Skip to content

Guía para el Rediseño Web

Guía para el Rediseño Web

El propósito de este artículo es darte una guía si estás pensando en un rediseño de tu sitio web.

Uno de los puntos relevantes a considerar es, principalmente, cuánto tiempo tienes con el sitio web que quieres modificar, y sobre eso, seguramente vamos a encontrar muchas respuestas más.

Probablemente, te has hecho muchas preguntas antes de llegar a la determinación de realizar un cambio que tenga relación con un rediseño web.

Puede que no necesariamente se trate de sitios hechos hace muchos años, sino que sea una página creada recientemente, pero que por alguna razón no está cumpliendo con las expectativas esperadas.

Debido al avance que tienen tanto el diseño como las herramientas tecnológicas, podemos intuir que una página que tenga, en promedio, unos 3 años funcionando, requerirá de un rediseño web.

Sin embargo, también hay casos en los que en cuestión de meses es necesario realizar modificaciones, debido a que las páginas presentan deficiencias que hay que resolver.

Asimismo, aunque debo decir que son pocos casos, existen algunos sitios web que, a pesar de haber sido diseñados hace años, siguen funcionando y dando a la empresa resultados que satisfacen plenamente y justifican su permanencia. En tal caso, ¿valdría la pena modificarlos? La respuesta es no.

Una ampliación de las funciones de tu página no necesariamente requiere un rediseño web.

Imaginemos que lo que se busca es agregar un espacio para blog, o que únicamente necesitas migrar tecnologías, por ejemplo, de WordPress a HubSpot CMS; eso podría hacerse sin necesidad de alterar la página completa. Aunque se trata de cambios, no se considera un rediseño web.

Entonces, ¿cuándo pensar en rediseño web?

Primero hay que hacer una revisión de lo que esperamos de nuestro sitio web y de lo que estamos logrando a través de él, por ejemplo, podríamos ver inicialmente cuáles son las características de los visitantes actuales.

Lo anterior, para saber qué comportamiento están teniendo en nuestro sitio: si están el tiempo necesario o al menos el mínimo suficiente en él, si encuentran atractivo nuestro espacio, si identifican las propuestas de solución a sus dudas o problemas, etc.

Reporte de tu sitio web gratis

Obtén un reporte sobre tu sitio web y recibe recomendaciones para mejorarlo y lograr mejores resultados en marketing y ventas.

Reporte de Sitio Web Gratis Media Source

Toda la información que nos pueda proporcionar el equipo de ventas en ese sentido será básica, ya que ellos siempre son la mejor fuente de datos; además, claro, de lo que arrojen tus reportes.

¿Cuál sería una causa evidente y clara para un rediseño web?

Te enlisto una serie de posibles razones para considerar un rediseño web.

1. Baja tasa de conversión

Las estrategias de marketing, si bien son varias y se interrelacionan, tienen mucho que ver con el diseño web que tenga tu sitio.

¿Estás logrando los leads que esperas? ¿Estás teniendo muchas visitas que solo se quedan en eso y no avanzan en su viaje a la compra? ¿Esas visitas están atendiendo tus CTA?

Si tu respuesta es no a por lo menos una de esas preguntas, llegó la hora de pensar en tu rediseño web.

El principal objetivo de un sitio de empresa es vender, aunque existen otros. Si no consigues lo que necesitas, ¿por qué no hacer cambios?

Si el problema ya se identificó, o sea, no tener conversiones, a pesar de tener visitas, tienes que hacer el rediseño web de tu sitio, concentrándote en la usabilidad del mismo.

Hay que ver qué modificaciones se requieren desde la estructura, el diseño, la distribución, el contenido, entre otros elementos.

2. Posicionamiento en la web (SEO)

Una buena visibilidad te conseguirá un mayor número de visitas de personas interesadas en lo que ofreces. Mientras más arriba esté tu página en los buscadores, más oportunidades tendrás de generar tráfico.

Si al realizar el estudio de funcionamiento de tu página descubres que inicialmente tenía buena posición, pero la ha ido perdiendo con el tiempo, es momento de rediseñar.

Es básico recordar que el SEO no es una tarea de una sola vez, sino que debe ser constante.

Considerando que los motores de búsqueda van evolucionando también, los factores que se usan para que una web esté mejor o peor posicionada también pueden variar. Tal vez lo que hace unos años funcionaba para tener un buen posicionamiento, ya no da buenos resultados o, incluso, los afecta.

Esta es una de las principales razones por las que hay que revisar tus estrategias SEO y trasladar el resultado al rediseño web.

Las palabras clave, sin duda, serán de las principales modificaciones, así como la estructura de tu sitio. Tu rediseño web debe incluir los elementos necesarios para un posicionamiento exitoso.

3. Tu negocio ha crecido y el propósito de tu sitio ha cambiado

Puede ser que un negocio haya crecido suficientemente por las estrategias de marketing empleadas, que haya tenido fluidez y que fuera eficaz; sin embargo, al ir madurando, las estrategias tienen que irse adaptando, y eso implica un rediseño web para satisfacer las nuevas necesidades de tu empresa.

Si lograste, por ejemplo, una diversificación de productos o servicios, estás llegando a nuevos públicos o segmentos, o quieres integrar elementos actuales como bots, videos o implementar un blog, un rediseño web es necesario.

Solo así seguirás en el camino que te ayuda a conseguir los objetivos planteados.

Te centraste solo en tu producto ¿y olvidaste la UX?

A veces creemos que tener una página bonita es suficiente para que sea visitada y recomendada.

Puede que hayas logrado encontrar las palabras clave precisas, pero debo decirte que los motores de búsqueda valoran también la experiencia del usuario, y eso es muy importante para tu sitio.

Esta experiencia depende de diferentes factores:

Rendimiento

Uno de los principales temas evaluados por el usuario es justamente la velocidad de carga, y el tiempo de ejecución.

El rendimiento web es el tiempo que tarda un sitio en cargarse, en ser interactivo y receptivo; asimismo, se involucra el grado de fluidez del contenido durante las interacciones del usuario

Contenido

Este es uno de los elementos principales para considerar un rediseño. El contenido debe ser completo, pero no complejo; palabras muy rebuscadas o textos muy largos y pesados podrían no ser lo mejor.

La actualización es indispensable y debe ser constante; es recomendable que siempre los usuarios encuentren tu sitio en funcionamiento y con contenidos nuevos cada determinado tiempo.

Sistema intuitivo

Cuanto más fácil de entender y de usar sea tu sitio, más personas pasarán tiempo en él e incluso, lo pueden recomendar.

Un sitio web Intuitivo permite que los usuarios puedan saber dónde encontrar cada elemento que buscan; es decir, que la navegación sea sencilla.

Dentro del diseño y rediseño web, debemos enfocarnos en la experiencia. Se trata de facilitar el camino del visitante, que sea fluido y sin la necesidad de detenerse a analizar qué sigue, sino que tenga una lógica que permita dirigir al usuario a lo que realmente le interesa.

Estética

Al principio, mencioné que no solo debemos tener como objetivo una página bonita, sino que sea funcional; sin embargo, no debemos descuidar esa parte de imágenes, colores, armonía en la estructura, botones de CTA, etc.

Guía para realizar un rediseño web exitoso

Teniendo claro los puntos anteriores, vayamos a los elementos que se deben considerar en un proceso de rediseño web. Cada uno de ellos se tiene que adaptar a tus necesidades específicas.

1. Evalúa tus necesidades y tu presupuesto

Suele repetirse que el costo no es lo más importante, pero por supuesto que es clave cuando se trata de una inversión, en este caso, el rediseño web de tus páginas. 

Por ello, es muy importante que, antes de buscar ayuda, detectes el problema, es decir, sepas reconocer por qué estás cuestionándote el hecho de cambiar el diseño de tu sitio. 

Ten en cuenta que los cambios a nivel de diseño web no son cosa sencilla y requieren una buena inversión. Si deseas implementar muchos cambios, debes tener un presupuesto adecuado. 

Así que enfócate en ajustar tus objetivos, tus necesidades y tu cartera para ir hacia un buen puerto. 

2. Presta atención a la estructura interna de tu sitio

Un sitio web necesita contar con un alojamiento, que es donde estarán disponibles todas tus páginas y los contenidos para que los usuarios puedan acceder a ellos.

Esto es algo que deben considerar los expertos que llevarán tu rediseño web, en caso de que no cuentes con profesionales en el área, para tener un mayor control de la estructura interna y poder lanzar tu sitio cuando esté listo.

Muchas veces se da por descontado este elemento, que es sumamente importante, así que tómalo en cuenta mucho antes de dar el paso definitivo si quieres un sitio web funcional.

3. Involucra a los equipos clave en el proceso

Cuando tengas claras tus necesidades, tu presupuesto y las expectativas, es momento de que informes a los equipos relacionados en el proceso de selección de agencia de rediseño web.

Pon el tema sobre la mesa, escucha opiniones, consejos, etc., y finalmente, designa a la personas profesional que estará a cargo de la toma de decisiones finales acerca de las propuestas que se reciban. Puedes ser tú si te consideras experto en el tema.

Aquí es muy importante que, después de la etapa inicial –de consejos y puntos de vista–, únicamente queden una o dos personas a cargo para que no existan muchos conflictos en la toma de decisiones. 

4. Recaba datos sobre tus necesidades

En un primer momento, se puede intuir qué es lo que necesitas de un rediseño web, pero es un error tener como punto de partida meras suposiciones. 

Por eso, es muy importante que, junto con el equipo correcto, lleves a cabo pruebas, investigaciones y demás para recopilar datos que sustenten esas hipótesis y no termines contratando una agencia en vano o resolviendo un problema que ni siquiera existía.

Lo ideal es que realices pruebas con los usuarios. Muchas veces somos tan críticos que detectamos problemas que las personas que navegan en un sitio ni siquiera identifican. 

Ve a los datos y las métricas y revisa el porcentaje de rebote, las visitas, tiempo de permanencia por página, etc., y después ya puedes comunicarte con datos a las diferentes agencias de rediseño web que selecciones.

Elementos clave de un buen rediseño web

Durante el proceso de rediseño web, tienes que poner atención a diferentes elementos, mismos que son muy importantes para que los usuarios que naveguen en tu sitio tengan una buena experiencia.

Estos son los principales: 

1. Personalización

El marketing es una práctica cada vez más usada por las empresas y personas, sin importar el giro de su negocio.

Es una tendencia muy generalizada, y es necesario nunca perder de vista cuál es nuestro mercado y de esa manera darles siempre un trato personal.

Aquí lo importante es lo siguiente:

  • Asegurarte de tener siempre contenido inteligente, actual, veraz, es decir, aquel que se puede mostrar de forma dinámica, y siempre de acuerdo con acciones o preferencias y características del cliente en las diferentes partes de nuestro sitio.
  • Checar que tenga formularios, y que estos sean de fácil llenado, prácticos y confiables, ya que es una forma básica de contacto entre comprador y negocio.
  • Incluir llamadas a la acción (CTA) sutiles pero contundentes, para poder dirigir adecuadamente a tus visitantes a las acciones o tareas que te interesa que realicen.

Un diseño o rediseño web requiere prestar atención a los mensajes que se envían a los visitantes, ya que cada uno puede presentar diferentes necesidades, y en nuestro sitio debemos tener respuesta a ellas.

Cada fase del viaje del comprador debe ser tratada con tal importancia que logremos que los posibles clientes tengan siempre la mejor experiencia.

Por ello, el contenido de la página que se someta a un rediseño web debe ofrecer información y soluciones que contextualicen cada caso de manera única y totalmente personalizada.

Esto te ayuda a incrementar las posibilidades de que un visitante se convierta en lead y, posteriormente, en cliente.

Un rediseño web debe considerar el entregar el mensaje correcto, a la persona indicada en el momento preciso. Asimismo, es importante que este llegue de una forma natural, sin complicaciones de uso y sin pasos innecesarios que lo hagan desesperar o dudar.

2. Diseño funcional

Una página que invite a quedarnos más tiempo, sin duda, es aquella que nos brinda una imagen fresca, ligera, sin demasiados elementos que dificulten la navegación y saturen nuestra vista.

Debe ser atractiva, pero también debe cumplir con requisitos de funcionalidad que la hagan excepcional.

A la hora de diseñar una página, o igual si se trata de un rediseño web, sugiero que se verifique si cumple con los siguientes puntos. Si no es así, ya sabrás por dónde empezar para rediseñar tu página web y convertirla en una funcional:

Diseño web

Tiene que ser ligero, sencillo e innovador. Son muchas las nuevas tendencias en cuanto a diseño.

Una página que luzca saturada o demasiado sofisticada no necesariamente será atractiva; es mejor pensar en que sea rápida en sus respuestas y amigable en su uso.

Contenido de calidad

Sin perder de vista que el objetivo puede ser netamente comercial, la calidad del contenido marcará la diferencia respecto de otras páginas con el mismo objetivo que la tuya. Dale al contenido el espacio que lo haga resaltar; notarás los beneficios.

El contenido tiene un papel preponderante en el éxito de las páginas; un contenido de calidad, visible y que esté continuamente actualizado será un factor clave para el éxito en tu rediseño web.

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con páginas cuyo último contenido tiene meses o hasta años que fue publicado? Son páginas que se abandonan al instante, así que no permitas que pase eso en tu sitio web.

Responsividad

La navegación móvil es la que predomina frente a equipos fijos y crece cada día, por lo que resulta indispensable que tu sitio web sea apto para este tipo de dispositivos; el rediseño web debe contemplar la responsividad.

Calificación por parte de los usuarios

La retroalimentación que puedas tener de tus visitantes es un aporte muy importante. Pide que te compartan cómo fue su experiencia de navegación en tu sitio para que sepas qué puedes mejorar o cambiar.

Velocidad de carga

Una página web que te obliga a esperar mucho a que termine de cargar o que al final marque ‘Error 404 esa página no existe’ no es nunca recomendable.

Además de que crea una mala experiencia para el usuario, una carga lenta provocará que tu visitante abandone tu web.

3. Revisiones constantes para mantener el óptimo funcionamiento del sitio web

Ya que tienes un rediseño web y tomaste en cuenta los puntos que se mencionaron anteriormente, este nuevo diseño deberá ser revisado y monitoreado para que sea funcional de forma prolongada.

Cuando estés en pleno proceso de rediseño web, planifica la realización de Test A/B para obtener comparativas que te permitan analizar qué resultados son óptimos.

Crea los KPI que sean necesarios para que, de esta manera, puedas tener un reporte muy concreto y claro sobre los rendimientos de tu rediseño web.

Puedes tomar en cuenta algunos de los siguientes puntos:

  • Visitas orgánicas: analiza el tráfico de tu web. La cantidad de tráfico orgánico, es decir, el tráfico no pagado, no debe caer ni disminuir. Si esto sucede, se tiene que optimizar nuevamente la página.
  • Tasa de conversión: calcula frecuentemente el porcentaje de usuarios que al visitar tu página web ejecutó alguna acción, como suscribirse a tu blog, realizar una compra o solicitar información a través del formulario de contacto.
  • Tasa de rebote: tanto en dispositivos fijos como en dispositivos móviles, hay que estar pendientes de medir la tasa de rebote, que es la que nos indica el porcentaje de visitantes que entran en nuestro sitio web, pero que no permanecen mucho tiempo en él, o que simplemente no atienden los CTA.
  • Un estudio de mercado y un análisis de la competencia serán de gran utilidad. Hay que asegurarse de examinar las palabras clave que debe incluir tu nuevo diseño, además de las funcionalidades que ofrecen otros y que puedas replicar, dando un toque personalizado.
  • Las herramientas SEO no deben faltar. El SEO debe ser prioritario en tu sitio web.
  • La experiencia del usuario debe ser fácil e intuitiva. Esta es una de las mejores herramientas que tienes que integrar a tu rediseño web. Los usuarios o visitantes siempre deben ser considerados en este proceso.

Hasta aquí, hemos definido los pasos para el rediseño web y qué tener en cuenta posteriormente, pero seguramente la pregunta ¿quién lo hará? y ¿cómo elegir la mejor opción profesional para poner en sus manos esta tarea? Ronda por tu mente.

No te preocupes. Estás cubierto también en este tema.

Cómo elegir una agencia para el rediseño web de tu sitio

Sin duda, existen empresas que son autosuficientes para la realización de este tipo de labores; sin embargo, muchas deben apoyarse en profesionales externos; por ello, te daré una pauta para que elijas a la mejor agencia.

La información que se va a mostrar a quien realice los cambios a tu sitio web debe ser muy completa y para eso debemos confiar plenamente en quien la recibirá.

Por lo anterior, las agencias que verifiques deben poder mostrar sus casos de éxito; no tomes demasiado tiempo en analizarlos, pero es bueno saber qué solución dieron a ciertos conflictos que se hayan presentado.

Aparte de esto, es fundamental que tengan muestras de trabajos finales para que puedas cerciorarte de la calidad que brindan a sus clientes y sepas si es lo que esperas o si es mejor buscar otras opciones.

New call-to-action

A la hora de revisar costos, toma en cuenta que, si lo que buscas por medio del rediseño web es que genere ROI, el costo puede ser un poco más elevado por las diferentes acciones y herramientas que se implementarán. No dejes que esto cree un impacto negativo, pues en realidad a la larga te brindará beneficios.

En este caso, la agencia que elijas seguramente podrá mostrarte testimonios con datos de rendimiento y de recuperación de inversión; eso te dará una expectativa más cercana de lo que podrías esperar en alcance y te orientará en las métricas a implementar para medir resultados.

No hay preguntas tontas ni innecesarias; todo es importante. Debes entender lo que se hará perfectamente, solo así podrás tomar la mejor decisión.

Te sugiero que en el proceso participen las diferentes áreas que se involucren en la atención al cliente para que se hagan las preguntas pertinentes.

También es importante conocer qué procesos y métodos usan, si tienen proveedores externos, qué costos reales tendrán. Pregunta todo lo que sea necesario para evitar sorpresas de última hora que, aparte de molestias, podrían provocar que no se logre el objetivo.

Si necesitas una agencia que, además, se encargue de tus contenidos, entonces, toma en consideración que deberá haber una persona de tu equipo que esté continuamente en contacto con la empresa a fin de monitorear tiempos de entrega, calidad, etc.

Si, por el contrario, tú tienes redactores y lo que requieres es que se esté alimentando tu página constantemente, la opción podría ser la capacitación de tu personal para realizarlo o crear los enlaces necesarios entre la agencia y el personal de tu compañía que los genere.

Recuerda que la actualización constante es una herramienta básica para lograr que tu página sea visitada con regularidad.

Este es un punto muy importante para la selección de la agencia. Sería interesante saber qué tanto se actualizan ellos mismos, y si entre sus actividades están las de capacitación. Piensa que esta podría ser una inversión.

Ya comenté arriba sobre el ROI; sin embargo, es muy importante que la agencia que contrates pueda indicar qué herramientas sirven para medir el tráfico en tu página web.

Esa agencia debe conocer perfectamente tus procesos, y de esa forma brindarte lo necesario para que sean más eficientes y que tus clientes tengan una experiencia inigualable en tu sitio.

Por último, es importante optar por una agencia que te ofrezca un mantenimiento programado y actualizaciones.

Conclusión

Contar con un sitio web que cubra los requerimientos de una empresa puede parecer una labor titánica, pero los avances tecnológicos y profesionales están cada vez más cerca de nosotros para brindarnos una buena experiencia al contratarlos.

El rediseño web implica una tarea previa de investigación y de evaluación que permita claramente visualizar los puntos donde se puede mejorar, los elementos que se pueden incluir o retirar y así esperar resultados grandiosos.

En Media Source sabemos lo importante que es contar con un sitio web óptimo, por lo que brindamos el servicio de rediseño web. Si quieres conocer sobre el proceso o requieres mayor información, no dudes en ponerte en contacto.

New call-to-action