Las propuestas creativas son otra manera de generar nuevos clientes. Todos buscamos ese "algo" nuevo que las empresas nos pueden ofrecer, sin importar el ámbito al que pertenezcan. Siempre nos gusta que nos den un plus y que nos enamoren con estrategias creativamente ricas, sin embargo, no siempre es tan fácil crear algo que abra nuevos horizontes y que atraiga nuevas vistas. 

Hacer propuestas creativas es todo un arte que se ha de cuidar en el día a día. Y como todo arte, así como si fuéramos artistas, hemos de tener un plan de actividades diarias para que nuestras ideas acaben dando fruto. 

Sin embargo no siempre es fácil pues nos dejamos arrastrar por la rutina y acabamos haciendo las cosas de siempre lo cual no es nada beneficioso para nuestro negocio.

Pero, ¿de qué forma podemos hacer propuestas creativas? ¿Qué es lo que nos hace falta para salir de la monotonía y ver con nuevos ojos nuestro negocio? Veamos qué puntos hemos de practicar para poder presentarle a nuestros clientes una estrategia que los haga enamorarse. 

 propuestas creativas en tu marca


Tener ideas creativas a veces suena casi como un imposible, pero cuando comienzas a darte cuenta de que la creatividad es algo que se procura todos los días con acciones sencillas, verás que después se vuelve parte de ti, casi como un estilo de vida. 

1.- Escuchar, escuchar y escuchar: 

Esta es una de las claves más importantes para poder hacer cosas nuevas y creativas: escuchar a nuestros empleados, escuchar qué dicen nuestros compañeros, escuchar a quién tenga algo que decirnos.

En el momento en que creemos que tenemos la verdad absoluta sobre nuestro negocio y de que nadie, aparte de nosotros, sabe realmente qué es lo mejor para nuestro futuro como empresa, estamos cerrando la oportunidad a ideas frescas y diferentes. 

Sin embargo si tenemos la delicadeza y sensibilidad de escuchar a los otros, teniendo en cuenta su opinión y al mismo tiempo siendo críticos con ella, podemos sacar lo mejor de la experiencia de los otros.

2.- Trabajar en equipo: 

Una fuente para las propuestas creativas. En primer lugar hay que seleccionar aquellas personas que hemos valorado y que pueden aportar algo interesante a nuestro negocio. Una vez esté establecido el grupo lo mejor que podemos hacer es intentar solucionar los problemas de forma grupal, de este modo escuchamos y compartimos diferentes puntos de vista que pueden enriquecernos de sobremanera.

3.- Diferentes culturas, diferentes puntos de vista, más creatividad: 

Puede ser muy interesante que las personas con las que tratamos sean de diferentes países y nacionalidades, pues ello hará que aporten a nuestro negocio un amplio abanico de puntos de vista sobrepasando lo que es la barrera cultural.

4.- Convive con personas creativas: Aunque no lo creas la creatividad atrae más creatividad. Cuando comienzas a relacionarte con personas que tienen perspectivas muy distintas y originales de ver las cosas, poco a poco te vas volviendo igual. Podría decirse que la creatividad se contagia. 

Hoy en día ya no hace falta que todos estén “físicamente” en el mismo lugar sino que podemos hacer uso de los trabajadores freelance así como de las videoconferencias para hablar y compartir nuestras ideas con gente de todo el planeta. Esta es una buena forma de hacer relaciones comerciales e interpersonales que te ayudarán a que tu negocio crezca, no sólo por las recomendaciones sino que irás adquiriendo ideas de muchos lugares que podrás implementar en tu empresa. 

New Call-to-action