? Estos y algunos otros aspectos más son por los que tu tienda no logra generar las ventas que marcaste como meta. A lo mejor la experiencia que han tenido las personas que han decidido comprar no fue lo suficientemente buena como para regresar posteriormente. 

Un error en el ecommerce y en general en cualquier empresa es que se busca generar ventas y no clientes. ¿Cuál es la diferencia? Las ventas son momentáneas y los clientes son por un largo plazo, a lo mejor tú te has enfocado sólo en generar ventas y estás dejando de lado la experiencia y la satisfacción que los clientes buscan.

Esta es una situación que generalmente puede llevar a los negocios al fracaso, sí, leíste bien, descuidar la relación que existe con tus clientes puede llevar a tu empresa a la quiebra. 

Los resultados inmediatos no funcionan, sirven cuando se trata de una urgencia pero el planear y no buscar objetivos a futuro puede mantenerte divagando en una línea sin rumbo. Entonces, te recomiendo que si estás por iniciar o en tus planes está tener un comercio en línea, primero te acerques con profesionales pues además de una estrategia necesitas conocer algunos datos técnicos que ayudarán a que tu sitio se encuentren en las óptimas condiciones para funcionar adecuadamente.

Posteriormente, una vez que ya esté creada la tienda no debes descuidar algunos detalles como:

  • Posicionamiento
  • Ofertas
  • Imagen
  • Tiempo de entrega de los productos
  • Presencia en redes sociales 
  • CLIENTES

¿Ya sabes cuál será tu producto? Ten en cuenta algo: la experiencia de comprar en una tienda en línea debe ser soberbia y mucho mejor que ir a comprar el producto a una tienda física, a todos nos gusta comprar y recibir los productos enseguida para estrenarlos y comenzar a disfrutar de ellos, ¡la logística es muy importante! Si deseas crear una estrategia para tu ecommerce, contáctanos, en Media Source queremos conocer tu negocio y ayudarte a cumplir tus metas de ventas. 

Inbound Marketing para ecommerce